Teen Wolf 6×11: Said the spider to the fly

Teen Wolf 6x11: Said the spider to the fly

Teen Wolf 6x11: Said the spider to the fly

Series: Teen Wolf

4 Stars

Summary

Han pasado varios meses desde que Beacon Hills hizo frente a su última amenaza sobrenatural. Parece que la vida les ha dado un respiro a los integrantes de la manada McCall, quienes han seguido con su rutina hasta que llegue el momento de ir a la Universidad: Scott como asistente de entrenador de lacrosse, Lydia aconsejando a su madre, la nueva directora del instituto, y Stiles en Quantico a punto de convertirse en agente del FBI… Pero esto no sería Beacon Hills si no apareciera algo misterioso tarde o temprano.

Coder Credit

Tras ver el tráiler de los últimos diez episodios de Teen Wolf y alucinar con la cantidad de personajes que iban a volver, ya fueran aliados o enemigos, era normal que surgiera la duda de cómo demonios y por qué se acabaría juntando tanta gente en el mismo sitio y a la vez. Sobre todo cuando la mitad de esa gente llevaba años sin pisar Beacon Hills.

Pues bien, parte de esas dudas ya han sido resueltas en tan sólo un episodio, en el que ha aparecido un nuevo ser mitológico (más otro del que todavía no conocemos ni nombre ni aspecto) y unos cuantos viejos aliados y enemigos.

Es verdad que la aparición del nuevo ser mitológico ha sido casi anecdótica, pues el nuevo Hellhound que se ha paseado por Beacon Hills, y que al parecer llevaba más de un siglo en los siempre interesantes sótanos de Eichen House, ha tenido tiempo para poco más que intimar un poco con Parrish y luego hacerlo de un modo más intenso con el futuro nuevo Alfa de Beacon Hills: Liam.

Y es que Liam se ha presentado como el digno sucesor de Scott. Y en todos los aspectos. Al dolor que siente porque le ha dejado su novia, algo con lo que su Alfa tiene bastante experiencia, se suma que ahora que Scott debe seguir con su vida en la universidad, Liam pasará automáticamente a convertirse en el principal guardián del pueblo; lo que no es para nada una tarea fácil. En conclusión Liam acabará transformándose cuando la presión pueda con él; por ejemplo, en mitad del campo de lacrosse o en el hospital.

Pero como decía, Liam es el digno sucesor de Scott, quien no destacó precisamente por ser el mejor hombre lobo que hubiera pisado Beacon Hills. Y si Scott consiguió sobrevivir y además convertirse en Alfa sin necesidad de matar a otro Alfa, ¿por qué no va a hacerlo también Liam? Especialmente si a su lado tiene a Mason, ese fiel ayudante que le saca de apuros un día sí y otro también y que, al igual que ocurría con el inseparable Stiles de Scott, tiene el bate siempre a mano.

Vemos así que muchas cosas no han cambiado realmente, lo que es perfecto para conseguir esa nostalgia tan propia de final de serie: Melissa sigue siendo la única persona que trabaja en el hospital, el entrenador Finstock sigue dando unos discursos de lo más motivadores, y el instituto de Beacon Hills ha vuelto a contratar a un consejero para los estudiantes que esconde muchos secretos.

Y es precisamente con ese consejero con el que nos metemos de lleno en el grupo de los “viejos conocidos”. Porque si ya se intuía al principio del episodio que la consejera conocía mucho más de lo que parecía a simple vista sobre todo lo sobrenatural que ha ocurrido en Beacon Hills (y ante lo que cada vez le cuesta más a los alumnos hacer la vista gorda), esas dudas han quedado resueltas cuando ha matado con una facilidad asombrosa al recién llegado Hellhound. Claro que esa facilidad tiene sentido cuando la consejera resulta ser una Argent.

El problema es que todavía no queda claro de qué bando van a estar esta vez los Argent, o al menos esta Argent en concreto. No hay que olvidar que en esa familia siempre ha habido clases (Chris Argent jamás será como su querido padre o su querida hermana) y tampoco sería la primera vez que un Argent ataca a un inocente porque le han dado la información equivocada.

Lo que está claro es que el Hellhound había aparecido porque estaba buscando a ALGO que dejaron escapar Scott y Lydia cuando consiguieron que Stiles escapara de los Ghost Riders. Y volviendo a tirar de nostalgia, no sería la primera vez que por intentar ayudar a un amigo al final la cosa se complica mucho más, debiendo pagar un alto precio por lo que han hecho.

Y mientras aparecen viejos y nuevos “enemigos” y los sucesores de la manada McCall investigan el nuevo suceso paranormal, ¿qué pasa con la manada original? Pues que cuando estaban intentando seguir con sus vidas, esta vez lejos de asuntos sobrenaturales y un pueblo que es un auténtico imán para esas cosas, una vez más el destino se pondrá en su contra. Así, cuando Malia ya estaba ansiosa por coger el avión que la llevaría a París, o Scott y Lydia ya deberían estar de camino a la universidad… los tres se encontrarán con que deben solucionar primero el nuevo problemilla sobrenatural que ha surgido.

Y llegamos así a la estrella invitada del episodio. Al integrante de la manada original que sí ha conseguido dejar atrás Beacon Hills para convertirse en un agente del FBI: Stiles Stilinski. Y como era de esperar, ni dentro de la academia de Quantico, rodeado de los hombres y mujeres más inteligentes del país, Stiles podía pasar desapercibido; menos aún con semejante nombre, ¡que por primera vez vemos escrito en la lista de clase!

Pero mientras Scott está todavía dudando de si llamarle o no para que vuelva a casa y les eche una mano con el nuevo problemilla sobrenatural que tienen entre manos (sabe que sin Stiles no son nada), ya que su amigo del alma estaba entusiasmado con ser parte del FBI; el propio Stiles se encontrará con otro problemilla sobrenatural distinto… Y siendo esta la última temporada de la serie donde había que reunir a la mayor cantidad de personajes posibles, pues ese asunto sobrenatural acabará siendo otro viejo conocido al que volvemos a ver tras años de espera: Derek Hale.

Y para tirar de nostalgia, cómo no, hemos visto a Derek igual que las primeras veces: corriendo sin camiseta por el bosque para que se viera bien su tatuaje del triskele en la espalda… como si no pudiéramos reconocer ese cuerpo sin ver el tatuaje. Pero eso no es lo único que ha hecho que ver a Derek Hale sea como tener un déjà vu de campeonato. Y es que el motivo por el que el hombre lobo estaba corriendo por el bosque, no era otro que el hecho de que la policía le estaba persiguiendo, acusado de asesinato. Otra vez.

Así que, en resumen, tal vez Scott y Lydia tengan sus dudas sobre llamar a Stiles para que vuelva a Beacon Hills y les eche una mano. Pero con lo que no tendrá ningunas dudas Stiles es en hacer lo que sea para ayudar a su viejo amigo Derek.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

Latest posts by Barbara Cruz (see all)

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.