The Flash 3×20: I know who you are

The Flash 3x20: I know who you are

The Flash 3x20: I know who you are

Series: The Flash

3 Stars

Summary

Por fin descubrimos quién se esconde tras la máscara de Savitar… Hagan sus apuestas.

Coder Credit

El episodio de esta semana ha sido un tanto extraño. Extraño no por lo que ha ocurrido en él, pues en su mayoría ha consistido en una repetición de las escenas ya clásicas de The Flash, con conversaciones pseudo profundas, momentos de tensión y unos cuantos zascas por parte de Killer Frost; sino por lo que todo el mundo esperaba que ocurriera en él.

Y es que esta semana ha sido EL CAPÍTULO en el que conocíamos la identidad de Savitar. Es decir, con el que podíamos confirmar si nuestras teorías se habían pasado tres pueblos o justo lo contrario y habíamos dado en la diana. Y, en consecuencia, si al final del mismo nos quedaríamos con la boca abierta porque "no puede ser" o nos daríamos unas cuantas palmaditas en el hombro porque habíamos acertado y podíamos gritar "¡lo sabía!"

Ante semejante expectativa, que por supuesto llegaba en el minuto 42, pues había que mantener la tensión todo el tiempo, he de decir que en mi caso esos 42 minutos han pasado con una mezcla de tensión y de "por favor, corta el rollo Barry, que lo que único que me interesa ahora mismo es saber si tengo razón o no".

Curiosamente, esa tensión porque se desvelara el gran secreto también ha servido para que doliera un poco menos el conjunto de absurdeces que se han sucedido a lo largo del episodio, y que no por ser ya un clásico dejan de ser absurdas.

Me refiero, por supuesto, a esa bipolaridad que hemos vuelto a ver en Joe West, el que se supone que es el inteligente y sensato del grupo, y motivo por el que no se le ha ocurrido otra cosa que romper con su novia justo en el peor momento posible y encima usando el ya clásico "es para protegerte" cuando a estas alturas ya debería haberle quedado claro que esa es la peor excusa de todas. Pero menos mal que Killer Frost ha aparecido en el siguiente segundo para recordárselo, lo que ha permitido que Joe recupere su cordura… hasta el próximo episodio.

¿Y qué decir de las repentinas dudas que le han entrado a Cisco por usar sus poderes y no hacer daño a Caitlin? Ha sido algo así como…no sabía que los poderes de Cisco mataran. Pero supongo que había que usar alguna excusa para que tuviera lugar el momento dramático del episodio, seguido del no menos previsible momento emotivo, y que en esta ocasión ha sido protagonizado por Julien y Cisco cuando Julien le ha soltado lo de que debe confiar en sí mismo y bla, bla, bla.

El caso era que parecía mentira que estuviéramos en una serie sobre el hombre más veloz de la Tierra, porque los minutos corrían a un ritmo insoportablemente lento y seguíamos sin conocer la identidad de la persona que se escondía tras el traje de luz de neón. Una espera que se hacía aun más insoportable cuando un montón de detalles te acercaban a ese gran momento final, y con todos ellos cada vez creías que sí: que habías acertado con tu teoría.

Detalles como que Killer Frost se adelantaba a todo lo que decía Barry, como si le hubieran chivado esa conversación; que le dijera que Savitar y él eran más parecidos de lo que creía; que desde el principio Savitar se refirió a él mismo como su futuro… Eran un montón de miguitas de pan las que nos iban dejando y ante las que sólo podíamos mordernos las uñas y gritarle a Barry que ¡por Dios!, él también viera la luz al final del túnel, pues hasta que el héroe no se diera cuenta nosotros tampoco sabríamos si habíamos acertado o no.

Y mientras seguíamos desesperándonos porque no llegaba ese momento, no nos quedaba otra que seguir viendo el episodio y asistir a la misteriosa desaparición de los dos hermanos West, que apenas han hecho acto de presencia en el mismo. Y aunque con Wally en cierto modo tenía sentido esa ausencia por eso de que estaba en Tierra 3 con Jesse, y que en los últimos episodios no había tenido mucha acción que digamos (o estaba secuestrado o catatónico); como que tampoco se ha notado mucho la diferencia.

