Teen Wolf 6×04: Relics

Teen Wolf 6x04: Relics

Teen Wolf 6x04: Relics

Series: Teen Wolf

3 Stars

Summary

La búsqueda de Stiles continúa, esta vez a través de las reliquias: los objetos que han dejado atrás las víctimas de los Ghost Riders y que es el único punto débil de la nueva fuerza sobrenatural que está atacando Beacon Hills. Pero para encontrar a Stiles a través de las reliquias, primero deberán saber qué están buscando exactamente.

Coder Credit

Tras una semana en la que parecía que estaban más cerca de encontrar a Stiles, ahora que Scott, Lydia y Malía sabían que Stiles era una persona… las cosas han vuelto a la casilla de salida. Incluso peor, ya que ahora la única que parece seguir creyendo en la existencia de Stiles es Lydia, mientras que el resto empieza a creer que el tal Stiles no puede ser una persona, o están demasiado ocupados salvando a otras personas que sí saben que son reales.

Como siempre le ocurre a la manada de hombres lobos de Beacon Hills, los problemas se les multiplican y ello hace bastante complicado solucionar las cosas. Así, incluso contando con la ayuda de Melissa y Chris Argent por un lado, que se han convertido en la pareja de socios perfecta (y con un toque de romance incluido de lo más interesante); y con la de Parrish por otro, que ha vuelto a ser el Hellhound del pueblo… pues al final las cosas no les han salido nada bien.

Para ser exactos, las cosas les han salido horriblemente mal, ya que no han sido capaces de conseguir ninguno de los objetivos que se habían propuesto: no han evitado que los Ghost Riders se lleven a todos los estudiantes que les vieron durante su última cacería; tampoco han conseguido que Parrish se imponga frente a las nuevas fueras sobrenaturales de Beacon Hills cuando se suponía que él era el único que podía hacerlo; y para rematar una semana terriblemente mala, Lydia no ha conseguido encontrar ninguna reliquia en la casa Stilinski… ¡Y encima han perdido el partido de Lacrosse!

Vista la situación, los ánimos no están precisamente para tirar cohetes, pues en la primera misión de la nueva manada de Beacon Hills formada por Liam, Mason, Corey y Hayden, ya han probado el amargo sabor de la derrota.

Pero afortunadamente los seres sobrenaturales de Beacon Hills no son de los de rendirse a la primera de turno y ya están listos para el segundo asalto frente a los Ghost Riders… Eso sí, más les vale que se den prisa, porque a este ritmo el instituto se va a quedar sin estudiantes a los que salvar.

Y mientras Liam y los suyos se preparan para el nuevo asalto, Malía y Lydia deben sortear otras pruebas por su cuenta: Malía con sus problemas para mantener el control y no convertirse en una bestia salvaje; y Lydia con su búsqueda de la reliquia que les guíe a Stiles. Pero ellas también van a contar con un poco de ayuda extra por parte de los adultos del pueblo.

Así, Malía acabará encontrando en Chris Argent a ese apoyo que tanto necesita para mantenerse humana, ahora que no tiene cerca a Stiles ni a su padre como ancla; mientras que a Lydia le pasará lo mismo con su propia madre, que desde que conoce la cantidad de cosas sobrenaturales que ocurren en el pueblo (incluyendo que su hija sea una Banshee), se ha mostrado bastante más colaboradora…

Si es que no hay nada como la sinceridad entre padres e hijos para resolver un buen misterio. Más aún cuando ese misterio resulta ser uno de los grandes: quién es Claudia Stilinski.

Porque tal vez Scott y Malía empiecen a dudar de si realmente existe Stiles, o la manada de Beacon Hills pase de largo ante el querido jeep de Stiles. Pero si Lydia sospecha que Claudia Stilinski oculta algo, y luego Melissa le confirma que es imposible que esa mujer siga viva con la enfermedad que tiene, teóricamente, desde hace 10 años… tal vez no esté todo tan perdido.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.