The Good Doctor 1×13: Seven Reasons

The Good Doctor 1x13: Seven Reasons

The Good Doctor 1x13: Seven Reasons

Series: The Good Doctor

4 Stars

Summary

Melendez, Shaun y Jared tratan a una mujer con quemaduras cuyos síntomas no se corresponden con su versión, mientras que Claire y la doctora Lim tratan a un paciente que ha sufrido un aneurisma.

Coder Credit

El equipo de residentes vuelve a dividirse en este episodio donde veremos a Shaun tratando de amoldarse a los recientes cambios que ha habido en su vida, y nos deparará desde momentos divertidos a otros en los que no entendemos cómo sus compañeros de trabajo no le gritan, y como no, acabará produciendo en nosotros esa ternura y ganas de abrazarlo que solo él puede conseguir de un minuto a otro, gracias otra vez a la genial interpretación de Freddie Highmore.

La marcha de Lea así como el distanciamiento entre Aaron Glassman y él, han hecho que la rutina de Shaun cambie drásticamente. Ahora que no tiene a su vecina cerca, no entiende que Aaron falte a su habitual desayuno de los lunes y el presidente del hospital le replica que está haciendo justo lo que le pidió: darle espacio. El hombre se mantiene firme creyendo que hace lo mejor para el joven médico, instándole a tomar sus propias decisiones en vez de que acuda a él para que le diga lo que tiene que hacer.

Shaun intentará llevarlo lo mejor que puede pero se siente solo y acaba yendo a visitar a Aaron a su despacho para decirle que quiere que sea su amigo, pero Aaron no cree que puedan cambiar su dinámica tan fácilmente. Se nos rompe el corazón viendo a Shaun con lágrimas en los ojos cuando Aaron continúa manteniéndose firme a guardar las distancias, sobre todo cuando al final del episodio lo vemos volver a casa con un ambientador con olor a pino para recordar a Lea y su viaje en coche.

La decisión del director es firme

Dejando a un lado los dramas personales, hemos tenido dos casos bastante interesantes en el episodio. Comenzaremos por el de Melendez, Jared y Shaun. Tras haber sido readmitido en el hospital de una forma un tanto peculiar, Jared está de vuelta en el trabajo y le toca formar equipo con Shaun para tratar a una paciente que ha sufrido unas quemaduras, algo que a simple vista parece poco interesante. Mientras examinan a la mujer, de origen musulmán, ésta sufre lo que parece ser un ataque al corazón pero sus constantes vitales son estables, lo que provoca que no sepan muy bien lo que le sucede.

Jared y Shaun le dicen a la mujer que tiene inflamados los pulmones por la inhalación de humo y que tienen que hacerle una prueba para ver cómo de graves son los daños. Ella acepta pero no permite que Jared la toque, Shaun comenta al salir que hay algo raro y su compañero le explica que por motivos religiosos es normal que el contacto humano esté limitado. El residente explica que no es eso y que la mujer miente sobre lo que le ha pasado, pero lo dejan estar por el momento (ya que el resto del episodio Shaun va a estar enumerando posibles razones por las que las personas mienten) para ir a por Melendez y llevar a cabo el procedimiento.

Durante la cirugía, Shaun se dedica a bombardear a su jefe con preguntas sobre su ruptura con Jessica y si ha sido muy traumático para él porque entonces debería irse a casa. La escena es entre divertida, para nosotros, y desquiciante para Melendez, aunque en el fondo me parece tierna porque creo que es una muestra de preocupación real del joven hacia el médico. Sus habilidades sociales no son las mejores, pero está demostrando interés por el estado de Melendez y eso es una evolución significativa.

Jared y Shaun también hacen buen equipo

El problema llega cuando se encuentran que la garganta de la mujer está inflamada pero no hay ni rastro de daños por el supuesto humo, pero todo empeora cuando sufre una hemorragia interna y tienen que arreglarlo deprisa y corriendo. Aquí llega un dilema para Shaun que considera que el incidente en quirófano fue culpa de Melendez ya que no está en condiciones óptimas de hacer su trabajo.

Esto hará que Jessica Preston tenga que tener una charla con su exprometido para ver si ha habido negligencia o no. Y el tema de su ruptura sale a relucir, el médico insiste en su inocencia y asegura que no ha metido la pata, está actuando a la defensiva y Jessica se da cuenta por lo que decide dar un paso atrás y dejar que sea otra persona la que tenga esa conversación con él. Melendez le explica a la otra abogada cómo sucedió todo, y que la hemorragia es algo que puede suceder de forma natural en ese tipo de procedimiento médico.

Volviendo a la paciente, la mujer comienza a experimentar dolor de estómago, tras unas pruebas descubren que lo ha causado la presencia de metanol en su sangre. Para Shaun es otra señal más de que miente y se lanza a comentar que la mujer puede ser una terrorista que prepara armas químicas. Melendez lo lleva a un cuarto aparte para ordenarle que no diga eso y recordarle que hay millones de musulmanes que no son terroristas y no puede acusar a nadie sin pruebas.

