Supergirl 2×10: We Can Be Heroes

Supergirl 2x10: We Can Be Heroes

Supergirl 2x10: We Can Be Heroes

Series: Supergirl

4 Stars

Summary

Supergirl tendrá que enfrentarse otra vez a su némesis, mientras se lleva alguna que otra sorpresa por el camino. Por otro lado, J'onn tendrá que decidir si ayudar a su enemiga acérrima o dejarla morir.

Coder Credit

Nunca hubiera dicho que este momento llegaría: la mismísima Supergirl, que es toda felicidad y amor, ha acabado enfadándose, al menos, con la mitad de sus amigos en algún punto a lo largo de este episodio. Y todo porque… ¿qué es ser un héroe y quién decide quién lo es y quién no?

Ser una superheroína no es siempre fácil, y menos cuando tienes que entrenar a Mon-El para que se convierta en tu compañero ahí fuera. El entrenamiento no es que vaya muy mal, pero que una niña (o el cartón recortado de una niña) acabe sin cabeza por culpa del daxamita no es que sea muy alentador. Pero bueno, Kara se lo toma como un avance que sólo haya “muerto” uno de los cartones y cree que Mon-El puede estar preparado para que la acompañe en las misiones como apoyo.

Mientras Kara entrena con Mon-El, Jimmy y Winn siguen con su particular cruzada como el Guardián y… Winn (necesita un nombre de guerra ya). Pero aunque ambos se sienten bastante bien por lo que están consiguiendo, Winn necesita un respiro. No sólo ayuda en la DEA y al Guardián por otro lado, sino que ahora encima Kara le ha pedido que le haga un traje a Mon-El de superhéroe. El pobre chico no da abasto y pide a Jimmy que le diga de una vez por todas a Kara que él es el Guardián.

Mmmmm tú no eres la verdadera Livewire

La villana a la que se enfrentarán esta semana es Livewire. O casi porque resulta que al final es una doble de Livewire y otro villano del que no recuerdo su nombre (porque no es que importe demasiado) los que llegan a National City para traer problemas. Kara está especialmente agobiada porque Livewire es su némesis y la verdad es que es algo gracioso verla tan estresada.

El episodio, como ya dije, gira todo en torno a qué es ser un héroe y justo cuando Jimmy parece que va a contarle a Kara que es el Guardián, no lo hace porque se enfada porque ve a Kara muy insistente con lo de que Mon-El se convierta en un héroe. El problema es que según Jimmy, Mon-El sólo quiere ser un héroe porque siente algo por Kara y quiere complacerla. Además, no ayuda el que Kara esté tan en contra del Guardián y no le dé nunca una oportunidad.

Al final, Kara acabará descubriendo no sólo que Jimmy es el Guardián sino que Winn y Alex lo sabían también y nadie le dijo nada. Qué queréis que os diga, a mí tampoco me habría sentado muy bien. Kara mantiene una conversación tensa con Jimmy en la que se muestra enfadada porque piensa que Olsen se está poniendo en peligro y que no debería jugar a ser un héroe. Un poco dura esta conversación, pues como dice Jimmy ¿quién es ella para decidir quién es un héroe y quién no? Que tenga superpoderes no le da derecho a decidir por otros.

Tener superpoderes no es sinónimo de ser un héroe, Kara

No sólo se enfada Kara con Jimmy y Winn, sino que Mon-El también se lleva su ración de bronca cuando éste deja desprotegido a un grupo de gente por ir a salvarla a ella… cuando no tenía por qué preocuparse. Ahí es cuando Kara comienza a darle vueltas a lo que dijo Jimmy sobre Mon-El. ¿Será verdad que el daxamita sólo esté luchando porque le gusta ella? Al fin y al cabo, se besaron hace un par de capítulos…

Algo que he agradecido profundamente es que no alargaran más este tema. Kara se enfrenta a Mon-El y aunque éste al principio intenta escaquearse y no admitirlo, al final del episodio tienen una conversación en la que él confiesa que sí, que le gusta, pero que no espera que ella sienta lo mismo y que confía en que puedan seguir trabajando juntos. No sabemos muy bien qué está pasando por la cabeza de Kara en ese momento, pero de momento, acepta seguir siendo su compañera en el terreno sin definirse en cuanto a sus sentimientos. La pelota está ahora en el tejado de Kara, como se suele decir.

Y por cierto, obviamente acaban con los villanos de turno y en un giro de los acontecimientos, Kara deja libre a Livewire. Parece que la némesis de Kara tiene un corazón al fin y al cabo y Supergirl se ha percatado así que le da una oportunidad de redimirse. No es tan amable con Jimmy y Winn, pues éstos se niegan a dejar sus actividades “extraescolares” y ella no puede apoyarlos en eso así que la cosa acaba un poco tensa.

No ha habido muchas escenas Sanvers dignas de mención aparte de una promesa de cena vegana (Alex perdió una apuesta) pero a cambio hemos dado la bienvenida otra vez a M’Gann. Encerrada en una celda desde hace unos cuantos capítulos, de repente algo la ataca mentalmente y acaba en la enfermería. Su vida corre peligro, pero médicamente no se la puede ayudar de ninguna manera porque físicamente está perfectamente.

¿Qué siente Kara por Mon-El realmente?

Alex casi le suplica a J’onn que ayude a la marciana, pero éste se niega: no quiere ayudar a ningún integrante de la raza que destruyó todo su pueblo. Al final, claro, acabará cediendo, pero antes nos explica por qué no quería ayudarla: más que por ser su enemiga acérrima, es porque cree que si se une a ella con el vínculo marciano, verá que no tiene ninguna razón para odiarla, porque posiblemente haya algo bueno en ella. Y si no tiene una razón para odiarla, no le queda nada por lo que luchar.

Cuando J’onn une su mente a la de M’Gann, se encuentra dentro de lo que está reviviendo la marciana y se confirman sus temores: M’Gann no quería masacrar a los marcianos verdes y de hecho ayudó a algunos a escapar. J’onn consigue traer de vuelta a M’Gann de su trance y parece que su amistad se ha solidificado un poco más. Y buenas noticias para la chica: M’Gann no tendrá que volver a su celda.

Pero por último, M’Gann le da a J’onn una terrible noticia: los marcianos blancos saben dónde está y vienen a por ella. Peligro a la vista.

En general un buen episodio, pese a que ha sido algo doloroso ver a Kara tan enfadada con sus amigos (y en esta ocasión, coincido con sus amigos), pero me ha gustado especialmente la parte de J’onn y M’Gann. ¿Qué os ha parecido a vosotros?

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.