The Good Doctor 1×14: She

The Good Doctor 1x14: She

The Good Doctor 1x14: She

Series: The Good Doctor

5 Stars

Summary

Con un residente más en sus filas, los jóvenes médicos se dividirán en equipos para tratar a dos pacientes en una competición que puede ayudar a su permanencia en el hospital.

Coder Credit

Tras una semana de parón, algo que va a ser habitual en los próximos meses, “The Good Doctor” regresa con un grandísimo episodio donde veremos cómo a Shaun le cuesta comprender a su paciente: una chica trans, también se tocará el tema de la automedicación y conoceremos a la nueva residente que viene a complicar las cosas.

Estamos ante un capítulo en el que pasa de todo y, aún así, no resulta difícil de seguir ni tenemos la sensación de que planean abarcar demasiado sino que todo encaja a la perfección, con dos casos interesantes y unas tramas personales que nos hacen conocer un poco mejor a uno de los personajes, como es el doctor Andrews, que sigue sin gustarme ni caerme bien. La llegada de la doctora Morgan Reznick al equipo ya deja entrever desde el principio que va a ser todo un quebradero de cabeza, y no solo para Claire.

Recordemos que cuando acabe el plazo de residencia, el hospital solo podrá contratar a dos de los cuatro residentes de cirugía. La recién llegada al equipo de Melendez quiere una de esas plazas y ve en Claire a su rival, ya que sospecha que la otra será para Shaun por ser el protegido de Aaron Glassman, y con Jared ni cuenta porque tras lo sucedido con su despido y vuelta al trabajo, opina que estarán deseando librarse de él.

Es comprensible que quiera centrarse en su trabajo para conseguir su objetivo, pero lo lleva todo a un extremo de competitividad que genera un ambiente de trabajo terrible y veremos cómo acaba todo esto.

El nuevo equipo de cirugía al completo

La doctora Lim y Melendez, que fueron compañeros durante su época como residentes, organizan una competición con los dos casos que tienen y de paso apuestan por ver qué equipo resuelve antes el problema de su paciente. Lim se queda con Shaun y Jared, mientras que Melendez contará con Claire y Reznick. Comencemos por el caso que, a mi parecer, tiene más repercusión por el tema que se trata, y es el de la chica transexual.

Lim, Shaun y Jared tratan a una adolescente con un fuerte dolor de estómago, cuando la examinan descubren que tiene pene y que se trata de una chica trans. Mientras que la doctora Lim y Jared, se comportan con normalidad y le hablan como una chica porque así es como se siente la paciente, Shaun no lo comprende ya que biológicamente es un chico y se referirá a la joven como “él” todo el tiempo, pese a que Jared lo corrige en infinidad de ocasiones. No se trata de transfobia por parte del chico, sino que él se rige por la ciencia, y si sus cromosomas son XY pues es un varón y ya está.

No entiende los factores que hacen que Quinn, nombre la paciente, se sienta mal viviendo como un chico y no dudará en acribillarla a preguntas tratando de comprender. En algunos aspectos hay que ver a Shaun como un niño que intenta entender cosas del mundo que son nuevas para él, y vemos cómo la joven no lo trata mal sino que le responde a cada duda, sobre si jugaba con muñecas, se pone vestidos, le gusta el color rosa o por qué se sentía fuera de lugar siendo un niño. Iremos viendo cómo Shaun va asimilando cada respuesta hasta entender que ella es diferente justo como él, y eso lo hace más comprensible.

Volviendo al caso, tras hacerle unas pruebas creyendo que se trata de apendicitis descubren que tiene un tumor en uno de sus testículos y tienen que extirpárselo, momento en el que se genera un debate. La chica es menor, ha estado tomando bloqueadores de la pubertad para seguir siendo una chica hasta que pueda operarse cuando sea mayor de edad, el problema es que esas pastillas le han producido problemas en los huesos y debe dejar de tomarlas. Quinn no quiere aparentar ser un chico y pregunta si hay otra opción, a lo que Shaun responde que si le quitan los dos testículos no producirá tanta testosterona y seguirá como hasta ahora.

Shaun no puede disimular su curiosidad por comprender algo nuevo para él

Los padres de la joven la apoyan al cien por cien, no así su abuela que piensa que su nieta solo está pasando por una fase. Quinn quiere que le quiten ambos testículos y los padres están dispuestos a dar su consentimiento si no supone un riesgo para su salud, momento en el que la doctora Lim pone a Jared y Shaun a hacer un listado de pros y contras del procedimiento para que los implicados tengan toda la información para tomar una decisión. Pero la abuela no está dispuesta a dejar que su “nieto” cometa esa insensatez, según ella, y pierda la capacidad de tener hijos propios y denuncia a los padres por abuso infantil.