Pero siendo Iris West el motivo por el que todo el mundo estaba acelerado (menos a la hora de quitarle la puñetera máscara a Savitar, por supuesto), pues cada vez estaban más cerca de la fecha límite en la que Iris moriría… ¿no ha sido un poco extraño que no haya dicho más de dos palabras en todo el episodio? ¡Literalmente!

Parte de la culpa de la ausencia de los dos West la ha tenido la llegada de un nuevo personaje, y que además ha servido para ofrecernos los únicos momentos interesantes del episodio: ¿Cuándo Cisco ha luchado con Killer Frost y ha tenido ese momento de “sé que Caitlin sigue dentro de ti”? ¡Por supuesto que no! Estamos hablando de algo novedoso, no del abc de los momentos dramáticos de las series de superhéroes.

Y ese momento ha llegado con la futuro premio nobel Tracy Brand o, dicho de otro modo, con el interés romántico de H.R. Wells. Y aunque por regla general reniego de cualquier "interés romántico" que le plantan al personaje de turno con la sutileza de un calzador, cuando eso permite ver las capacidades de flirteo del elemento inspirador del Team Flash, aka H.R.Wells, usando para ello el café como comodín… pues diré que al menos ha sido original, lo que ya es un gran punto a favor.

Y ya sí llegamos, POR FIN, a ese minuto que llevábamos esperando una eternidad. Cuando tenemos a la familia West al completo comentando las mejores jugadas del episodio para que no parezca que todo les ha salido bien fruto de una gran casualidad, y de repente a Barry se le enciende la bombillita.

Y tú sabes lo que eso significa y sólo puedes gritar "¡aleluya, Barry, te lo has tomado con calma!"

Y entonces vemos cómo Barry recuerda las conversaciones que ha tenido con Savitar desde el momento en que le conoció, y a medida que se suceden los flashbacks tú te vas emocionando porque sí, ves que todo cuadra con tu teoría y resulta que has acertado de pleno y que no te vas a quedar con la boca abierta sino con las palmaditas en el hombro.

Porque ¡¡¡SÍ!!!. Si la semana pasada vimos a un Barry del futuro en modo “emo”, esta semana a quien hemos visto es a otro Barry futuro que ha resultado ser el mismísimo Savitar.

Por eso Savitar siempre se adelantaba a los movimientos de Barry. Por eso no le costó nada convencer a Killer Frost para que se uniera a él. Por eso Wally se quedó catatónico al descubrir que fue Barry quien mató a su hermana. Porque Savitar ERA Barry.

Dios mío, que bien sienta gritarlo después de 42 minutos esperando.

Pero después de los aplausos para el ganador y de tener la respuesta del millón, como suele ocurrir, aparecen nuevas preguntas por responder. La primera de ellas y la más importante: ¿de qué Barry del futuro estamos hablando? Porque si la semana pasada vimos a un Barry 8 años mayor que lo único que tenía era una depresión de caballo… ¿cuánto tiempo ha debido pasar para que su depresión se convierta en una especie de Anakin que ha cruzado al lado oscuro, con cicatrices y todo? Esto es: ¿qué es lo que pasó exactamente para que Barry decidiera mandar su vida a la mierda, matando a la mujer a la que en teoría amaba?

No sé por qué, pero algo me dice que no conoceremos todas las respuestas a lo largo de los 3 episodios que quedan, pues esta es una trama perfecta para toda una nueva temporada. Así, si en esta temporada el objetivo es que Iris no muera, tiene sentido que el de la próxima sea evitar que Barry se pase al lado oscuro.

Pero eso será algo que descubriremos a lo largo de los próximos episodios, donde con suerte habrá más chicha y menos conversaciones, que para eso se acerca la season finale y eso, afortunadamente, es algo que siempre se le ha dado bien a las series de superhéroes.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

Latest posts by Barbara Cruz (see all)

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.