The Flash 3×17: Duet

The Flash 3x17: Duets

The Flash 3x17: Duets

Series: The Flash

5 Stars

Summary

The Music Meister ha entrado en Central City por la puerta grande. Y como buen amante de los musicales y de un buen espectáculo, conseguirá llevar a Barry Allen y Kara Denvers a un mundo en el que todos los problemas se solucionan a base de canciones.

Coder Credit

Madre mía, el pedazo crossover que se han montado los de DC. Después de tanto tiempo oyendo hablar del famoso crossover musical y después de cómo habían quedado las cosas la última semana, sería decir poco que sentía miedo ante lo que se avecinaba. Pero definitivamente el estreno de "Duets" ha sido por todo lo alto y ha dejado un excelente sabor de boca.

Hay que decir que el miedo a qué es lo que saldría del crossover no venía ni mucho menos por la parte musical, pues ésta estaba bien asegurada con prácticamente la mitad del casting de Glee reunidos en el capítulo, más unos cuantos diamantes que ya habíamos visto en otros episodios. Así, era práctiamente imposible que los números musicales no salieran bien. Pero otra cosa muy distinta era ver cómo juntaban esa parte musical con la historia que se suponía que iban a contar.

Y ahí es donde me quito el sombrero, aplaudo y me atrevo incluso a hacer un par de pasos de claqué ante lo que han conseguido… Y ojo que esto lo dice una persona a la que no le van mucho los musicales, lo que tiene aún más mérito.

Pero precisamente porque han sabido sacar punta a todo lo relacionado con los musicales, y de paso lo han utilizado para sacar punta a todo lo que ha pasado en las vidas de The Flash y Supergirl; el resultado ha sido fantástico. Y es que, como bien decía la madre de Barry (el hecho de que el capítulo empezara precisamente con ella ya avecinaba lo que estaba por llegar), todo suena mejor con una canción… Y, como bien decía Barry, en los musicales todo es mucho más sencillo.

¡Y vaya si lo ha sido! Ha sido tan sorprentemente sencillo que el último villano que se ha paseado por Central City después de haber hecho una parada técnica por la Capital City de la Tierra de Supergirl, lo único que quería era enseñarles a Kara y a Barry una lección. Y no una lección cualquiera sino la más importante de todas: atreverse a amar.

En serio, ojalá todos los villanos fueran como Music Mesiter. Y es que él solito ha conseguido que Barry y Iris por un lado, y Kara y Mon-El por el otro, solucionen esas diferencias que nos venían trayendo por el camino de la amargura desde hacía semanas. Y encima ha sido a base de canciones, bailes y momentos increíblemente divertidos y memorables… En fin, cuando tienes la suerte de tener a dos superhéroes que además de volar, lanzar rayos por los ojos y ser los más rápidos del mundo, encima saben cantar y bailar, pues hay que sacarle partido.

Y si además lo haces tirando de humor, con esos primeros momentos en los que Barry se queda idiotizado viendo a Kara cantar Moonriver (y no es para menos, porque ha sido espectacular), para luego ser los dos quienes se asombran cada vez que la gente aparece de cualquier sitio para hacer un baile así como así, sin haber ensayado ni nada, o ves a Barry incapaz de quedarse quieto y no aplaudir porque se supone que en los musicales la gente no se asombra cuando de repente alguien se arranca a cantar pero a él le cuesta un poquito más… pues mucho mejor.

Por ponerle una pega, que no es realmente pega sino lo más lógico en un musical, mencionaría el hecho de que el número musical entre Barry y Kara se haya hecho tanto de rogar. Pero, lógicamente, había que dejar para el final el gran dueto entre los dos principales cantantes, y que ha venido precedido por otros números igual de impactantes protagonizados por Joe West, Martin Stein y Malcolm Merlyn

Impactantes tanto por el chorro de voz de los tres (empiezo a pensar que en el casting para entrar en las series de DC también piden habilidades musicales, porque esto no es normal) como por el hecho de que de paso han metido una maravillosa historia de amor a los West Side Story entre dos bandas de mafiosos rivales, y que además ha sido coronada por una relación interracial entre dos hombres, los padres de Iris, y ante la que nadie parecía sorprendido… Si es que es verdad: en los musicales todo es mucho más sencillo.

Así, en este fantástico crossover también hemos visto referencias a tutiplén de El mago de Oz, que nunca están de más; cómo Winn se sacaba una canción de la chistera con una facilidad pasmosa y que tanto Barry como Kara seguían con la misma pasmosa facilidad, cantando y haciendo una divertida y coqueta coreografía de claqué; y cómo de paso aprovechaban para meter un par de pullitas a sus respectivas vidas como superhéroes y donde no podía faltar lo asquerosamente perfecto que es Superman, que se supone que Barry ya no puede volver al pasado para cambiar el presente cuando éste no le guste, y para rematar esa última frase de “volveré en un Flash”, que es algo así como el comodín de Flash en los cómics pese a que SIEMPRE es respondido tal y como lo ha hecho Kara, con un “¿en serio, Barry? no tiene ninguna gracia.

¿Se podía pedir más?

¡Pues sí! La verdad es que sí. Porque para terminar este musical tan absolutamente gratuito (pero en el que no cambiaría ni un solo paso de baile), en tanto que sólo era un juego de Music Meister para enseñarles una lección, porque el hombre es así de majo que se dedica a ir de Tierra en Tierra para ayudar a los superhéroes a sacar la cabeza de sus traseros cuando están un tanto atascados; hemos tenido ese bonus track en forma de pedida de mano.

Y si la semana pasada renegaba de Barry y Iris por ser tan tontos como para distanciarse cuando los dos se quieren con locura, hoy digo que les perdono su tontería. Porque sólo por ver esa última canción de "Running home to you", absolutamente maravillosa y que supongo que ya se ha convertido en tono de llamada para muchas personas, y que ha terminado con Barry arrodillado para pedirle otra vez matrimonio a Iris... les dejo que discutan y rompan todas las veces que quieran.

En fin; sólo diré que mi reacción con esa canción ha sido exactamente la misma de Iris cuando ha visto el anillo, y eso que ya se había prometido hacía un par de semanas, por lo que se suponía que ya estabamos acostumbrados a ver a Barry pidiéndole matrimonio a Iris.

Y es que, definitivamente, todo suena mucho mejor cuando se dice cantando.

¡BRAVO!

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.