The Good Doctor 1×09: Intangibles

The Good Doctor 1x09: Intangibles

The Good Doctor 1x09: Intangibles

Series: The Good Doctor

5 Stars

Summary

Melendez, Shaun y Jared tratan a un niño procedente del Congo con problemas de corazón difíciles de curar. Por otro lado, Claire trabaja en un caso con el doctor Andrews que se complica cuando la muestra de una biopsia desaparece.

Coder Credit

Creo que estamos ante uno de los episodios más completos de la temporada, algo difícil de decir ya que hasta ahora ninguno ha decepcionado, pero todos los puntos que toca este capítulo son interesantes y de distinto tipo. No solo son los temas médicos, volvemos a encontrarnos con asuntos políticos, hay drama y hasta humor, y al final acabamos dándonos cuenta que uno a uno, los protagonistas, no solo Shaun, se han hecho un hueco en nuestro corazón.

Freddie Highmore sigue deslumbrándonos a todos con su interpretación como el doctor Shaun Murphy, es imposible no quererlo, y sus compañeros nos han ido conquistando. A Aaron le cogimos cariño enseguida, Claire no tardó en seguirlo, pero es que incluso Jared y Melendez que parecían más fríos, distantes y bordes han acabado demostrándonos que las primeras impresiones engañan.

Todo comienza con una rueda de prensa en la que la vicepresidenta del hospital, Allegra Aoki, informa que como muestra de la solidaridad del centro van a operar a un niño traído desde el tercer mundo para salvar su vida, sin coste alguno para la familia. La mujer presenta al equipo médico responsable, donde vemos a Melendez algo enfurruñado y un cardiólogo al que no conocemos.

Tras hablar con los medios de comunicación, descubrimos los motivos por los que Melendez no está contento y es que el niño al que van a tratar no es ninguno de los tres que preseleccionó y han pasado de su opinión médica. ¿La razón? Han decidido elegir a un niño muy adorable y fotogénico porque eso da mejor prensa.

Comprendo perfectamente que el médico se enfade porque el objetivo es salvar una vida y no traer a un niño cuyas pruebas no eran favorables para que muera en Estados Unidos. Tampoco le importa que la historia familiar del niño sea muy triste, porque para él es un caso prácticamente imposible de salvar y le han dado esperanza a una madre que está convencida de que van a curar a su niño. Aún así, le hacen nuevas pruebas al chiquillo, cuyo corazón sufre graves anomalías congénitas y comprueban que, efectivamente, operarlo con éxito es prácticamente imposible.

La rueda de prensa con objetivo de conseguir más financiación

La única solución que encuentran es darle una medicación que alargue su vida un par de años más y devolverlo al Congo. La expresión abatida de Melendez cuando tiene que ir a dar la noticia a la madre lo dice todo, pero ésta se niega a rendirse y perder la esperanza: está convencida de que el médico salvará a su hijo. Mientras Jared empieza a guardar los juguetes del niño, porque en cuanto mejore lo mandan para su país, éste sufre una arritmia y tienen que examinarlo de nuevo.

Mientras tanto vemos que Shaun se está poniendo nervioso viendo al niño poniendo mal las piezas de un Mr. Potato que Jared le ha regalado, y se lo quita para ponerlas bien, momento en el que tiene una idea y corre detrás de su jefe para sugerirle que lo operen y muevan la válvula mitral. Melendez lo escucha, es agradable ver el cambio en el hombre que ha pasado de ignorar al residente a oír lo que tiene que decir y luego dar su opinión, cree que la ocurrencia de Shaun es imposible de llevar a cabo, porque el niño morirá y no le darán la oportunidad de vivir unos años más. Extrañado porque la medicación no logra ninguna mejora en el niño, Melendez se enfrenta a la madre que confiesa haber estado guardando las pastillas sin dárselas a su hijo, porque sabe que se marcharán de Estados Unidos en cuanto mejore un poco y ella quiere que lo salven y no solo que alarguen un poco su vida.

Aquí sabremos más información sobre el pasado de Neil Melendez, como que procede de una familia pobre, con una hermana con minusvalía y sus padres no podían pagar ningún tratamiento ni sus medicinas, vamos, que no ha tenido una vida fácil. La madre del chiquillo le repite que nunca va a perder la esperanza, y el hombre ve tanta decisión en su mirada que decide ir a por Shaun y hacer simulacros de su idea para ver si hay alguna opción de que salga bien.

El médico promete a la mujer hacer todo lo posible para salvar a su hijo

Con una tecnología muy futurista, en 3D y con una réplica exacta del corazón del paciente, Shaun y Melendez hacen montones de pruebas para ver si alguna da otro resultado que no sea el de muerte en la mesa de operaciones. Tras bastantes simulacros encuentran una opción para mover la válvula sin matarlo, pero para ello deben hacer un corte de exactamente 14 milímetros, si se pasan o se quedan cortos matarán al niño. Deciden llevar la operación a cabo y todo parece ir bien hasta que se dan cuenta que el tejido es más duro de lo que habían previsto en las simulaciones, les va a tocar improvisar y eso es peligroso.

Shaun y Melendez se miran sin saber muy bien qué hacer, momento en el que Jared descubre una de las anomalías del corazón que podría usarse para mover la válvula. Me gusta que no sea solo Shaun quien vea las cosas y tenga las grandes ideas, sino que todos colaboren, aporten su granito de arena y formen un gran equipo. Melendez sonríe dándose cuenta que ahora sí que tienen una opción real de salvar al niño y lo consiguen. Deja que sea Shaun quien cierre la herida abierta como recompensa y él va a darle la buena noticia a la madre.

