The Flash 1×17: Tricksters

The Flash 1x17: Tricksters

The Flash 1x17: Tricksters

Series: The Flash

3.5 Stars

Summary

Mientras The Flash tiene que hacer frente al regreso de un viejo enemigo, el Trixter, conocemos más detalles sobre Flash Reverso y su relación con Harrison Wells

Coder Credit

Tras lo decepcionante que me resultó el capítulo pasado de The Flash intuía que este me gustaría más… Aunque solo fuera porque no podía ir a peor. Y tal vez sea porque partía con ese optimismo o porque además era el capítulo en el que salía Mark Hamill y siempre seré una chica Skywalker, pero lo cierto es que me ha gustado. Y aunque la trama haya sido la de siempre, han sido los pequeños detalles y los flashbacks del pasado, quién lo diría, lo que ha conseguido que el capítulo gane puntos.

En cuanto a la trama general tenemos la presencia de un malo clásico de cómics de superhéroes que, aunque no resulte ser un metahumano ni tener poderes, sí que tiene algo que no puede faltar en el villano prototipo de los superhéroes de los primeros tiempos: Un traje cantoso de colores chillones donde la máscara no puede faltar, una risa espeluznante recién sacada de Disney, y una cara de loco que aparece cada vez que recuerda a todos (como si fuera difícil olvidarlo) que él es el más malo de todos.

MV5BMTk0MDcxODc4M15BMl5BanBnXkFtZTgwODg3MTExNTE@._V1__SX1217_SY643_

El Trickster es un villano clásico de los cómics de Flash que hizo su aparición televisiva en la primera serie The Flash protagonizada por John Wesley Shipp (el actor que ahora hace del padre de Flash). Y para que todo siguiera quedando en familia, ya que Mark Hamill fue el encargado de dar vida al Trixter la primera vez, ha vuelto a retomar su papel para recordar viejos tiempos.

Afortunadamente no le han obligado a ponerse el traje de colorines y lunares (normal que estuviera loco, llevando algo así) y este solo ha aparecido de fondo. Pero lo mejor sin duda ha sido cuando ha llegado el momento de confesarle a su compañero de fechorías que le reclutó por otro motivo que la simple compatibilidad de caracteres: Porque él, es, su padre.

11130274_10153186536569509_8129490334053288182_n

Tal vez los argumentos de esta serie dejan que desear en cuanto a la trama general, pero hay que reconocer que a la hora de hacer guiños a la cultura pop son los mejores, especialmente si cuentan con los actores originales… Así que si tienes a Mark Hamill, aka Luke Skywalker, retomando un papel de los 90 pero donde además tiene que darle el relevo a la nueva generación de villanos, ¿cómo no vas a darle la oportunidad de ser él quien diga esta vez la frase que supuso un hito en la historia del cine?

Solo por eso ya merece la pena este capítulo, sin olvidarnos de la otra referencia a los 90 con el propio Trickster mencionando la película Speed, el autobús y Keanu Reeves, ante la cara de circunstancias de Barry que probablemente jamás ha visto esa película… Qué poca cultura televisiva tienen los héroes de ahora, por Dios…

MV5BMjE0NDM1ODQzOF5BMl5BanBnXkFtZTgwMTc3MTExNTE@._V1__SX1217_SY643_

Pero salvando la trama del villano de turno, sin duda los momentos interesantes del capítulo han sido los que nos han llevado al pasado y podemos ver lo ocurrido la noche en que Nora Allen murió, pero de manos del propio Doctor Wells. O, mejor dicho, de manos de Eobard Thawne, que es quien realmente se oculta tras el traje del Flash reverso.

Ese momento en que se queda atrapado en el pasado, pese a que seguimos sin saber cómo llegaron allí ni qué pasó con el Flash original, resultó espectacular al quitarse la máscara y descubrir a… ¿Quién demonios es ese tipo?

MV5BMjM1OTY0MzQ0NF5BMl5BanBnXkFtZTgwNzQwMjgwNTE@._V1__SX1217_SY643_

Descubrimos así que Harrison Wells no es solo un alias que se ha puesto Eobard para ocultar su verdadero origen, sino que ES el cuerpo de Harrison en el que se ha metido Eobard para poder crear así una máquina que cree a Flash, los viajes en el tiempo y finalmente pueda volver a su época en el futuro.

La paradoja que se crear ante esta revelación es tan compleja que me da dolor de cabeza solo de pensar en ella: ¿Por qué usar el cuerpo del científico para crear una máquina que el doctor Wells ya iba a crear desde el principio? ¿Significa eso que si no lo hubiera hecho jamás habría construido el acelerador de partículas, Flash no habría existido y no habría viajado en el tiempo? ¿Y cómo se convirtió Eobard Thawne en el Flash Reverso en el futuro?

Confiemos que poco a poco se vayan desvelando estas incógnitas, y hasta entonces mejor no pensar en ello y quedarnos con las cosas nuevas que SÍ se explican en este capítulo. Y en el primer puesto tenemos, por supuesto, que por fin más gente sabe quién es Flash, incluido su padre y Eddie.

MV5BMTQ0NTA4MTY3NF5BMl5BanBnXkFtZTgwMzc3MTExNTE@._V1__SX1217_SY643_

Es decir, que ahora mismo TODO el mundo menos Iris West sabe que Barry Allen es Flash, lo que no deja de ser sospechosamente parecido a la historia de una tal Loise Lane, la periodista más lista de todas, que no sabía quién era Superman solo porque unas gafas se interponían entre ellos… Pero mejor dejar esa parte de lado que me conozco y salen a relucir traumas del pasado, y tampoco merece la pena con un personaje que, la verdad, mejor que siga estando en el anonimato y así no da tanto la tabarra.

Centrémonos mejor en el gusto que da que el pobre héroe, tras pasarlo tan mal con la falta de confianza de sus en teoría amigos, se atreva a confesarle la verdad a su padre. Y que este, en vez de rechazarle o llamarle loco por ir de superhéroe por la vida, hace lo que todo padre normal haría en esa situación: alegrarse de tener un hijo como el suyo, tan valiente y listo además de ser de los pocos a los que les queda bien el cuero rojo… Cómo se nota el amor de padre.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.