Aaron junto a Lim y Andrews tendrán que reunirse con las dos partes para tratar de acercar posturas. Así descubrimos que Quinn lo ha pasado muy mal, tanto que intentó suicidarse, argumento que utiliza Lim para ayudar a la joven a seguir teniendo aspecto de chica hasta que pueda someterse al procedimiento completo cuando sea mayor de edad. Andrews juega la carta de que ya no podrá tener hijos propios y, cuando las cosas se compliquen para Quinn por una torsión testicular, los padres deciden que solo le extirpen el testículo con cáncer.

La operación se tuerce por culpa de una hemorragia interna de la que Jared se da cuenta, salvando la vida de la paciente. Quinn no disimulará su decepción cuando descubra que le han dejado el otro testículo, Andrews quiere razonar con ella diciendo que aún es muy joven como para saber lo que quiere y luego se arrepentirá de no poder tener hijos propios. Me encanta la respuesta de Quinn diciendo que los cis están obsesionados con el tema de los niños, y que si ella quiere hijos más adelante pues los adoptará. La chica tiene las ideas muy claras y no van a hacer que cambie de opinión.

Lo que sí ha logrado es que Shaun se dé cuenta que las personas son mucho más que biología, todo un avance en la evolución del personaje, que además está creando vínculos de amistad con su nuevo vecino. No es Lea, dudo que alguien pueda reemplazarla alguna vez, pero Kevin y su peculiar forma de ser, tomándose confianzas y sin ningún reparo en hacer preguntas comprometidas, también es beneficioso para nuestro protagonista.

Quinn es todo un ejemplo de persona con las ideas claras sobre quién es y lo que quiere hacer con su vida

Por el otro lado tenemos a Claire tratando de entablar amistad con su nueva compañera. Después de todo este tiempo sabemos que Claire es todo corazón, amable y muy dedicada a sus pacientes, aparte de que es muy inteligente e intuitiva en su trabajo. Morgan Reznick le da un corte desde el principio diciendo que nunca van a ser amigas y que son rivales, y se va a dedicar a sabotearla todo lo que pueda, desde lograr encasquetarle el trabajo menos agradable a echarle en cara que sea amable con el paciente acusándola de ser una falsa.

No nos pueden gustar sus métodos y hasta entiendo que vea a todos como sus rivales, pero cuando ya entra a entorpecer a los demás o a ir de listilla para ganar puntos ante Melendez, es cuando digo basta. No me gustas Morgan, y tienes suerte de que Claire no sea como tú porque si no ibas a salir escarmentada. Pero hasta Melendez se da cuenta de cómo es realmente su nueva residente y tampoco le gusta, motivo por el que al final del episodio le dirá a Claire que tiene que conocer a la chica para saber a lo que se enfrenta, vamos, que Melendez es del equipo Claire sin lugar a dudas.

Sobre el caso, les toca tratar a un hombre que se ha automedicado tantas veces que ningún antibiótico hace efecto a la infección bacteriana que sufre, un sutil recordatorio a lo importante que es no tomar medicación por nuestra cuenta sino que debemos acudir a un médico para que nos dé el tratamiento adecuado. Mientras que Claire se pone en el lugar del paciente y el duro camino que tiene por delante, porque va a tener que estar hospitalizado y someterse a una cirugía invasiva, Reznick solo se lamenta de que van a perder la competición.

Claire acaba teniendo una idea que puede ayudar al hombre sin tener que realizar la cirugía y la comparte con su compañera antes de ir a exponérsela a Melendez. Para entonces ésta se ha informado de todo al respecto y aparece sin que nadie la llame para aportar datos y estadísticas, como si la idea también fuera suya. Melendez les da el visto bueno, y vemos que la nueva ya ha pedido lo que necesitan y además le ha cargado el trabajo sucio a Claire.

El jefe de residentes se percata que la nueva es una amenaza para Claire

Finalmente son las chicas las que ganan la apuesta, pese a que no han formado equipo, al menos no como Jared y Shaun que han trabajado codo con codo durante todo el tiempo. Por último hemos tenido una subtrama con el doctor Andrews y su mujer que, sinceramente, me ha hecho cogerle más manía al jefe de cirugía del hospital. Resulta que la pareja quiere tener hijos, pero la mujer ya sobrepasa los cuarenta y van a una clínica a hacerse pruebas y ver lo que ocurre.

Los llaman para decirles que algo ha ido mal, y Andrews no tiene nada mejor que hacer que soltar que sabía que algo así iba a pasar porque su mujer priorizó su carrera sobre formar una familia, y básicamente le echa la culpa de todo. ¿De qué vas? Él también ha priorizado su carrera, y ahora la culpa es de la mujer, ¿de verdad?

Lo gracioso es que cuando vuelven a la clínica, el que tiene problemas es Andrews, cuyos espermatozoides son pocos y lentos. Y entonces va la mujer y trata de consolarlo, yo lo habría dejado ahí con su drama y me habría largado, claro que viendo cómo es Andrews dudo que hubiera llegado a casarme con él y su egocentrismo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.