The Flash 4×12: Honey, I Shrunk Team Flash

The Flash 4x12: Honey, I Shrunk Team Flash

The Flash 4x12: Honey, I Shrunk Team Flash

Series: The Flash

3 Stars

Summary

Pese a estar en la cárcel Barry no puede evitar seguir siendo un héroe. Así, tratará de ayudar a su compañero de celda, al ser un hombre inocente que fue injustamente acusado de un asesinato que no cometió… y que guardará más relaciones con el resto de problemas del Team Flash de lo que imaginaba.

Coder Credit

¿Qué ocurre cuando el Team Flash no tiene a su líder con ellos, al estar encarcelado por un crimen que no cometió? Pues desesperarse. Y mucho. Es lo que pasa cuando se trata de un equipo que está acostumbrado a resolver misterios en cuestión de minutos, pero que aun así no ha sido capaz de liberar a su “jefe” de la cárcel. Y ya han pasado semanas.

La desesperación y frustración del equipo, especialmente por parte de Harry, quien ve que DeVoe está muy por delante de él en cuanto a inteligencia se refiere, hará que todo el equipo se vuelque a la hora de ayudar a Barry. ¿A sacarle de fuera? No, eso tendrá que esperar de momento, ya que lo que Barry quiere es que ayuden a salir fuera a su compañero Big Sir, otro hombre que está en la cárcel por un crimen que no cometió.

Esta nueva misión hará que el equipo se vuelque a la hora de ayudar a Big Sir… y también hará que se topen con una sorprendente curiosidad. Porque resulta que el nuevo metahumano que ha decidido actuar en Central City (normal que su alcaldesa odie esa ciudad) es la misma persona que cometió el crimen por el que el compañero Barry fue injustamente acusado.

Una sorprendente coincidencia que en un principio podríamos achacar a que en realidad Central City es una ciudad muy pequeña en la que al final todo el mundo se conoce, pero no cuando se trata de DeVoe: el hombre que lleva un par de semanas disfrutando del hecho de que su enemigo está en la cárcel y haciendo a saber qué, y el hombre que siempre ha controlado la partida, previniendo cada mísero movimiento que su enemigo iba a realizar.

La duda que se plantea ahora es qué es realmente lo que quería conseguir DeVoe: ¿Qué el Team Flash detuviera a Sylbert Rundin, alias Dwarfstar, el verdadero culpable y otro de los viajeros del autobús que se convirtieron en metahumanos cuando Barry salió del Speed Force? ¿O que Barry liberara a  cuando la detención de    no sirvió para declararle inocente y pudiera salir de la cárcel?

Lo cierto es que todavía no están del todo claros cuáles son los planes de DeVoe, o mejor dicho hasta dónde abarcan esos planes, pues la llegada de dos nuevos jugadores a la partida ha vuelto a todo un poco confuso: por un lado el alcalde de la prisión, quien como buen alcalde de prisiones es un tipo que suele caer mal, especialmente cuando ha conseguido descubrir que Barry Allen es The Flash. Y por otro lado una antigua jugadora a la que llevábamos un tiempo sin ver, Amunet Black (ya dije que no era recomendable perderla de vista) y que al parecer acaba de conseguir una nueva adquisición para su propia colección de rarezas metahumanas.

¿Pero eso es lo único que quiere de Barry? ¿O también forma parte del maquiavélico plan de DeVoe?

Sea como sea, la situación de Barry ha dado un inesperado giro, pues ahora mismo se encuentra en una prisión dentro de otra prisión, y con un nuevo enemigo que conoce su verdadera identidad… bueno, en ese sentido la cosa no ha cambiado mucho.

Pero el caso es que ahora Barry deberá intentar salir de esa prisión especial y esta vez sin intentar hacer uso de la ley. Aunque, por lo bien que le fue la otra vez, tal vez sea un buen cambio de estrategia.

Afortunadamente, mientras esto pasa dentro de la prisión, al menos ya sabemos que el Team Flash, incluso sin su líder con ellos, no va a quedarse de brazos cruzados. Y aunque se encuentre con situaciones un tanto peculiares, siempre va a salir adelante.

Esta semana, sin ir más lejos, se ha encontrado con dos de esas situaciones tan clásicas de las historietas sacadas de los cómics. ¿Cuántas veces se ha usado la historia en la que de repente alguien puede leer la mente? ¿Y qué decir de ese clásico episodio en el que el héroe se hace muy muy pequeño?

Está claro que siguen apostando por lo clásico para mantener el interés mientras Barry está en la cárcel y que no echemos tanto en falta al traje escarlata de The Flash. Y si la semana pasada fue con un villano que más clásico no podía ser, habiendo salido directamente de la serie de los 90, esta semana le ha tocado a Cecile como una nueva metahumana (al menos temporalmente) capaz de leer la mente, que la verdad ha sido más divertida de lo que imaginaba (es la primera vez que le veo su lógica a que esté con Joe, pues no hay duda de que tiene su mismo sentido del humor); y a Cisco y Ralph como dos minimetahumanos que, básicamente, ha sido como cualquier otro episodio en el que no paran de discutir, pero a un tamaño más reducido.

En conclusión, otro episodio entretenido que nos ha permitido acercarnos un poco más a ese momento en el que por fin Barry Allen saldrá de su prisión para ser una vez más The Flash. La cuestión es: ¿lo hará la próxima semana?

Ya lo veremos.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.