Teen Wolf 6×01: Memory Lost

Teen Wolf 6x01: Memory Lost

Teen Wolf 6x01: Memory Lost

Series: Teen Wolf

4 Stars

Summary

Las cosas se han calmado bastante en Beacon Hills y de tener que preocuparse por el nuevo peligro sobrenatural que acecha a los habitantes del pueblo, Scott y los suyos deben empezar a afrontar nuevos dilemas como qué van a hacer a partir de ahora y cómo van a afrontar su nueva vida de adultos. Nuevas decisiones que, sin embargo, no terminarán de aceptar los adolescentes que ya se habían acostumbrado a ser héroes.

Coder Credit

Teen Wolf ha vuelto con fuerza para su última temporada, recuperando todos los elementos que caracterizaron la serie desde sus inicios y que tanto gustan: los misterios por resolver, que de paso ahondan en mitos sobrenaturales más que interesantes; el humor y compañerismo que se respira dentro del grupo de amigos; y el romance. Pero además ofrece otro elemento y que no deja de ser el paso lógico en una serie que empezó protagonizada por adolescentes que ahora están a punto de terminar esa etapa de su vida: la madurez.

Así, en lugar de ver cómo nuestros chicos se enfrentan al nuevo peligro de la temporada que ha vuelto a tomar Beacon Hills como su territorio de caza, lo que vemos es a un Scott y Stiles bastante ociosos que no terminan de aceptar que el pueblo ya no les necesita. Porque aunque eso sea algo bueno, pues significa que nadie va a morir, incluyendo ellos, tambien significa que son prescindibles; y que por tanto no se les va a echar de menos cuando dejen Beacon Hills para entrar en la universidad. Y ¿a quién le gusta pensar que es prescindible?

Por ello, porque aunque sea con resignación al final comprenden que ya no se les necesita y que eso es algo que tienen que aceptar, nuestros héroes dan una muestra de madurez sorprendente que sirve como el perfecto cierre para el camino que han recorrido hasta ahora.

Por supuesto, esto no sería Teen Wolf si cuando ya han aceptado que la vida sigue para ellos, con o sin enemigos sobrenaturales, no llegara ese enemigo sobrenatural. Y esta vez se tratará de uno mucho más peligroso que el resto porque en lugar de asesinar a inocentes hace algo mucho peor: los elimina de la existencia, borrando todos los recuerdos creados por esa persona.

Y por si esto no fuera ya bastante aterrador, Stiles será la última víctima de los Ghost Riders o Jinetes Fantasma, lo que nos lleva directamente a la mitología nórdica y, de paso, recupera un clásico de The Doors.

Por horrible que haya sido ver cómo Stiles desaparecía en mitad de la noche, lo cierto es que me ha encantado el modo en que se han ido colocando poco a poco las piezas del puzzle. Así, en lugar de una persecución a vida o muerte, han sido pequeños detalles los que nos avisaban de que el final de Stiles estaba cerca: el recibo de las fotografías de la Orla que no firmó, la camiseta del equipo de Lacrosse que se quedó otro compañero, o esa cosa que tenía que contarle a Scott y que finalmente no llegó a hacer.

Así, como no podía ser de otra manera, Stiles será quien descubra el misterio antes que nadie, sumando todas las pistas que le llevan directamente a los Ghost Riders… El problema será que, en esta ocasión, Stiles se ha convertido también en su presa. Pero lejos de refugiarse en el dolor de saber que va a desaparecer de la historia, como por ejemplo ha tenido todo el derecho de hacer cuando ni su propio padre le reconocía, Stiles demostrará ser ese excelente detective que todos sabemos que es y comenzará a pensar en ese famoso plan B que siempre tiene en mente.

Lo malo es que en esta ocasión para llevar a cabo el plan B necesitará la ayuda de todos sus amigos. Y esa ayuda consitirá “simplemente” en que le recuerden... Si recuerdan a Stiles habrá una posibilidad de rescatarle de los Ghost Riders y que la vida de Stiles no sea borrada de la Historia.

Para ello buscará a la única persona que parece no haberle olvidado todavía: Lydia Martin. Ya sea porque es una Banshee capaz de detectar las fuerzas sobrenaturales o por la especial relación que les une, Lydia se convertirá en la última persona que está con Stiles. Y en la persona en la que Stiles deposita todas sus esperanzas con un último ruego desagarrador: “Recuerda que eres la primera chica con la que bailé; la chica de la que estuve colado desde tercero; la chica que me salvó la vida y yo se la salvé a ella. Recuerda que te quiero”.

La cuestión es: ¿será suficiente para que Lydia no le olvide para siempre?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.