The Brave 1×01: Piloto

The Brave 1x01: Piloto

The Brave 1x01: Piloto

Series: The Brave

3 Stars

Summary

El equipo de operaciones especiales de Adam Dalton, experto en infiltrarse en líneas enemigas en los lugares más peligrosos del mundo, debe rescatar a una cooperante norteamericana que ha sido secuestrada en Afganistán. Para cumplir su misión con éxito deberán trabajar mano a mano con el equipo de analistas dirigido por Patricia Campbell desde Washington.

Coder Credit

The Brave es la nueva producción que esta temporada llegará a AXN de la mano de los creadores de Homeland. Una factura que resulta evidente desde el minuto 1 tanto por el tema escogido, militares de élite que recorren el mundo para resolver situaciones extremadamente complejas, como por el trasfondo político que da origen a esas misiones.

La principal diferencia con respecto a Homeland la encontramos en que en The Brave se concede más importancia a la interacción entre el grupo de operaciones especiales (los que acuden al lugar donde transcurre la acción y donde cada paso dado en falso puede ser el último) y los analistas que desde Washington dirigen a ese equipo de soldados.

El resultado es una serie en la que la acción no cesa un instante, ya sea en el campo de batalla de la mano de Adam Dalton (Mike Vogel, La Cúpula), jefe del equipo de operaciones especiales que tiene a su cargo a los hombres y mujeres más preparados del ejército; o en las oficinas centrales de inteligencia con Patricia Campbell (Anne Heche) llevando la batuta.

Pero como no podía ser menos en una producción que llega avalada por el éxito de Homeland, esa acción a raudales se compagina con un trasfondo político y religioso donde el odio al musulmán va a estar presente en cada misión que deba realizar el equipo de Dalton. Odio hacia ese musulmán que atenta contra la vida de norteamericanos inocentes, lógicamente, pues tampoco es que den por hecho que todos los musulmanes sean unos terroristas… Aunque sí que es cierto que no hay mucha ocasión de ver el otro punto de vista; esto es, el de los musulmanes que llevan una vida tranquila y a los que afecta tanto el terrorismo como a los norteamericanos que son el objetivo de esos terroristas.

El resultado es una serie en la que se respira patriotismo norteamericano cada segundo y que no trata de disimularse. Empezando por la subdirectora de la D.I.A. encargada de dirigir las misiones desde las oficinas de Washington y a quien la vemos al pie del cañón pese a que su hijo murió en el campo de batalla hace poco más de una semana; una acción que es digna de elogio por parte del resto de compañeros. Pero en un mundo en el que el terrorismo es el nuevo gran enemigo de Estados Unidos no hay tiempo para llorar las pérdidas, pues nunca se sabe cuándo llegará el nuevo ataque.

Y que no hay descanso queda claro desde el principio. La capacidad de actuación del equipo de Dalton es asombrosa, gracias a que entre sus hombres se encuentran los mayores expertos en todo: expertos en armas, en comunicaciones y en la capacidad de infiltrarse en las líneas enemigas. Y lógicamente verles en acción es trepidante y dramático a partes iguales. Es ver la clásica historia de superespías que son los mejores de los mejores, pero donde siempre va a existir el riesgo de que muera alguno de esos hombres. Y si no que se lo digan al hijo de Patricia Campbell, que hasta hacía dos días había formado parte del equipo de Dalton.

Por tanto, el riesgo a que esa sea la última misión siempre va a estar presente, lo que pretende servir para dar un mayor dramatismo a cada trabajo que realizan... Pero cuando esas misiones ofrecen de un modo tan descarado el punto de vista de los militares norteamericanos, que son presentados como los paladines de la seguridad, mientras que los musulmanes son los terribles terroristas que no tiene problema en secuestrar a ciudadanos inocentes y poner en riesgo la vida de cientos de mujeres y niños, ese dramatismo llega a perder su eficacia.

Porque es cierto que en el campo de batalla hay que aprender a tomar decisiones en cuestión de segundos, pues de ello va a depender la vida de gente inocente y de los propios soldados. Pero cuando esa decisión viene como consecuencia de una situación extremadamente compleja y como fruto del odio que ha venido gestándose desde hace décadas, resulta curioso que no se quiera tocar nada de ese trasfondo, que es lo que realmente daría más dramatismo a la historia.

En lugar de ello, toda esa parte se simplifica para centrarse solamente en la acción y en el objetivo de cumplir cada misión. Una en la que los soldados norteamericanos siempre son presentados como los grandes héroes, mientras que lo único que vemos del musulmán es esa fe ciega en conseguir su propio objetivo, matar al infiel, lo que difícilmente va a servir para que entendamos su manera de actuar.

Lógicamente, este argumento es todo un acierto para ese norteamericano patriota que disfruta viendo los éxitos de sus soldados. No deja de ser la oportunidad de ver en la pequeña pantalla lo que no hace mucho millones de personas pudieron ver en diferido y a base de fotografías sobre la captura de Bin Laden. The Brave ofrece la posibilidad de ser testigo de esa misión y otras parecidas y enorgullecerse del trabajo del ejército norteamericano en tierra hostil.

Pero para el resto del mundo por mucha superproducción que haya detrás, con el 90% de la trama rodada en exteriores y sin escatimar en gastos, y por mucha acción a raudales que haya aderezada por una banda sonora adecuada a la situación… lamentablemente sólo puede ser vista como una campaña propagandística del ejército norteamericano.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.