The Flash 3×18: Abra Kadabra

3 Stars

Summary

Un nuevo metahumano ha llegado a Central City directamente desde el futuro: Abra Kadabra. Pero él no será el único metahumano con el que deberán lidiar el Team Flash esta semana.

Coder Credit

Tras el respiro musical que tuvimos la semana pasada con el crossover con Supergirl, las cosas han vuelto a la normalidad. Y lamentablemente la normalidad, para Barry Allen y compañía, pasa por aceptar el hecho de que Iris West seguirá muriendo dentro de unos meses, y que de momento no han encontrado la manera de evitarlo.

Pero como suele sucederle a los héroes el hecho de que tengan sus propios problemas no impide que lleguen unos nuevos en forma de villanos con ganas de hacer de las suyas. Y en esta ocasión el villano elegido será uno que vendrá hurgando directamente en la herida. Esto es, anunciando a bombo y platillo que viene de un futuro muy lejano pero en el que todo el mundo sabe que lo que terminó de romper a Flash fue la muerte de su querida Iris West.

Así, tras recibir este golpe de realidad, Barry y Joe andarán desesperados por evitar que las cosas sucedan como todo el mundo dice que van a suceder, y llegarán a la conclusión de que todo pasa por descubrir la verdadera identidad de Savitar. Algo que, curiosamente, también conoce Abra Kadabra.

Nos encontraremos así con ese interesante conflicto de intereses entre Joe y Barry por un lado, que estarán dispuestos a dejar escapar a un asesino si eso sirve para salvar a la mujer a la que quieren; y a Gypsy por otro, que volverá a Tierra 1 para recolectar al asesino de su antiguo compañero.

Y entre medias de este conflicto creado estará el pobre Cisco, que tiene menos suerte en el amor que la propia Caitlin, ya que el querer salvar a Iris le pondrá directamente en contra de Gypsy, quien lleva demasiado tiempo persiguiendo al hombre al que por fin ha podido apresar.

Pero al final, como le suele ocurrir al Team Flash (estamos a 6 episodios para el final de temporada y seguimos al igual que al principio), tanto comedero de cabeza no servirá de nada y tendrán que decir adiós a la posibilidad de descubrir quién es realmente Savitar y así, tal vez, estar más cerca de salvar a Iris.

Aunque, intentando ver siempre el lado positivo, ello tendrá dos consecuencias bastante interesante: una es que seremos testigos de momentos verdaderamente trágicos por parte de Joe, ese padre desesperado que se siente impotente al no poder salvar a su hija; y otra que Barry llegará a la conclusión de que, para evitar que Iris muera, la solución es ir directamente al futuro.

Y la verdad es que para ser Barry Allen el hombre más rápido del mundo a la hora de pensar es un poquito lento, porque esa era la primera idea que se le debería haber ocurrido. En fin: si yendo al futuro descubrió que Iris moría y luego volvió para enterarse de los hechos que habían sucedido en Central City en los últimos meses para intentar cambiarlos y con ellos cambiar el futuro… ¿Por qué no volver al futuro otra vez?

Sí, es verdad que a la Speed Force no le va a hacer ninguna gracia que vuelva a jugar con el tiempo, pero la principal advertencia que le hicieron a Barry fue que no podía volver al pasado para intentar cambiar su vida... No dijeron nada del futuro.

Pero como decía, aparte de lidiar con el mago Abra Kadabra y con el conflicto de intereses de Gypsy, Barry Allen y los suyos deberán lidiar con otro pequeño problemilla metahumano: Killer Frost.

Y es que nos encontramos una vez más con esa hecho maravilloso que ocurre en las series de superhéroes donde todo está orquestado para que las cosas sucedan “muy casualmente” como si estuvieran escritas en un guión.

Me refiero a ese momento en el que Abra Kadabra lanza uno de sus ataques dentro de los Laboratorios Star y esta vez, en vez de recibir unas cuantas magulladuras, como viene siendo habitual, una persona es herida de gravedad. ¿Quién es esa persona? Pues quién va a ser: la única que podría usar sus poderes para curarse pero que prefiere morir a convertirse en una metahumana. Esto es, Caitlin Snow, aka Killer Frost.

Pero para mantener la tensión el mayor tiempo posible (y se veía venir cuando descubres que ya se han llevado al “malo” del episodio pero ves que todavía quedan 10 minutos para que acabe dicho episodio), esa herida que en cualquier otro episodio, si la hubiera tenido cualquier otra persona, no habría tenido ninguna complicación, aquí hará que Caitlin esté a punto de morir no 1 sino 2 veces.

La primera la solucionarán increíblemente bien Julien y Iris haciendo uso simplemente de unas pinzas y unas gasas (si en la semana pasada decían que en los musicales todo era mucho más sencillo, se les olvidó comentar que en las series de superhéroes pasa lo mismo), pero la segunda la cosa no saldrá tan bien pese a usar material más profesional como mascarillas de oxígeno y desfibriladores.

Y llegaremos así a ese punto en el que, otra vez, parece mentira que estemos en el equipo del hombre más rápido del mundo. Porque, si bien es cierto que sólo como Killer Frost Caitlin podía vivir y motivo por el que Julien le quitó el colgante… cuando ve que ya ha recuperado el pulso y pasa un tiempo precioso hasta que Killer Frost toma el control y les ataca… ¿no podrían haber aprovechado ese tiempo en ponerle otra vez el colgante? ¿Cuánto se tarda en colocarlo, incluso para una persona sin supervelocidad?

Pero supongo que es más interesante así: consiguiendo lo imposible pero fallando en lo más sencillo del mundo, con tal de que los problemas se le sigan complicando al Team Flash.

Por otro lado, Killer Frost siempre me ha gustado, aunque sólo sea porque es el único momento en que Caitlin Snow deja de ser tan perfecta y adorable, por lo que tengo ganas de ver con qué nos sale esta vez.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.