The Good Doctor 1×11: Islands Part One

The Good Doctor 1x11: Islands Part One

The Good Doctor 1x11: Islands Part One

Series: The Good Doctor

5 Stars

Summary

Lea se lleva de viaje por carretera a Shaun para que se despeje y aclare sus ideas, mientras tanto en el hospital tienen un importante caso que involucra a dos gemelas unidas por el cráneo.

Coder Credit

Después de cómo nos dejaron con el último episodio antes del parón de Navidad, estábamos deseando que volviera la serie para saber lo que iba a suceder con las tramas que quedaron abiertas. Y el regreso no le ha sentado nada mal a “The Good Doctor” que nos ofrece un capítulo distinto, que mezcla perfectamente drama con comedia y nos presenta una nueva cara de Shaun Murphy.

Han sido unas largas semanas preguntándonos dónde se habría metido Shaun tras haber huido de Aaron, si Jared sería readmitido en el hospital y lo que sucedería con la relación entre Neil Melendez y Jessica Preston. Los guionistas nos van dando respuestas de una forma desenfadada, en un episodio que tiene más humor que muchos de sus antecesores y eso es gracias a Lea, un personaje que ha ido entrando poco a poco en la vida de nuestro protagonista y ha acabado conquistándonos. Nos encanta su forma de tratar a Shaun, como una persona normal, sin dejar que su condición cambie su manera de interaccionar con él y esto es algo a lo que el chico no está nada acostumbrado.

Lo primero que averiguamos es el paradero de Shaun, el propio Aaron Glassman sospecha que se ha refugiado en casa de su vecina y, aunque ésta le dice que no lo ha visto, se cuela en el apartamento para registrarlo en busca del chico. Pero tras recorrer todo el piso y con la amenaza de Lea de llamar a la policía, Aaron se marcha resignado y es cuando descubrimos que, efectivamente, Shaun se había escondido bajo una cama para no tener que enfrentarse a su jefe.

El joven está muy alterado y cree que lo mejor que puede hacer es volver a su casa en el pequeño pueblo donde vivía antes, sin embargo Lea dice que no es buena idea tomar esas decisiones cuando está tan nervioso y le propone hacer un viaje por carretera.

El director del hospital está preocupado por su protegido

La “aventura” de Lea y Shaun va a aportar el toque divertido y adorable al episodio. La chica sabe cómo tratarlo y consigue que se suelte un poco, vemos que a Shaun no le cuesta tanto relacionarse con ella y hasta le habla de la muerte de su hermano. Lea desprende esa alegría, energía y espontaneidad que contagia al médico y lo ayuda a arriesgarse a hacer cosas que en otras condiciones nunca haría, como irse de viaje faltando al trabajo, o conducir sin tener el carnet.

Está acostumbrado a seguir las normas pero, como le dice su amiga más adelante, si siempre vive con miedo a hacer cosas nuevas nunca será feliz. Lea le descubre otra parte de la vida donde no solo hay responsabilidades sino diversión, risas y pasarlo bien, algo que le sienta estupendamente a Shaun. No podemos evitar reírnos viéndolo conducir muy nervioso al principio para luego ir cogiendo confianza, hasta que las cosas se tuercen y rompe el coche al perder el control. Obviamente no reacciona muy bien a lo sucedido y se altera por completo, pero ahí está Lea otra vez hablándole con calma para que se tranquilice y lo consigue.

Como tienen que esperar a que les arreglen el vehículo, acaban en un bar donde Shaun prueba por primera vez el tequila y se emborracha hasta el punto de acabar cantando en un karaoke con Lea, lo vemos reír y pasárselo realmente bien, y nos gusta ver esta versión. No solo es por el interés romántico que pueda haber, es que Shaun necesita en su vida a gente que lo trate con normalidad y no como si fuera una bomba a punto de estallar, y la chica ha resultado ser una bendición para él.

El mejor viaje por carretera que podrían haber tenido

Cuando llega el momento de ir a la habitación de motel que han reservado, Lea le da una última lección sobre cómo actuar al acabar una cita con una chica que termina con un beso entre ambos, al que no le sigue otro porque Shaun tiene que ir a vomitar por todo el alcohol que ha tomado. El chico se sentirá fatal al día siguiente, no solo por la resaca, sino porque cree que ha estropeado toda opción de que Lea deje que la bese otra vez.

Los dos se van a desayunar y están de acuerdo en que el viaje ha sido una gran idea, Shaun se siente preparado para hablar con Aaron y volver al hospital. El problema llega cuando Lea confiesa que estar con Shaun le ha hecho darse cuenta que quiere disfrutar con su vida y lo que hace, por lo que ha decidido dejar su trabajo para dedicarse a reparar coches antiguos en la tienda de su hermano. ¿El problema? Que se tiene que mudar de California a Pensilvania, algo que provoca una mala reacción en Shaun que se levanta y se marcha.

