The flash 4×09: Don’t run

The Flash 4x09: Don’t run

The Flash 4x09: Don’t run

Series: The Flash

3 Stars

Summary

Iris y Barry por fin se han casado y además ya han disfrutado de su luna de miel en Bali, y ahora toca disfrutar de unas fechas tan señaladas para estar en familia como es la Navidad… pero entonces será cuando se le tuerzan las cosas a los Allen-West.

Coder Credit

Las Navidades nunca han sido unos días fáciles para los Allen. Desde aquella primera temporada en que Flash Reverse hizo su primera aparición justo cuando Barry estaba intentando ser feliz pese a tener a su padre en la cárcel, las cosas nunca le han salido bien en esas fechas tan mágicas para el resto del mundo. Y para no faltar a la tradición, Clifford DeVoe tampoco quiere que su enemigo salga bien parado este año.

Así, tras salvar la Tierra 1 y Tierra X a la vez, y además hacerlo al tiempo que se casaba, parece que la buena suerte se le ha acabado a Barry. Y encima lo ha hecho con un retorcido sentido de la ironía, acabando exactamente igual a como lo hizo su padre: siendo injustamente acusado por asesinato.

Y es que, quién lo iba a decir, pero al final no ha sido un supervillano quien le ha parado los pies a The Flash, sino sus propios compañeros de la policía de Central City. Aunque en esa detención sí que ha tenido mucho que ver el nuevo enemigo que le ha salido a The Flash: The Thinker. Salvo que a partir de ahora no se va a hacer llamar The Thinker sino Brainstorm, y encima después de que haya sido el propio Cisco quien le pusiera el nuevo nombre y después de que Caitlin (no Killer Frost) le salvara de Amunet.

Si, son muchas cosas las que han pasado en este episodio, aunque todas han ocurrido porque así lo había organizado Clifford DeVoe. Y siendo DeVoe un hombre tan sumamente inteligente que es capaz de prevenir todo lo que va a ocurrir, y además resulta que la enfermedad que tenía había dejado hecho polvo su cuerpo, pues ha optado por matar dos pájaros de un tiro.

¿Cómo? Por un lado utilizando como repuesto de su maltrecho cuerpo a uno de los metahumanos que se crearon al salir Barry del Speed Force. Pero ojo, que no ha elegido a un humano cualquiera. Y no lo digo sólo porque es un metahumano capaz de leer la mente, sino porque además es un metahumano que resulta ser increíblemente atractivo…

Vamos, que por mucho que la señora DeVoe ya no vaya a ver al cuerpo de su marido original, creo que no le va a poner pegas al cambio de cuerpo. Aunque a su favor diremos que la mujer ha estado durante años cuidando de su marido como una campeona, adentrándose además en el lado de los villanos sin poner pegas, por lo que es justo que ahora reciba su recompensa.

Justo lo contrario que le ha pasado a Caitlin. Ella, después de tanto tiempo temiendo convertirse en Killer Frost y hacer daño a la gente, ha visto cómo la gente prefiere a su alter ego antes que a la Caitlin original… Y es que está claro que el lado oscuro atrae, y más cuando ese lado oscuro viene acompañado de poderes, una actitud de badass total y un vestuario bastante más llamativo.

Y luego tenemos a Barry Allen, el campeón de la mala suerte, y eso que ya tendría que estar acostumbrado a que las cosas se le torcieran. Así, cuando parecía que por fin se estaba adaptando a llevar una vida feliz, hasta el punto incluso de que prefería hacer las cosas sin correr para disfrutar más de ella, DeVoe ha terminado de colocar la última pieza de su plan maestro.

Y aquí, básicamente, es donde termina la lógica del episodio, porque el resto ha sido una pequeña sucesión de sinsentidos.

Primero: si tu poder es correr y sabes que te han tendido una trampa y que el nuevo amiguito de Caitlin resulta ser Clifford DeVoe 2.0… ¿no es mejor correr para recopilar pruebas y demostrar tu inocencia, en lugar de dejar que te detengan? ¿Acaso se le ha olvidado que el superhéroe es él, por lo que servirá de más ayuda fuera que dentro de la cárcel?

Segundo: tenemos unos laboratorios STAR, que son algo así como el lugar con la tecnología más avanzada de todo el mundo, hasta el punto de que no hace mucho consiguieron sacar a Barry con una facilidad pasmosa de una cosa que ni siquiera pertenecía a este mundo… pero de repente no pueden concentrar todos sus esfuerzos en rescatar a dos personas. Ojo: no estamos hablando de un millón de personas, ¡sino de dos! Y además estando las dos en Central City, por lo que tampoco es que haya que irse muy lejos para encontrar pistas…

Pero no, resulta que eso es imposible porque el mayor problema de todos es que Iris, la jefa del grupo, debe aprender a tomar decisiones, porque si no lo hace el resto del grupo (que cuenta con dos superhéroes y dos de las mentes más brillantes del mundo) son incapaces de ponerse de acuerdo y trabajar juntos por el bien del equipo. Así que, básicamente, hasta que Iris no decida que a quien hay que rescatar es a Caitlin, el resto de supergenios y superhéroes no será capaz de ponerse a pensar…

¿En serio? ¿No se les podría haber ocurrido otra cosa con un poco más de sentido?

Claro que no dejamos de estar hablando de una serie que decidió prescindir del nuevo ayudante de Flash (Kid Flash) sólo para sacarse de la manga otro ayudante que ahora mismo sólo está cumpliendo la función de personaje cómico y tirando a cargante (Ralph Dibny), mientras que en teoría Kid Flash sigue en contacto con la familia, salvo que ahora no se le ve el pelo, ni siquiera cuando más falta hace. Por ejemplo, fue a la boda de Iris pero a partir del minuto 5 desapareció (no es que fuera un superhéroe que podría ayudar a luchar contra otros superhéroes), y ahora también les vendría bastante bien su ayuda pero no pueden porque, ojo, ha cambiado de destino de viaje… No es que sea un tío super rápido que tardaría algo así como minuto y medio en volver a casa para ayudar a su familia…

En resumen, da la impresión de que no es que DeVoe sea extremadamente inteligente y por eso ha conseguido derrotar a Flash, sino que es la incongruencia de los actos del Team Flash lo que hace que ellos mismos acaben en problemas.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.