Los tres doctores valoran la mejor posibilidad

Esta semana volvemos a tener a Claire apartada de sus compañeros, esta vez para trabajar con el doctor Andrews, jefe de cirugía que ansía el puesto de Aaron, y otra doctora que resulta ser su mujer. Tienen una paciente con un nódulo en la garganta que deben extraer y examinar para saber si tiene cáncer o no, la gran preocupación de la mujer es saber si perderá la voz ya que trabaja con ella haciendo podcasts pero mientras no le hagan las pruebas no podrán darle una respuesta.

El problema llega cuando se pierde el tejido extraído y no aparece por ningún lado. Claire se volverá loca buscando la bolsa con el nódulo tanto por el laboratorio como por todo el hospital, con ayuda de Carly, una de las técnicas del laboratorio. Las dos mujeres seguirán los pasos del encargado de llevar las muestras de los quirófanos a los laboratorios, registrarán los objetos perdidos de la cafetería y todo sin resultado. Es hora de llamar a Jessica Preston para que hable con la paciente, recordemos que es la encargada de los asuntos legales y le da a Claire una serie de pautas que debe seguir para evitar una denuncia para el hospital.

Otra vez más, vemos como la sanidad americana busca evitar pérdidas económicas a costa de despreocuparse por los pacientes. Tienen a una mujer que puede tener o no cáncer y no hay forma de saberlo porque han perdido la única muestra que podía darles la respuesta, y lo único que les preocupa es que no los demande. ¿En serio? Claire obviamente no se siente bien con lo que sucede y logra seguir las normas impuestas por Preston, pero al final se viene abajo hablando con la paciente y se disculpa por lo sucedido, por lo que acabará recibiendo un tirón de orejas al final del episodio.

Claire recibe instrucciones de Preston y Andrews

También vamos a ver problemas en el matrimonio de Andrews porque su mujer lo acusa de estar demasiado obsesionado con la idea de ser presidente del hospital, ya no solo es que apenas saquen tiempo para verse, es que se ha dado cuenta que le preocupa más la política que los pacientes y es algo que no le gusta. El hombre acaba reaccionando y decide unirse a Claire y Carly en la búsqueda de la prueba desaparecida, pero el tiempo pasa, la biopsia tiene un tiempo de vida útil de 48 horas y ha caducado, por lo que la paciente tiene dos opciones: que la operen sin saber si tiene cáncer y perder la voz, o seguir como hasta ahora sabiendo que puede morir.

Y justo cuando están en quirófano para comenzar la cirugía, Claire tiene una idea y pide que esperen para volver corriendo al laboratorio: ¿y si la muestra no se perdió sino que la etiquetaron mal? Lo que más me sorprende de todo esto es que no fuera lo primero que comprobaron, un error humano así es mucho más plausible a que el encargado de trasladar los tejidos se lo haya dejado abandonado en la cafetería. Logran encontrarlo bien conservado y aún en óptimas condiciones para hacer las pruebas, la paciente no tiene cáncer y tras dos días de absoluta agonía tiene su final feliz.

Pero Claire no solo se ha pasado medio episodio rebuscando por cada rincón del hospital, también ha tenido tiempo para enseñarle a Shaun las técnicas del flirteo en una serie de escenas que nos han sacado más de una sonrisa. Todo comienza cuando el chico le cuenta que no le gusta a su vecina Lea porque ésta se ha metido con él, cuando Claire le pide que le narre toda la escena le explica que Lea estaba ligando con él: las risas y el tocarse el pelo son una muestra de ello. Aparte que su vecina dijo lo contrario de lo que piensa porque a veces es otra forma para ligar.

La química entre Shaun y Lea es innegable

A partir de este momento, Shaun se pasa todo el tiempo en el que no está trabajando con su caso observando a la gente que lo rodea y apuntando cada flirteo que ve: ¡incluido uno de Claire con el doctor Melendez! Cuando la doctora ve su nombre en la lista se queda de piedra y al recordar el momento se da cuenta que realmente lo estaba haciendo y no sabe qué decir porque ni siquiera era consciente.

Shaun también irá a hablar con Aaron de este pequeño estudio para demostrarle que puede valerse por sí mismo y aprender habilidades sociales como las técnicas para ligar, ya que el hombre sigue empeñado en encontrar a una persona que cuide de él pese a la negativa del joven. Ya lo vemos al principio del episodio renegando de una posible candidata porque no sabe combinar su ropa y acaba chillándole a Aaron que no quiere que ningún desconocido cuide de él.

Llegamos al final y encontramos a nuestro protagonista acompañado de Lea, Shaun le dice que está ridícula con el jersey que lleva puesta y ella se ríe antes de invitarlo a entrar en su casa porque tiene manzanas y sabe que le encantan. Se nota que a Shaun le gusta Lea, y si al final cede a recibir ayuda de alguien va a ser por parte suya y de nadie más.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

2 thoughts on “The Good Doctor 1×09: Intangibles

    1. ¡Hola!

      Muchísimas gracias por pasarte a leer y comentar, a veces creo que me paso con las explicaciones, pero pasan tantas cosas que es imposible resumirlo mucho. Y sí, todos se hacen querer, y mira que al principio me caían fatal Jared y Melendez!!!

      ¡Un saludo!

Comments are closed.