The Big Bang Theory 8×18: The Skywalker Incursion

The Big Bang Theory 8x18: The Skywalker Incursion

The Big Bang Theory 8x18: The Skywalker Incursion

Series: The Big Bang Theory

3 Stars

Summary

Leonard y Sheldon aprovechan un viaje a Berkley para darse una vueltecita por el rancho Skywalker, mientras el resto del grupo juegan al ping pong para decidir el destino de la TARDIS

Coder Credit

Con la excusa de un viaje en coche y un mercadillo de segunda mano, en el capítulo The Skywalker Incursion salen a la luz un montón de anécdotas que, una detrás de otra, no tienen desperdicio. Desde las referencias a canciones de toda la vida que Sheldon no coge ni aunque las esté cantando o su intento de analizar una canción de funky que acaba saliendo realmente mal, es el humor llevado al absurdo en cada secuencia. Y como colofón final tenemos la presencia de dos de las principales sagas de la ciencia ficción: Star Wars y Doctor Who.

Aunque el viaje en coche de Leonard y Sheldon tiene unos cuantos puntos de lo más divertidos, es su llegada al rancho Skywalker, hogar de George Lucas, lo que merece realmente la pena. Una excursión que se sacan de la manga, aprovechando que están por la zona y tienen tiempo libre hasta llegar a la Universidad. Y como chicos aventureros y arriesgados que son acaban colándose… ¿usando su inteligencia? No, claro que no: aprovechando que el interfono está estropeado, después de intentarle explicar al guardia de seguridad que en realidad “no están locos” y que solo “quieren jugar con George Lucas”.

MV5BMjE1MDU2NDM2NF5BMl5BanBnXkFtZTgwNDE2ODg5NDE@._V1__SX1217_SY643_

Menos mal que dentro del rancho hay otro tipo que sí que está loco, y al que no se le ocurrió otra manera de demostrar su aprecio por el trabajo de George Lucas que montándoselo con una estatua de Cheewaca… Está claro que Dios los cría y ellos acaban encontrándose en los lugares más insospechados.

Dejando a los chicos en la zona de detenciones del rancho Skywalker, tenemos a los otros cuatro amigos de The Big Bang Theory en plena competición de ping pong. Una competición que no surgió como intento de pasar un buen rato (eso sería muy normal) sino para decidir qué hacer con la TARDIS que Howard compró hace años y de la que Bernadette quería deshacerse.

MV5BMTU3MDYyNDY1NF5BMl5BanBnXkFtZTgwMjE2ODg5NDE@._V1__SX1217_SY643_

Precisamente Bernadette es la que demuestra ser la más lista de todos con el afán de cumplir su objetivo. Así que propone a Penny que luche contra Raj al ping pong y así puedan deshacerse de la TARDIS, y de paso ella pueda vengarse de todos los capítulos que Leonard le obligó a ver de Doctor Who… Pero cuando parece que Raj va a ganar a Bernadette no le importa cambiar las reglas del juego y le propone, así como quien no quiere la cosa, que si no le gustaría a él tener una TARDIS en su casa y así hacer como que su casa es en realidad el interior de la máquina del tiempo del Doctor Who.

Bernadette sí que sabe usar los puntos débiles de sus contrincantes en su favor. Por eso ella es mi favorita después de Sheldon. Y como demostración final de que ella es la más grande de todos pese a su tamaño, si convenció a Raj cuando vio que él podía ganar a Penny y luego resulta que Amy es mejor que Raj… ¿Cómo convencer a Amy para que se quede ella con la TARDIS?

MV5BMjI3Mzg3NTU2MF5BMl5BanBnXkFtZTgwNTA2ODg5NDE@._V1__SX1217_SY643_

La respuesta es realmente sencilla, pues no deja de ser lo que Amy lleva queriendo desde años, que es que Sheldon entre en su dormitorio. Y si no lo consigue poniendo una TARDIS como puerta a su dormitorio, nada podrá hacerlo. Lástima que el plan le sale al revés a Amy aunque, como bien dice ella, se veía venir… ¿Cómo esperaba que Sheldon se quedara en el dormitorio cuando tiene toda una TARDIS con la que jugar?... Pobre Amy.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.