Se lo llevaron: recuerdos de una niña de Camboya