The Big Bang Theory 11×03: The Relaxation Integration

The Big Bang Theory 11x03: The Relaxation Integration

The Big Bang Theory 11x03: The Relaxation Integration

Series: The Big Bang Theory

4 Stars

Summary

Algo tan aparentemente sencillo como es elegir una fecha de boda puede convertirse en algo muy estresante. Especialmente si quien debe elegirla es Sheldon Cooper, a quien sólo le vale La fecha perfecta.

Coder Credit

Sí. Al final se ha acabado hablando de la boda. Tras una semana en la que parecía que el gran evento no iba a convertirse en el centro de la vida de Amy y Sheldon, hemos descubierto que las cosas no van a ser tan sencillas. Lo que, por otro lado, tiene bastante sentido.

Y es que una persona que eligió el perfecto día y hora para hacer la colada, la manera perfecta de hacer una maleta (para viajar en tren, por supuesto) y hasta el sitio perfecto donde sentarse en el sofá para que pueda ver bien la televisión sin que le moleste la luz y pueda controlar a todos los demás… ¿cómo no iba a elegir el día perfecto para casarse? Algo que sólo ocurrirá una vez en su vida.

Así que, en resumen, corren malos tiempos para Sheldon Cooper. Porque si ya es complicado elegir una fecha apropiada que no coincida con el aniversario o cumpleaños de sus amigos, más aún lo es para una persona con memoria fotográfica que recuerda cada fecha relevante… cada fecha que él considera que es relevante, y que en consecuencia le obliga a tachar cualquier posible fecha de boda.

Y es de este modo como nos hemos encontrado con un Sheldon que, como haría cualquier novia que está preparando su boda, necesita lidiar con la presión. Y en su caso esa manera de hacer frente a tanta presión va a consistir en, básicamente, “dejarse llevar”.

Sí, el plan ya sonaba mal desde el principio. De hecho, sonaba tan mal que su cerebro ha tenido que intervenir y tomar cartas en el asunto… Y si ese cerebro resulta que en un lugar de tener el famoso Yo interno, tiene a todo un congreso de Sheldon Coopers, pues para de contar.

Aunque finalmente será algo tan aparentemente sencillo como una chancleta lo que le haga darse cuenta que con esa misión tiene todas las de perder y que lo mejor que puede hacer es lo que prácticamente han hecho todos los novios de la historia: dejar que la novia se encargue de la boda. ¿Que eso va a implicar una boda al atardecer y sobre un acantilado? Tal vez. Pero al menos no irá con chancletas, por lo que no hay riesgo de que muera en el propio día de su boda…

En serio que jamás pensé que una simple chancleta podría dar para tanto, pero hay que reconocer que “la historia de la chancleta” ha pasado automáticamente a la lista de los grandes éxitos de Sheldon Cooper.

Pero eso no es todo lo que hemos visto en el episodio de esta semana. Por otro lado hemos tenido a Raj y Stuart haciendo de las suyas como los dos únicos solteros que quedan en el grupo. ¿Conociendo a una chica agradable y saliendo con ella? ¡Claro que no! En su caso su plan será acosando a la nueva compañera de trabajo de Bernadette, aprovechando que ella no les conoce y está desprevenida… Claro que para saber que son un tanto peculiares y tirando a espeluznantes, no se requiere mucho tiempo.

Especialmente cuando los dos siguen empeñados en usar las que creen que son sus armas infalibles: Raj con las estrellas y su exotismo indio, y Stuart con su desesperación e historial médico.

Y por triste que sea verles tan desesperados, hay que reconocer que verles “en acción” siempre tiene su puntillo. Sobre todo cuando descubren que sus “encantos” no son tan efectivos como creían y no tienen más remedio que pasar al plan B: atacar al otro y enumerar sus defectos, lo que da origen a una laaaaarga batalla.

Mucho me temo que con semejante introducción, tardaremos un tiempo en volver a ver a Ruchi, si no es que ya se ha marchado del país.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.