The Mayor 1×01: Pilot

The Mayor 1x01: Pilot

The Mayor 1x01: Pilot

Series: The Mayor

3.5 Stars

Summary

Courtney es un rapero que decide que la mejor forma de promocionar su música es presentarse a alcalde.

Coder Credit

Era inevitable que el clima político estadounidense se colara en la televisión. La propuesta de “The Mayor” es bien clara. La serie de ABC no tiene grandes ambiciones más allá de lo que se ve pero, curiosamente, lejos de ser su talón de Aquiles, es precisamente esto lo que la hace más disfrutable.

Con una duración de 20 minutos, “The Mayor” es la sitcom política que ameniza un rato muerto. Se notan las buenas intenciones de su creador criticando levemente la situación  política de Estados Unidos y tomándose a broma algo que hasta no hace mucho admitía pocas risas. La historia es simple: Courtney Rose (Brandon Micheal Hall) es un aspirante a rapero que busca la forma de darse a conocer dentro y fuera del mundillo. Para ello no duda en presentarse a la alcaldía de su ciudad con el fin de vender alguna que otra copia extra de su disco que le permita firmar su primer gran éxito.

Lo que no se esperaba Courtney es que, después de un debate electoral con el concejal que le disputa el puesto (David Spade), es salir investido como alcalde al ganarse el favor de sus conciudadanos denunciando los verdaderos problemas de la ciudad. Como no podía ser de otra forma, desde el principio se intuye que el papel le viene más que grande. Es el tipo equivocado que se presentó para el puesto por las razones equivocadas y que parece haber tenido un golpe de suerte, o quizá no tanto.

Menos mal que a Courtney le aparece una aliada inesperada. Su antigua compañera de laboratorio y hasta hace nada asesora de campaña de su rival, Valentina (Lea Michele) se ofrece para convertirse en su jefa de gabinete y tratar de sacar adelante un mandato que de primeras parece abocado al desastre. Lo cierto es que en un principio no quedan muy claras las verdaderas intenciones de Valentina. Su única preocupación es ir haciendo currículo con el fin de poder ir cimentando su propia carrera política en el futuro. Sin embargo, conforme avanza el episodio vemos como a la estirada Valentina le cuesta cada vez más no caer en el encanto de Courtney.

Aún así, la tarea que le espera a Courtney es ardua. Por suerte cuenta con la ayuda de sus dos mejores amigos, T. K. (Marcel Spears) y Jermaine (Bernard David Jones), que no dudan en acompañar a su colega en esta nueva empresa. Rápidamente se convierten en parte del gabinete de Courtney y deciden que su primer proyecto será limpiar un antiguo parque que se ha convertido en una especie de vertedero para que la comunidad pueda volver a disfrutar de él. Desde el principio Courtney deja claro que su alcaldía no va a ser como las demás. Si hay que limpiar el parque se hará implicando a los vecinos y nada mejor que organizar una fiesta por todo lo alto para animar a la participación.

A pesar de las protestas de Valentina la alocada idea sale adelante y termina siendo todo un éxito. Parece que, contra todo pronóstico, va a resultar que Courtney no es tan mal alcalde. Sin embargo, durante la fiesta recibe la llamada del dueño de uno de los clubs más importantes de la ciudad que, ante la inesperada cancelación de uno de sus artistas, le invita a rapear aprovechando su creciente popularidad. A pesar del consejo de Jermaine, Courtney coge su bici y sale escopetado al club pensando que nadie notará su ausencia durante un rato.

Mientras Courtney disfruta sobre el escenario, la policía hace acto de aparición alertada por las quejas de los vecinos por el ruido excesivo causado por la fiesta. Como muy bien le señaló Valentina a Courtney, para poder organizar la fiesta necesitaban obtener un permiso, cosa que Courtney, muy diligentemente por su parte, hizo. La mala noticia es que dicho permiso está en el bolsillo de Courtney y éste está muy lejos de la fiesta. La policía desaloja a todos los asistentes y termina arrestando a la madre de Courtney, Dina (Yvette Nicole Brown) por oponerse a la autoridad. Para cuando Courtney llega a comisaría ya es demasiado tarde, son sus amigos los que se han encargado de sacar a Dina de la cárcel y, oficialmente, ha decepcionado a todo el mundo.

A la mañana siguiente, y tras una reveladora charla con su madre en la que ésta le dice que sus acciones son las acciones de sus votantes y que carga sobre los hombros con la responsabilidad y confianza de todos aquellos que le votaron como alcalde, Courtney regresa al parque y termina de limpiarlo y adecentarlo. Aún hay esperanza para la alcaldía de Courtney.

Como producto televisivo la serie no falla. Es entretenida, simpática y tiene el punto justo de crítica actual como para que no escueza demasiado. El hasta ahora desconocido Brandon Michael Hall se revela como un tipo simpático sin resultar cargante y la presencia de Lea Michele e Yvete Nicole Brown harán, probablemente, que la serie no pase tan desapercibida. Además, es muy interesante el papel de Brown como madre de Courtney. Tiene el punto justo de comedia sin llegar a la caricatura, lo que hace que podamos tomarnos más en serio una serie que, a priori, parecía todo lo contrario.

La serie huye de mensajes velados, así que no tendremos que comernos la cabeza intentando leer entre líneas, en su lugar, apela a la honestidad y se deja ver como lo que es: una comedia simpática. Perfecta para los tiempos que corren.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal