The Big Bang Theory 11X01: The Proposal Proposal

The Big Bang Theory 11X01: The Proposal Proposal

The Big Bang Theory 11X01: The Proposal Proposal

Series: The Big Bang Theory

5 Stars

Summary

Han pasado cuatro meses desde que nos quedamos con Sheldon pidiendo a Amy que se casara con ella. ¿Cuál habrá sido su respuesta?

Coder Credit

El comienzo de la undécima temporada de The Big Bang Theory pinta muy bien. Era complicado no hacerlo con el final con el que nos dejaron hace tantos meses, pero definitivamente la espera ha merecido la pena. Porque no sólo hemos tenido la respuesta que todos esperábamos (si Amy hubiera dicho que no, muchos nos habríamos bajado del tren de The Big Bang Theory en el acto), sino que además su respuesta ha estado a la altura de las circunstancias.

Porque, digo yo que si ya hemos sido testigos de nada menos que tres bodas en la serie (la de Howard y Bernadette y las dos de Penny y Leonard), como que las pedidas de mano era algo a lo que ya estábamos más que acostumbrados entre el grupo de genios… increíble que algún día llegaríamos a decir esto.

Por ello, si la temporada anteior nos quedamos a cuadros viendo a Sheldon arrodillado frente al apartamento de Amy tras hacer un viaje bastante largo, que ese momentazo terminara con un “sí, quiero”, habría sido hasta soso.

Pero afortunadamente han optado por algo bastante más original, como es no mostrándonos el momento en que Amy dice el “sí, quiero”. ¿Para qué hacerlo cuando podemos enterarnos de la feliz noticia a la vez que Leonard y Penny, después de que su mejor amigo haya interrumpido su pedida de mano? O cuando en lugar de ver ese clásico momento en que el novio le pide a su suegro el permiso para casarse con su hija, a quien vemos es a Stephen Hawkings poniendo cara de circunstancias… (ya me entendéis) porque es a él a quien Sheldon le está pidiendo permiso para casarse con su novia.

Ver este tipo de situaciones, tan disparatadas y lógicas para los genios al mismo tiempo, es lo que ha hecho de The Big Bang Theory una gran serie. Sólo espero que sepan mantener las buenas vibraciones durante toda la temporada, pues en la pasada no brillaron precisamente los buenos capítulos.

Con este primer episodio de la undécima temporada, de momento parece que la cosa marcha bien. Entre la peculiar pedida de mano o ese “enfrentamiento” entre Ramona y Amy cuando vuelven a Pasadena, como que ya no me da tanto miedo la presencia de la doctora Nowitzki y estoy deseando ver más interacciones del trío.

Pero el “sí, quiero” de Amy no ha sido la única gran noticia para arrancar la temporada. Las buenas noticias hen llegado de dos en dos y resulta que Howard y Bernadette están esperando a su segundo hijo… Y sí, la noticia no ha sentado muy bien a la joven pareja, aunque no voy a negar que la reacción de Howard ha sido genial: con una hija que prácticamente les absorvió la vida cuando nació, normal que verse con dos hijos ahora sea algo así como estar frente al precipicio. Veremos cómo llevan el nuevo embarazo y si consiguen convencer a Leonard y Penny para que les acompañen en la “feliz experiencia”.

Y hablando de Penny y Leonard, voy a reconocer que esta vez me ha gustado mucho más su intereacción. No sé exactamente por qué, pero como que me da la impresión de que Leonard ha encontrado ese punto intermedio entre el chico adorablemente romántico que estaba muy por encima de Penny a la hora de mostrar sus sentimientos, y el Leonard casado que vimos la temporada anterior y que se había convertido en ese vago que cree que ya no tiene que esforzarse con su pareja, pues ya ha conseguido atrapar a una.

Y está claro que la relación de Penny y Leonard ya es bastante peculiar, al no tener prácticamente nada en común. Pero, la verdad, prefiero que ninguno de los dos tenga ningún gesto romántico hasta el punto de que ambos se olviden de su aniversario, a que esa clase de gestos sólo se vean por parte de uno, lo que hace que la gracia de la situación se convierta en algo bastante más triste.

De momento la cosa va bastante bien. Esperemos que siga así por un tiempo.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.