Supernatural 13×06: Tombstone

Supernatural 13x06: Tombstone

Supernatural 13x06: Tombstone

Series: Supernatural

2 Stars

Summary

Los Winchester en compañía de Jack y el recién resucitado Castiel investigan un caso que está relacionado con saqueos de tumbas.

Coder Credit

Debo admitir que tras ver la promo del episodio creí que estaríamos ante uno de esos capítulos de humor tan típicos de la serie, que nos hacen reír y son bien recibidos tras tanto drama, ME EQUIVOCABA. Sí, encontramos algo de comedia divertida en los primeros minutos pero luego decae cada vez más y acaba convirtiéndose en algo para olvidar.

Hay tantas cosas que criticar y que me han cabreado que no sé por dónde empezar, así que intentaré seguir el orden en el que han ido pasando las cosas. Tras una escena nocturna con Dean y un policía en un cementerio dando caza a algo, regresamos 48 horas atrás en el tiempo justo al punto donde nos quedamos la semana pasada: con Dean y Sam sorprendidos ante la vuelta de Castiel. No pasa desapercibida la mirada de escepticismo en Sam ante el inesperado, e improbable, regreso del ángel y me pregunto si hay algo que el cazador ha percibido o simplemente se lamenta que haya habido forma de recuperar a su amigo pero no a su madre.

Dean, por el contrario, abraza a Castiel y pasa de ser el hombre atormentado y gruñón al que llevamos viendo durante 5 episodios para ser todo sonrisas y bromas: ¿EN SERIO? Vale, necesitaba una victoria y la vuelta del ángel es una buena noticia, pero no me trago que en unas pocas horas haya pasado de estar sumido en una especie de depresión a parecer un niño en una tienda de juguetes. ¿Se ha olvidado de Mary? ¿Que siguen teniendo problemas? Ha sido un cambio tan repentino que sinceramente no, no lo acepto, obviamente quiero ver a Dean feliz y alegre pero no es mucho pedir que le den un poco de transición y no cambie de chip en un instante.

Con estas pintas se presentan Dean y Castiel en la escena del crimen

Los tres regresan al búnker donde los espera un animado Jack, el nephilim va aprendiendo a controlar sus poderes poco a poco y parece muy emocionado con llevar una vida como cazador. La llegada de Castiel es un impacto para él, se siente aliviado al ver que tiene a alguien más que puede ayudarlo a encajar en el mundo, que el protector que su madre le buscó ha vuelto y puede explicarle más cosas sobre los ángeles y sus habilidades. Pero Jack también ha encontrado un caso que califica como un asunto de zombies, Sam piensa que tal vez pueda ser un ladrón de tumbas pero Dean insiste en ir al sitio porque se trata de un pueblo de cowboys, y allá que van.

El mayor de los Winchester está en éxtasis cotilleando la habitación y usando su ropa de vaquero mientras Sam, Castiel y Jack lo miran como si fuera un caso perdido. Sabemos que a Dean le apasiona todo lo relacionado con el lejano Oeste, y nos reímos viéndolo convertido en todo un fanboy pero después de tantas semanas de drama y alcohol lo veo muy forzado. Mientras tanto descubren que lo que ocurre en el pueblo sí que es un caso sobrenatural, un policía ha sido asesinado y tras investigar por el escenario y el cementerio llegan a la conclusión de que se trata de ghoul: los seres que se alimentan de cadáveres y pueden tomar su aspecto.

Jack se ha vuelto un experto en tecnología durante este tiempo y localiza, mediante una cámara de tráfico, la camioneta que conducía el asesino del policía. En cuanto Dean ve la fotografía del conductor alucina porque se trata de un pistolero legendario que murió en 1886, por lo que está claro que se trata del ghoul al que deben dar caza.

Jack y Castiel se abrazan ante un pensativo Sam

Y aquí la cosa empieza a degenerar, nos cuentan que la embalsamadora y encargada del cementerio del pueblo es la novia del ghoul (sin saber que su pareja no es humano). La mujer ha obtenido una plaza para ir a estudiar a Los Ángeles, pero su novio no está muy animado con mudarse porque es caro vivir en la ciudad. ¿Solución? Pues atracar un banco. Y claro, cuando el forajido sale del sitio con el dinero se encuentra a Dean, Sam, Castiel y Jack y da comienzo un tiroteo.

Jack se siente capaz de ayudar y decide salir para atrapar al ghoul y detenerlo antes de que pueda hacer daño a sus amigos, pero justo cuando usa sus poderes para propulsarlo aparece el de seguridad del banco que también es víctima del ataque y muere. Ya estaban tardando en hacer que el nephilim matara sin querer a alguien para montar más drama y crisis existencial, porque claro, el malo se escapa y ellos se quedan allí con un cadáver y un Jack completamente abatido.

Es entonces cuando Dean decide que Castiel y Sam se lleven al chico al búnker para evitar llamar la atención de la policía y ponerlo a salvo, no entiendo por qué no manda a Castiel con Jack, y hace que Sam se quede con él como refuerzo. Pero los otros no protestan y se marchan, de manera que Dean va a la caza del ghoul con el sargento de policía, y acaban con él sin demasiados problemas.

Mientras tanto, los otros dos intentan convencer a Jack de que ha sido un error y ellos también han hecho muchas cosas de las que se arrepienten, y sí, sé que para el joven esto es nuevo, tiene miedo de sus poderes y de hacer daño a los demás, pero ya llevamos con lo mismo desde el principio. De manera que al final el chico decide que lo mejor es alejarse de todos y se marcha.

¿Está Sam dolido porque Jack solo trajo de vuelta a Castiel y no a Mary?

Encuentro pocas cosas salvables del episodio, me quedo con Dean y su discurso a Jack asegurándole que no es ningún monstruo, admitiendo que se equivocó con él y que Sam tenía razón. Me ha gustado que Dean deje a un lado toda su rabia y sea más razonable, pero me sobraba tanta comedia con el rollo cowboy cuando hace dos días, literales, estaba como alma en pena.

Habrá que ver cómo sigue esto, aún nos quedan las tramas del universo alternativo y el nuevo jefe del infierno (al que veremos la semana que viene), pero espero que retomen un poco el espíritu de la “Supernatural” de siempre, con los hermanos y sus casos y no solo dramas con ángeles y demonios y, ahora, nephilims.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.