The Big Bang Theory 10×15: The Locomotion Reverberation

The Big Bang Theory 10x15: The Locomotion Reverberation

The Big Bang Theory 10x15: The Locomotion Reverberation

Series: The Big Bang Theory

3 Stars

Coder Credit

Howard debe volver al trabajo, tras haber terminado su baja por paternidad, por lo que retomará su proyecto para el ejército de Estados Unidos. Mientras, Bernadette tratará de recuperar un poco de la vida que tenía antes de ser madre, teniendo una noche de chicas… Ninguno de sus planes acabará saliendo muy bien.

No sé si ha sido por culpa del conjunto de historietas que han compuesto el episodio de esta semana, y que no han sido más que otra repetición de escenas tantas veces empleadas en la serie, lo que no ha terminado de engancharme; o ha sido más bien una apatía general fruto del mal tiempo.

Porque resulta curioso que entre toda la cantidad de sketchs que se han presentado: las chicas teniendo una noche de juerga para al final acabar en el párking llorando; Leonard y Howard terminando con su proyecto para el ministerio de defensa americano, sólo para acabar iniciando otro aun más complicado y encima sin la ayuda de Sheldon; Raj y Stuart haciendo de canguros de Hally pero teniendo que llamar a Bernadette cada cinco minutos para decirle que “todo está bien”; y Sheldon realizando se mayor sueño de conducir un tren de verdad… al final hayan sido dos miniescenas en concreto las únicas que hayan conseguido pensar: “pues oye, tiene su gracia”.

Una ha sido ese momento de Leonard y Howard intentando pedirle ayuda a Sheldon para que resuelva su dilema pero intentando que no se note que sin él están perdidos. Y para ello que no se les ocurrirá otra cosa que dibujar una fórmula mal y encima añadiendo un garabato del pelo de Charlie Brown, ante lo que por supuesto Sheldon identificará rápidamente que está mal planteado… y dibujará correctamente el pelo del eterno amigo de Snoopy.

Y es que Sheldon puede resultar un personaje muy cargante… Corrección: Sheldon Cooper es un personaje MUY cargante. Pero cuando está rodeado de supuestos genios que en situaciones como estas demuestran que es lógico que Sheldon se crea superior a ellos, porque realmente lo es; y encima Sheldon siga dando juego gracias a todas sus peculiaridades… pues sólo puedo decir una cosa: compro a Sheldon Cooper, con su pesadez y egocentrismo incluido, porque al menos consigue darle un poco de ritmo a la situación.

Especialmente si junto a Sheldon tenemos a Amy, el otro personaje que ha conseguido despertar un poco de interés durante el episodio… y eso que sólo dura 20 minutos, en esa última escena con su novio conduciendo el tren con el torso medio desnudo y, para ponerle la guinda a su fantasía, acabe vertiéndose el agua por la cabeza como debe ser: con slowmotion incluido y sin reparar en meneos de cabeza, como si estuviera buscando descoyuntarse el cuello.

Así que lo admito: me encantan los Sheamy. Creo que son los únicos personajes que, manteniendo la esencia que les caracterizaba desde el principio, sus escenas no resultan tan repetitivas como en el resto de personajes. Porque eso es justo lo que ha ocurrido con el resto del grupo, y eso que entre ellos se incluía a Stuart, que todos sabréis es el niño de mis ojos… Y tal vez tenía gracia las mil primeras veces que se metían con él, pero llega a un punto en que ver cómo se arrastra, y encima frente a Raj, que es el otro paria del grupo, como que pasa a ser un poquito cansino.

Sí. Muchos podrían pensar lo mismo de Sheldon, que sigue siendo igual de cargante, sabelotodo y repelente como el primer día. Y sí, por mucha gracia que haga ver cómo se mete con sus supuestos amigos, mientras te ríes no puedes evitar pensar que en el fondo ha sido cruel y que no deberíamos reírle las gracias…

Pero qué puedo decir: sólo pido veinte minutos de diversión, a ser posible con algo refrescante y que llame la atención, y eso sólo lo ha conseguido esta semana el monigote de Charlie Brown y el Sheldon maquinista de tren.

Esperemos tener más suerte la próxima semana.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.