‘The Immortal Life of Henrietta Lacks’ descafeinado relato de la ética biomédica

The Immortal Life of Henrietta Lacks

The Immortal Life of Henrietta Lacks

3 Stars

Summary

En 1951 se produjo un gran descubrimiento científico gracias a las células de Henrietta Lacks, gracias a las cuales se pudo cultivar la primera cadena celular inmortal. Sin embargo, Henrietta pasó al olvido y su hija Deborah junto con la periodista Rebecca Skloot tratarán de recuperar el reconocimiento que Henrietta merece.

Coder Credit

Hoy llega a HBO España la nueva película original de la plataforma, de forma simultánea a Estados Unidos "The Immortal Life of Henrietta Lacks". La película, basada en el libro homónimo de Rebecca Skloot y que lleva el sello de una de las diosas de la televisión estadounidense, Oprah Winfrey, saca de su ostracismo a una de esas mujeres que los libros de ciencias se empeñan en no mencionar.

En 1951 una mujer negra, Henrietta Lacks, fue diagnosticada de cáncer de cérvix. Durante su tratamiento, su doctor tomó algunas de sus células sin su conocimiento o permiso y las compartió con el equipo de investigación del hospital Johns Hopkins. No era extraño realizar este procedimiento, los médicos llevaban años intentando obtener células que fueran capaz de sobrevivir fuera del cuerpo humano sin ningún éxito. Pero las células de Henrietta eran únicas ya que podían reproducirse rápidamente sin morir, algo que cambiaría el mundo de la ciencia para siempre.

Las células, que recibieron el nombre de HeLa -por las dos primeras letras del nombre y apellido de Henrietta Lacks- fueron usadas para todo tipo de investigaciones. Ayudaron al descubrimiento y desarrollo de vacunas como la de la polio, a la investigación del SIDA, los efectos de la radiación, el mapeo genético y la clonación, así como otras numerosas actividades científicas. En definitiva, las células de Henrietta Lacks han salvado y mejorado millones de vidas.

"The Immortal Life of Henrietta Lacks" narra la historia de la familia de Henrietta en un último intento de obtener el reconocimiento que mereció a través de los ojos de su hija, Deborah Lacks (Oprah Winfrey). Ella junto con la periodista Rebecca Skloot (Rose Byrne), empeñada en desentrañar esta historia, serán las encargadas de navegar en los archivos de hospitales para encontrarse con el silencio absoluto de las autoridades médicas.

No hay dudas de que se trata de una historia potente. El éxito de "Figuras Ocultas" no ha hecho más que dar un golpe en la mesa para devolver a la palestra a las mujeres negras que tanto han aportado -voluntaria o involuntariamente- a la ciencia y esta película no es más que un legado de este fenómeno. Sin embargo, a diferencia de la nominada a los Oscar, la película de la HBO es una historia descafeinada que a pesar de su buen propósito no consigue ni emocionarnos ni contarnos un relato coherente de Henrietta.

Esto se debe, fundamentalmente, a que Oprah roba todo el protagonismo de la película. No es cuestión de una mala actuación, pues Winfrey interpreta con sentimiento y pasión a su personaje, sino que la historia que se suponía debiera ser de Henrietta, acaba convirtiéndose en la historia de Deborah, sus problemas y la relación con su familia entera, no solo con su madre. Así la búsqueda de lo que le pasó a su hermana Elsie en un psiquiátrico casi que llega a ocupar más tiempo en pantalla que la historia de la propia Henrietta Lacks.

La narración tampoco ayuda y es que solo vamos a tener pequeños flashbacks de Henrietta que acaban por parecer desconectados de la trama general, a pesar de que siga siendo Deborah la que narre todo lo que sucede.

Más allá de esto, Winfrey y Byrne muestran una gran química en pantalla, convirtiéndose ambas en un gran apoyo para la otra. También es destacable la gran ambientación de la película, tanto de la vida de la familia Lacks como del momento de la introducción de la periodista blanca en sus vidas, mostrando su desconfianza de todo lo que les propone tras haber sido engañados sistemáticamente.

Entre las historias entremezcladas, lo que parece claro es que el film de la HBO quiere hacernos debatir acerca de los límites éticos y morales de la investigación en biomedicina, sus errores y sobre todo el desconocimiento que hay sobre las personas que han contribuido tanto a nuestras vidas.

Henrietta no superó su cáncer y murió el mismo año que se produjo el descubrimiento y la familia Lacks jamás obtuvo compensación económica alguna. Henrietta merecía una película a la altura que narrara su historia y fuera más allá de la superficialidad de los acontecimientos, pero la película de la HBO se queda en un intento. Puede que  su duración tenga algo que ver (escasa hora y media), pero sin duda alguna es la narración lo que enturbia la historia de una mujer que no debe de ser olvidada nunca más de nuestras mentes.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

Latest posts by Beatriz Noria (see all)

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.