Los guionistas nos dejan así hasta la semana que viene con respecto a esta trama y me cabrea. Odio pensar que Lea se pueda marchar de verdad, me encanta el personaje y me gusta su relación con Shaun, ya sea como amistad o como algo más, pero tampoco quiero que se quede obligada por no herir a Shaun. ¿No podían hacer que se dedique a arreglar coches en la misma San Jose? ¿Es necesario hacer que Shaun se encariñe tanto de una persona para luego sacarla así de su vida? Veremos a ver lo que ocurre.

Nos quedamos igual de consternados que el protagonista

Pero también hemos tenido caso médico, y uno de los más interesantes e importantes que hemos visto hasta ahora. El doctor Andrews, jefe de cirugía y ese personaje que a veces parece majo y otras veces queremos golpearlo con algo en la cabeza, pone a Melendez y Claire en un nuevo caso. Tienen que realizar un trasplante de riñón a una chica, la donante es su hermana gemela por lo que no hay riesgo de rechazo, pero es que además las dos jóvenes están unidas por sus cabezas. Andrews será el encargado de separarlas quirúrgicamente una vez se repongan de la operación para el trasplante, lo que llevará unos seis meses.

Melendez y Claire aceptan el caso con entusiasmo, ya era hora de que a la residente le tocara participar en algo importante y no quedara relegada a un segundo plano, pero que haya sido únicamente porque Shaun no está y a Jared lo han despedido tampoco me convence. Sin embargo, la operación no sale tan bien como esperaban y una de las gemelas tiene una hemorragia interna, que acaba provocándole problemas respiratorios y cardíacos.

Las opciones son limitadas por lo que acaban concluyendo que lo mejor es realizar la cirugía de separación: si siguen unidas la gemela que está debilitada acabará muriendo y puede acabar afectando también a la que está sana, por lo que la única forma que tienen de que quizá sobrevivan ambas es hacer ya el procedimiento médico.

El personal se involucra con las pacientes

Las dos hermanas aceptan hacer la cirugía, y los médicos encargados de la delicada operación tienen que trabajar contrarreloj para que todo esté listo para la mañana siguiente. Pero cuando la hermana enferma se queda dormida, la otra le confiesa a Claire que tiene miedo y no quiere someterse a la operación. Esto supone un gran inconveniente porque necesitan la aprobación de ambas, todos los doctores se reúnen junto a Jessica Preston para ver qué opciones legales tienen.

La única manera de resolverlo a tiempo es hablar con la chica y convencerla, y Melendez recomienda que sea Claire la encargada de hacerlo ya que es quien mejor puede conectar con la joven. Y no se equivoca, la mujer habla con las hermanas siendo completamente honesta y sincera y logra el consentimiento. La operación se lleva a cabo y resulta ser un éxito, al menos en quirófano porque ya en la habitación vemos que ninguna de las chicas despierta cuando ya deberían haberlo hecho. Otra trama que queda abierta para la próxima semana.

Claire ha tenido más momentos importantes en el episodio, por un lado ha estrechado lazos con Melendez quien le cuenta lo que sucede en su relación con Jessica. Su jefe asegura que no se imagina una vida si su prometida, pero tampoco puede imaginarse no tener hijos. Claire le da un consejo muy bueno y es que no es fácil encontrar a una persona con la que querer pasar el resto de tu vida.

De manera que Melendez acaba yendo a hablar con su novia y acepta su decisión de no querer tener niños, el médico dice que se dedicará a ayudar como voluntario en orfanatos o siendo entrenador de equipos infantiles, para sentirse como una figura paterna y parece que la cosa se soluciona. Aún así, creo que el tema no va a quedar cerrado del todo y tarde o temprano volverá a salir este asunto.

La relación entre Melendez y Claire es cada día más cercana

¿Y qué pasa con Jared? El residente va a hablar con el doctor que se propasó con Claire, no para disculparse por haberlo atacado sino que quiere explicarle por qué hizo lo que hizo. Sinceramente no me parece muy bien que le diga que hay una relación entre Claire y él, porque dudo que sus superiores lo vayan a ver bien, y tal vez el médico lo use en su contra, pero éste simplemente lo despacha diciendo que le da igual y que no va a ayudarlo.

Pero aún queda que Claire mueva ficha y nos enseñe su lado más rebelde e inconformista cuando aborda a su acosador y lo amenaza, está segura de que no es la única que ha sufrido acoso por su parte y está más que dispuesta a buscar a más mujeres que presenten una denuncia y así hundir su carrera. El médico no tiene más remedio que ceder y decirle a Andrews que su queja contra Jared fue exagerada, pero cuando creíamos que el cirujano jefe del hospital iba a readmitir al chico, nos encontramos con que no lo hace. ¿Es para pegarle o no?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.