Teen Wolf 6×12: Raw Talent

Teen Wolf 6x12: Raw Talent

Teen Wolf 6x12: Raw Talent

Series: Teen Wolf

3 Stars

Summary

El extraño comportamiento de algunos vecinos de Beacon Hills pone a Scott y los suyos en la pista de lo que está ocurriendo en el pueblo. Para ello contarán con la ayuda de viejos aliados, aunque no serán los únicos conocidos que hagan acto de presencia…

Coder Credit

La nostalgia ha vuelto a ser la palabra clave en el episodio de esta semana, y todo apunta a que será la tónica general de la temporada. No deja de ser lógico, con tanta gente que vuelve y tantos recuerdos que traen con ellos, aunque junto a eso también está el riesgo de excederse con la nostalgia y convertir cada episodio en una sucesión de flashbacks de temporadas pasadas.

Si la semana pasada lo vimos con esa última escena de Derek Hale corriendo por el bosque y que en realidad pertenecía a algo que ocurrió en la primera temporada, en esta ocasión hemos visto lo mismo con flashbacks de Lydia paseándose por Eichen House o de Scott McCall recordando ese momento en que fue cazado por primera vez por los Argent.

Y lo dicho; es lógico que se tire de flashbacks y más cuando tienen relación con algo que está sucediendo en esos momentos… pero cuando de 40 minutos que dura el episodio más de 5 se dedican a tirar de archivo, pues puede acabar dando la sensación de que no sabían cómo llenar los minutos que faltaban para terminar ese episodio. Pero pensemos mejor que se trata de algo puntual que ha servido para introducir una de las claves del nuevo misterio al que se enfrentan: el miedo.

Porque si la semana pasada vimos que la nueva consejera era una Argent que acababa de matar a un Hellhound, esta semana no queda tan claro que forme parte de la familia de cazadores. Si ya resultaba extraño que la mujer, siendo en teoría una experta cazadora, se la viera tan asustada a la hora de enfrentarse al ser sobrenatural, esta semana hemos descubierto que tampoco sabe muy bien qué armas utilizar. ¿Una bala de plata? Se ve que no tiene muy claro qué hacer y que básicamente está actuando a base de probar un poco de todo, gracias a la información que recogió de TODA la sección de mitología de la biblioteca del instituto, además de tomar prestadas algunas armas de los Argent.

La cuestión es: ¿por qué? Pues por el mismo motivo por el que parece que los estudiantes de Beacon Hills han empezado a darse cuenta de lo que sucede a su alrededor, por el que Chris Argent tiene mucho trabajo vendiendo armas, y por el que el hombre que se dedicaba a tener vigilados a los seres sobrenaturales en Eichen House, ahora ha decido que es mejor deshacerse de ellos, pues “no puede permitirse tener miedo”.

Y es que lo curioso es que eso no ha ocurrido porque de repente se les ha caído la venda de los ojos y se han dado cuenta de que pasan demasiadas cosas raras en ese pueblo, sino porque de repente sienten un irrefrenable miedo ante esos seres misteriosos que saben que están entre ellos. Ese será el motivo por el cual algunas personas, como la consejera, decidirán enfrentarse a sus miedos aunque se vea que todavía le falta experiencia… Pero para ello estará el mismísimo patriarca de los Argent, Gerard, que ha sido poner un pie en el pueblo y ganarse un nuevo aliado.

Pero aquí no acaba todo, ya que hemos descubierto que ese miedo que les ha llevado a actuar así, no está afectando sólo a los vecinos “normales” de Beacon Hills. También está ocurriendo con los vecinos sobrenaturales, como es el caso de Scott. El Alfa de la manada también está teniendo problemas para controlar su ira, como ya vimos la semana pasada con Liam. Pero a diferencia de Liam Scott cuenta por un lado con el apoyo del Sheriff, que sabe muy bien cuando usar su autoridad para decir que allí no ha pasado nada; y por otro con el apoyo de Malia…

Se desvela así la incógnita que muchos nos habíamos planteando tras ver el tráiler de la temporada, de cómo era posible que al final acabaran Scott y Malia juntos si no tenían nada en común y apenas habían interactuado entre ellos desde que se conocieron en la tercera temporada.

Pero llegado a este punto no hay que subestimar la capacidad que siempre ha tenido Teen Wolf de sacarse de la manga parejas con una facilidad asombrosa… y en muchos casos con ayuda del calzador. Así, una escena de riesgo seguido de un comentario por parte de Malía dicho en el momento justo y una sonrisita por parte de Scott, y ya tenemos el germen de la nueva pareja de la temporada. Y gracias a ese germen, no hay duda de que en los próximos episodios veremos un sinfín de escenas “de los más casuales” entre los dos para terminar de convencernos de que sí: el chico y la chica que nunca se habían hablado, ahora resulta que están hechos el uno para el otro.

Pero volviendo a temas más interesantes desde el punto de vista argumental, además de recuperar a Gerard y a Chris Argent, esta semana también hemos visto a dos hombres lobo a los que hace tiempo que no veíamos. Y los dos han corrido más o menos la misma suerte al ser atacados, aunque unos enemigos iban mucho mejor preparados que otros.

Así, mientras Brett ha tenido que enfrentarse con una cazadora amateur, a Theo le ha tocado hacerlo con un aunténtico ejército. Y para colmo lo ha hecho después de que fuéramos testigos de la vida tan miserable que lleva ahora mismo, viviendo en su coche y sin atreverse a acudir a Scott. En ese sentido, si lo que querían era que nos diera pena el hombre lobo que fue el culpable de que Scott y Stiles se pelearan durante la quinta temporada, pues hay que decir que en parte lo han conseguido… Aunque, en mi opinión, mucho más tiene que sufrir para que le perdonemos por todo lo que hizo.

Aunque, tal y como ha acabado… ¿tal vez no le volvamos a ver?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.