Supernatural 12×15: Somewhere Between Heaven And Hell

Supernatural 12x15: Somewhere Between Heaven And Hell

Supernatural 12x15: Somewhere Between Heaven And Hell

Series: Supernatural

3.5 Stars

Summary

Dean y Sam se lanzan a la caza de un perro del infierno que se ha escapado mientras Castiel prosigue con las búsqueda de Kelly.

Coder Credit

El episodio de esta semana nos mezcla un poco de todo, el caso del monstruo de la semana más la continuación de las tramas generales, y todo mezclado con algunos momentos cómicos que se agradecen para desconectar un poco de todo el drama familiar que hemos vivido en las últimas semanas.

El caso es bastante sencillo y a los hermanos no les hace falta más que echar un vistazo al escenario y oír las declaraciones de la chica superviviente, para saber que se encuentran ante un perro del infierno. Tal y como están acostumbrados a la forma en que actúan estos animales, sospechan que el chico muerto hizo un pacto con un demonio a cambio de su alma y cumplidos los diez años, el perro fue a por él. Pero las cosas cambian cuando la novia de la víctima vuelve a ser atacada nada más ser entrevistada por los Winchester, que logran salvarla antes de que sea demasiado tarde. Algo raro sucede y solo pueden recurrir a Crowley para que les dé una explicación.

El rey del infierno está muy atareado con multitud de trabajo que tiene atrasado ya que ha estado ocupado gran parte de su tiempo con Lucifer, al que sigue teniendo retenido con cadenas y hasta un bozal para evitar que pueda pedir ayuda. Tras la llamada de Dean, y la confesión de uno de sus asistentes de que uno de los animales ha escapado de la perrera, Crowley decide ir a ayudar a los cazadores, más que nada porque no se trata de un perro del infierno más, sino que se trata de la mascota particular de Lucifer y a la que es imposible controlar, por lo que la única forma de salvar a la joven será acabando con el animal.

Dean tiene que pedir ayuda a Crowley

Deciden dividirse, Crowley y Dean registrarán el bosque donde la pareja fue atacada mientras que Sam irá con la chica en el coche para poner distancia de por medio. Volveremos a ver las gafas que les permiten ver a los perros del infierno, que por cierto les dan un aspecto muy intelectual, y Dean nos hace reír cuando se despide de Sam y le pide que cuide de “ella”. Su hermano da por supuesto que se refiere a la joven, y no entiende esa preocupación repentina hasta que cae en la cuenta que se refiere al Impala. Y de verdad que sufrimos cuando vemos que el pobre coche acaba recibiendo multitud de daños por la criatura proveniente del infierno.

Otro momento bastante interesante con un punto humorístico es la escena de Crowley y Dean caminando por el bosque, con el demonio picando al cazador para acabar diciendo cada respuesta que Dean le da al mismo tiempo, y es que dice que Dean es muy predecible y siempre sabe lo que va a decir. Aquí surge el debate entre ambos sobre si Crowley se ha vuelto un blando al trabajar tanto con ellos, o si los Winchester han cambiado al luchar al lado de demonios. Creo que los dos tienen parte de razón, si en algún momento tienen que luchar en bandos opuestos, no será fácil para ninguno de ellos porque, aunque no quieran admitirlo, se tienen algo de aprecio.

Finalmente es Sam, con ayuda de la chica, quien acaba dando muerte a la mascota de Lucifer. Me ha gustado que la víctima no fuera el típico personaje asustadizo que se queda encogido en un rincón mientras los hermanos salvan el día, sino que haya salido del coche a ayudar a Sam y quitarle el perro de encima en cuanto ha visto que tenía problemas. La vuelta al búnker es bastante tranquila pese a los destrozos del Impala, y es cuando Sam decide confesarle a Dean que todos los casos en los que han trabajado las últimas dos semanas provienen de los hombres de letras. Ya nos veíamos venir otra gran bronca, pero Dean nos sorprende a todos.

El hombre no se fía de los británicos y lo deja bien claro, pero también es consciente de que en su trabajo tienen que apoyarse muchas veces en gente en la que no pueden confiar del todo, como Crowley, así que si Sam está dispuesto a colaborar con los hombres de letras, él le apoya y trabajarán con ellos. Con la condición, claro está, de que rompan toda relación si empiezan a ver cosas raras y que no les gusten. Me ha gustado mucho esta escena porque los hermanos ya se sinceran antes de que llegue el gran caos, hablan las cosas como adultos y toman decisiones consecuentes, sin cabreos ni reproches.

Los Winchester le cuentan toda la verdad a la chica sobre el ser que la persigue

En el episodio también hemos visto a Castiel que encuentra una gran pista sobre el paradero de Kelly, la mujer embarazada de Lucifer, y descubre que Dagon la protege. Pero su búsqueda le lleva a encontrarse con otro ángel que actúa como mensajero de Joshua, el jardinero del cielo que guardaba una estrecha relación con Dios, y le propone ayudar a los otros ángeles para matar a Lucifer Junior. Castiel no se fía demasiado, pero Joshua puede garantizarle la vuelta al cielo y que todos sus pecados sean perdonados y el ángel acaba cediendo. No sabemos si ve a su hermanos como un medio para lograr su cometido, o sigue siendo tan ingenuo como para creer que realmente le van a perdonar. Pero será interesante ver a los ángeles en acción contra los príncipes del infierno.

