The Flash 3×16: Into the Speed Force

The Flash 3x16: Into the Speed Force

The Flash 3x16: Into the Speed Force

Series: The Flash

3.5 Stars

Summary

Barry Allen se introducirá en el Speed Force para evitar que Wally West pase allí toda la eternidad… Pero ¿lo hará a cambio de ocupar su lugar?

Coder Credit

El espisodio de esta semana ha sido bastante intenso. No sólo porque ha contado con unas cuantas apariciones estelares llegados de otras Tierras y de la misma muerte, sino también por los importantes descubrimientos que se han hecho con respecto a Savitar, así como por las dos grandes lecciones que hemos aprendido y que, básicamente, se resumirían en: 1) Los Flash han nacido para sufrir. Y 2) Barry y Iris están hechos el uno para el otro, porque cuando no es ella quien hace una tontería, es el otro quien la sigue.

Comenzando por el principio, esto es, por las apariciones estelares, en este episodio se han juntado tres de los esperados regresos que los fans llevaban tiempo pidiendo: Eddie Thawne, Ronnie Raymond y Leonard Snart. Bueno, en realidad ninguno de ellos eran realmente ellos, sino que eran los “Señores que controlaban el speed force” (a estas alturas ya no sé ni cómo llamarles, con tantos Dioses y fantasmas del tiempo que han aparecido últimamente) intentando enseñarle a Barry Allen una lección.

Pero afortunadamente para nosotros, esos señores del tiempo no sólo son buenos profesores sino también buenos actores, por lo que han captado bastante bien la personalidad de los tres fallecidos. Y, de paso, sus interpretaciones de Eddie, Ronnie y Leonard han servido para recordarle a Barry a todas las personas que ha perdido en el camino desde que decidió convertirse en héroe… ¿Y para qué? Pues al parecer, sólo para seguir cometiendo los mismos errores de siempre: esto es, intentar cambiar el pasado para mejorar su presente.

El problema es que, a tenor de lo visto en esa última escena en su pisito, me da la sensación de que no ha aprendido realmente la lección. Bueno, siendo sincera, realmente no entiendo cuál se suponía que era la lección a aprender, pues tan sólo he visto que Barry ha entrado hecho una mierda en el Speed Force con la clara intención de sacrificarse para sacar a Wally de allí; pero al final ha salido con los ánimos renovados y más ganas que nunca de enfrentarse a Savitar, y esta vez sin escudarse detrás de Wally con eso de que él sí es lo suficientemente rápido.

Y si eso era lo que querían conseguir los jefes del Speed Force, usando para ello a sus amigos muertos más la aparición de Hunter Zolomon convertido en un fantasma del tiempo… pues oye, supongo que eso de “el fin justifica los medios” aquí siempre vale.

Lo que no entiendo es la maldición que parece perseguir a todos los Flash del multiverso, especialmente cuando se trata de los Flash que no tienen esa facilidad por afectar a la linea temporal de todo el mundo.

Así es. Me estoy refiriendo a Jay Garrick… Porque desde el momento en que Barry entró en el Speed Force con una especie de rastreador para que Cisco pudiera sacarle de allí tan pronto como encontrara a Wally, pensé que la historia terminaría con Barry rompiendo la regla de oro del Speed Force por la que un speedster debía ocupar el puesto de otro. Esto es, que saldrían sólo para que los Señores de la Speed Force se cabrearan bastante, lo que tendría terribles consecuencias en el futuro…

Pero cuando de repente ha aparecido Jay Garrick recién llegado de Tierra 3, estaba claro que él sería quien se sacrificaría. Pero ¿por qué iba a querer hacer eso? Porque visto su historial de encierros a manos de Zolomon, uno podría pensar que el hombre ya está un poco cansadito de pasarse la vida solo y atrapado… Pero no, está claro que a Jay eso de sacrificarse por los demás le gusta.

Y aunque está claro que eso ha conseguido que ahora mismo Jay esté en lo más alto en cuanto a heoricidad se refiere, también ha servido para recordarnos esa famosa ley no escrita de las series de superhérores que dice que, cuando es el prota quien se va a sacrificar todo el mundo mueve el culo para evitarlo, pero cuando es un secundario recurrente quien lo va a hacer entonces sus “amigos” lo aceptan con una facilidad pasmosa.

Conclusión: Barry no acaba encerrado en el Speed Force pero se da un tiempo con Iris, Wally consigue escapar pero bastante tocado, lo que sí tendrá consecuencias futuras (y encima Jesse se marcha a otra Tierra, lo que no es muy bueno para subirle la moral); y Jay acaba solito y atrapado en la Speed Force hasta el próximo capítulo en que requieran de un speedster al que sacrificar…

Pero todavía queda un último detalle que comentar, que no es otro que el extrañísimo comportamiento de Iris y Barry como pareja. Porque si la semana pasada no entendía por qué demonios Iris se había cabreado tanto con eso de que Barry le hubiera pedido matrimonio con la intención de cambiar el futuro, pues ella era la primera que sabía que Barry le quería; esta vez ha sido el comportamiento de Barry el que no consigo entender.

Y es que después de haber conseguido lo imposible, como es salir del Speed Force horas despué de haber entrado, y que luego Iris le perdone por haberse enfadado, pues había estado muy preocupada por él el tiempo que estuvo fuera (a veces esta chica parece olvidar que es la novia de The Flash), ¡es él quien decide que es mejor que se tomen un tiempo!

¿Por qué? Pues en teoría para poder afrontar mejor su cercana batalla contra Savitar, ahora que ha decidido que no puede dejar que sea Wally quien se haga cargo del problema. Pero, en mi opinión, realmente ha ocurrido todo esto porque los guionistas echaban de menos que los dos estuvieran peleados después de toda una temporada comportándose por primera vez como una pareja feliz.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.