Pero Shaun sigue dándole vueltas al asunto y acabará preguntándole al respecto a la paciente que se sorprende por semejante acusación. Después de todo le asombra que alguien como Shaun, que obviamente ha sufrido desprecio y marginación por ser diferente, la trate con los mismos prejuicios que la mayoría de la gente. Pero no ha terminado de hablar cuando sufre un ataque al corazón y tienen que actuar deprisa y corriendo.

Para la ex pareja es complicado seguir trabajando juntos

Los tres médicos se reúnen en busca de una respuesta a todos los síntomas de la mujer, la explicación de Shaun de las sustancias químicas encaja a la perfección pero Jared propone otra alternativa: que una bacteria infectara la herida mientras tuvo lugar el procedimiento que provocó la hemorragia, lo que significaría que Melendez metió la pata. Resultan ser dos diagnósticos con tratamientos opuestos, si toman la decisión incorrecta matarán a la paciente. Melendez no se lo piensa demasiado, decide admitir que quizá metió la pata y elige la opción de Jared.

Pero mientras están poniéndole los antibióticos a la paciente ésta empeora, Jared reacciona a toda prisa y le pone el tratamiento sugerido por Shaun salvando la vida de la mujer. Cuando le piden una explicación de sus mentiras, ésta admite que estuvo trasteando con materiales químicos para hacer un perfume y tiene una prueba que Shaun acepta, dando por cerrado el caso.

Ha habido seguidores del programa que se han quejado por el hecho de que Shaun acuse sin pruebas a la mujer de ser una terrorista y luego no se disculpe, acusándolo de islamofobia. Después de trece episodios de serie, jamás se me ocurriría pensar que Shaun haga esa deducción por la religión o raza de la mujer, él sabe que hay una mentira por medio y busca la explicación más sencilla que se ajuste a la información que tiene, no veo signo alguno de racismo u odio al Islam en el chico.

Al final el jefe de residentes no tuvo la culpa de nada

Por otro lado, Claire vuelve a unir fuerzas con la doctora Lim para tratar a un hombre que ha sufrido dos aneurismas en pocas horas. Mientras lo examinan se ponen a hablar del doctor Coyle, también conocido como el tipo que intentó sobrepasarse con Claire, ya que no solo no ha sido despedido de cirugía sino que encima lo han ascendido. La doctora residente irá a pedirle una explicación a la jefa de personal, la mujer le asegura que cree en su versión pero sin pruebas lo único que puede hacer es poner al hombre en una posición donde su contacto con otras personas sea mínimo. Claire no lo va a dejar pasar y la veremos encabezar su propia cruzada buscando a más víctimas del hombre para que puedan probar que es un depredador sexual.

Mientras tanto siguen con el caso y se preocupan por el estado de su paciente, la única opción posible es llevar a cabo una peligrosa operación que puede dejarle graves secuelas como la parálisis, pero de otra forma morirá seguro. Y cuando van a pedirle a la mujer que firme el consentimiento ésta se niega diciendo que su marido lo pasó muy mal con la primera operación y no quería volver a pasar lo mismo sino que preferiría morir.

Sin embargo, Claire desayuna con Shaun que le habla de las razones para mentir de la gente y se da cuenta que tal vez no está enfocando bien el asunto, tal vez la mujer no esté dejando a su marido porque lo quiere tanto que cumple su deseo sino que en realidad quiere que muera. Y exactamente es así, momento en el que descubrimos que se trata de una mujer maltratada cuya única escapatoria es que el hombre muera.

Claire está pasando por mucho pero no se va a rendir

Con esta información las cosas cambian, porque ahora pueden pedir a un juez que firme el consentimiento para que se realice la operación. Claire regresa con la mujer y le dice que lo mejor que puede hacer es dar el visto bueno, sobre todo si quiere proteger a su hijo para que no se entere de la verdad sobre su padre. De la otra manera acabarán en juicios y lo descubrirá todo de la peor manera posible. La esposa acaba firmando mientras Claire le sigue diciendo que se separe y empiece una nueva vida, no le debe nada a su marido y pueden ayudarla.

Pero al poco de empezar la operación el paciente empieza a empeorar y tienen que parar hasta descubrir lo que va mal. Las dos mujeres confrontan a la esposa diciendo que su marido lleva tiempo sin tomarse su medicación y por eso ha acabado en el hospital, para después acusarla de haber vaciado el contenido de las píldoras y rellenarlas con azúcar o sal para así acabar con su vida. La mujer alucina ante la acusación y asegura que jamás sería capaz de hacer eso, y es cuando Claire se pregunta si al final el hijo no sabe más de lo que aparenta.

El niño acaba viniéndose abajo y confiesa la verdad, no sabemos más de ellos porque se marchan del hospital y supondremos que no tendrán problemas legales al ser un menor y actuar con la intención de proteger a su madre, pero ha resultado bastante sorprendente. Ahora solo nos queda ver cómo termina la misión de Claire contra el doctor Coyle, esperemos que tenga éxito.

 
The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.