Pero también hemos tenido una nueva ración de Lucifer, y sorpresa, ahora Mark Pellegrino aparece en los créditos como personaje regular de la serie y no como estrella invitada, algo que nos alegra profundamente. La evolución del ángel caído a lo largo del episodio es brutal, comienza asegurándole a Crowley que acabará liberándose de sus cadenas y le matará. Se lo toma todo a broma, convencido de que antes o después volverá a tener el control de la situación, y las amenazas de Crowley solo le provocan risa. Después vemos como los dos asistentes de Crowley sospechaban que su jefe tenía a Lucifer encerrado y por eso crearon la distracción del perro del infierno fugado.

Los demonios van a soltarle, pero uno de ellos tiene varias peticiones a las que Lucifer accede asintiendo con la cabeza ya que no puede formular palabras entendibles con el bozal que lleva puesto. El demonio es tan idiota de creer que realmente va a conseguir todo lo que quiere, puesto que en cuanto Lucifer queda libre los elimina a los dos y se sienta a esperar que vuelva Crowley para encargarse de él. Cuál es nuestra sorpresa cuando descubrimos que el demonio es más poderoso que el Diablo y puede destrozarle con solo chasquear los dedos. ¿El motivo? Las cadenas no eran lo único que retenían a Lucifer, sino que su propio recipiente es una jaula y sus poderes están atados, por lo que Crowley puede hacer con él lo que quiera aunque esté suelto. Al final va a ser verdad que el rey del infierno va diez pasos por delante.

La lucha Crowley versus Lucifer continúa

Y por último hay que comentar uno de los grandes momentos del episodio, de la temporada y casi de la serie. Y es el genial homenaje que hacen a “The Walking Dead” y concretamente al personaje de Negan, interpretado por Jeffrey Dean Morgan que dio vida a John Winchester. Lo vemos al poco de comenzar el capítulo, con los dos hermanos regresando al búnker tras una exitosa caza y a Dean llevando un bate de béisbol con alambre de espino, idéntico a “Lucille” el arma característica de Negan en la serie de zombies. Y para más cachondeo, por si a alguien se le había pasado por alto, el comentario de “a papá le encantaba esto”. Simplemente maravilloso.

También podemos considerar un guiño a “Juego de Tronos” el hecho de que la perra del infierno fugada reciba el nombre de Ramsey, ya que en dicha serie hay un personaje con ese mismo nombre muy dado a soltar a sus perros para que devoren a sus enemigos. Y tampoco nos olvidamos de una pequeña broma seguramente metida por Misha Collins y que los participantes de Gishwhes habrán reconocido al momento, y es que cuando Castiel habla con un testigo que puede ayudar a encontrar a Kelly, resulta que el hombre es un obseso de las conspiraciones y tiene por la pared fotos de la Reina de Inglaterra de quien asegura es un alien. Si alguna vez habéis formado parte del juego ideado por Misha, sabréis que la Reina de Inglaterra siempre forma parte de alguno de los retos propuestos.

En resumen, ha sido un episodio bastante entretenido y que ha avanzado un poquito con las tramas generales, y parece que ya se está preparando el camino hacia el final de temporada donde puede que los ángeles tengan un papel decisivo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

2 thoughts on “Supernatural 12×15: Somewhere Between Heaven And Hell

  1. Este es uno de esos capítulos que pasan sin pena ni gloria. Estuvo entretenido, aunque la bromita TWD se me desdibujó con el montón de incongruencias del capítulo. Y la más sangrante, intentar convencernos que Dean iba a subir al Impala tal y como iba, ¿Dean? ¿El que le dice a su hermano en mitad de una cacería y con una vida inocente en juego que tenga cuidado del coche? ¿El que no quiere perros en el coche? ¿el que se sintió mal cuando decapitó a un monstruo con la puerta hasta el punto de pedirle disculpas al coche? ¿Ese Dean iba a subir al Impala y conducir hasta el búnker lleno de sangre y vísceras de monstruo? Me parece que el guionista de este capítulo no ha visto Sobrenatural antes…
    Corriendo un tupido velo sobre la pretendida “escena graciosa” de la semana, el capítulo, aunque algo aburrido no ha llegado a estar mal del todo. Me ha gustado bastante Que Sam no haya tardado en confesar a su hermano que están trabajando para los HdLI, aunque no se si me quedo tranquila con la resignación de Dean a aceptarlo. Habrá que ver que pasa.

    1. Jajajajajaja, ¿te puedes creer que ni se me había pasado por la cabeza lo de Dean todo sucio yendo en el Impala? Quiero creer que iban en el coche que suele usar Sam, porque desde luego que Dean jamás subiría así a su baby. Yo es que me vi la referencia a TWD y se me pasó lo otro, pero tienes toda la razón, es un fallo bastante gordo… a no ser que vinieran en otro vehículo.

      Sí, al episodio le ha faltado chispa pero han adelantado un poco las tramas y lo mejor es lo de Sam diciéndole a Dean lo de los hombres de letras en vez de esperar a que se entere de otra forma y todo acabe en bronca. Y Dean acepta yo creo que por probar, porque en cuanto les vea algo que no le gusta se va a largar y se lleva a Sam y Mary con él, a veces para conocer mejor a tu enemigo tienes que juntarte con él.

      Mil gracias por leer 🙂

      PD. Ahora hay parón de dos semanas, así que hasta final de mes no sabremos cómo sigue la cosa.

Comments are closed.