Snowfall: bienvenidos a Los Ángeles, la ciudad del crack

Snowfall: bienvenidos a Los Ángeles, la ciudad del crack

Snowfall: bienvenidos a Los Ángeles, la ciudad del crack

Series: Snowfall

4.5 Stars

Summary

Un chico de barrio que quiere labrarse un futuro, un agente de la CIA que desea ayudar a su país y una mujer que quiere demostrar su valía en un mundo de hombres llevando el negocio de su padre. Tres historias que podrían ser vistas como ejemplos de superación, y que en realidad lo son, sino fuera porque tienen otro elemento en común: la cocaína.

Coder Credit

La cocaína está de moda en el mundo de la ficción y especialmente en el de la televisión. Por ello resulta muy difícil adentrarse en una nueva serie que trate este tema sin sacar rápidamente comparaciones con otras previas, y estando Narcos siempre la primera de la lista.

Pero a diferencia de Narcos, en Snowfall no seguimos los pasos del capo de la droga y cómo se las ingenia para tener todo bajo control, ya sea a un puñado de hombres, a la policía o al mismísimo gobierno del país. En lugar de ello vemos a tres personas que deciden aprovechar la oportunidad que les han brindado para conseguir sus objetivos. Y si esa oportunidad se llama cocaína, la nueva droga que acaba de llegar a Los Ángeles de 1980, ¿qué hay de malo en ello?

Eso es lo que realmente piensan los tres protagonistas de Snowfall y cuyas historias se van intercalando a lo largo de la temporada. Y ahí reside la clave de su éxito, además de por supuesto una ambientación fantástica de Los Ángeles de los 80, ya sea en cuanto a escenarios, vestuario, música o la capacidad de trasladarnos a una sociedad convulsa por los problemas del momento, y entre los que lógicamente destacaba la cocaína y todo lo que de ella se derivaba: poder, bandas callejeras, violencia, asesinatos…

El hecho de contar con tres historias que son independientes entre sí, aunque de vez en cuando sus protagonistas coincidan, permite ofrecer un ritmo mucho más ameno de lo esperado. Es como si en lugar de seguir a un personaje durante 50 minutos, en realidad estás viendo tres series de unos 20 minutos cada una, y cada una centrada en un personaje al que le veremos pasar de todo. Porque aunque la historia central se podría decir que es la de Franklin en tanto que está inspirado en un personaje real, el del introductor de la cocaína en Los Ángeles, las de Teddy y Lucía no se quedan atrás en importancia. De hecho, cualquier de las tres tramas sería digna de contar con una serie en exclusiva, lo que es señal del constante ritmo que vamos a encontrar a lo largo de los 10 episodios de Snowfall.

La primera de esas historias es la de Franklin Saint, un chico afroamericano que se ha criado en un barrio marginal de Los Ángeles y está acostumbrado a ver cómo su gente es despreciada simplemente por el color de su piel. Pero lejos de meterse en una banda y obtener justicia por su cuenta, como hiciera su padre, o acabar estando a las órdenes de un hombre blanco que le explota por el hecho de ser negro, como le ocurre a su madre, Franklin decide crear su propio negocio donde él será su propio jefe. Y estando la cocaína en pleno auge, qué mejor negocio para empezar que el del tráfico de la cocaína.

Pero Franklin no lo hará con la intención de convertirse en otro de los capos de la cocaína, rodeados de guardaespaldas y dispuestos a matar al primero que se interponga en su camino. Porque él sólo es un chico humilde que siempre va con la verdad por delante y lo único que quiere es triunfar en la vida y no acabar como su padre que vive en la calle…

Aunque el camino que ha decidido escoger para conseguir ese triunfo es uno en el que al final uno acaba manchándose las manos de sangre, incluso si no quiere. Más aún cuando Franklin resulta ser un chico dotado para ver las oportunidades de éxito mucho antes de que el resto, y motivo por el que él y sólo él será el encargado de vender en Los Ángeles primero cocaína y después crack; una droga mil veces más adictiva, que es la manera perfecta de conseguir mejores beneficios para el negocio.

¿Que esos beneficios también traen como consecuencia un incremento de la violencia en Los Ángeles porque los adictos al crack hacen lo que sea para obtener su nueva dosis? Franklin lo sabe. ¿Qué basta una primera dosis para volverse adicto? También lo sabe. Pero él prefiere pensar sólo en sus negocios, siendo feliz siempre y cuando el negocio marche bien. Y justo eso es lo que le convierte en un personaje a medio camino entre un chico inocente y un ser maquiavélico que no sabes hasta dónde puede llegar.

Pero curiosamente la historia de Franklin no resulta tan dramática como uno podría imaginar. Y ese es otro de los grandes aciertos de Snowfall, ya que han sabido rodearle de varios personajes que sirven como contrapunto cómico perfecto: Leon y Kevin. Ese elemento de humor es el que consigue que, pese a que la historia que estamos viendo sea dramática y tenemos la seguridad de que las cosas siempre van a ir de mal en peor, ver cómo se desenvuelve Franklin en cada situación (nunca deja de ser ese chico humilde que siempre va con la verdad por delante) acompañado de sus amigos, hace que sólo podamos verle como al héroe de la historia.

Si bien a medida que se suceden los problemas y vemos que ese héroe cada vez tiene menos miedo ante lo que está ocurriendo  y le asusta menos la posibilidad de acabar manchándose las manos de sangre… la sensación que deja es la de estar contemplando a ese hijo al que tanto quieres y que quieres protegerle como sea, pero sabes que al final va a acabar muy mal… Especialmente cuando entre los muchos problemas con los que tiene que lidiar están sus familiares, su madre y su tío, quienes tienen un concepto de la cocaína totalmente distinto.

La segunda historia es la de Teddy McDonald, un agente de la CIA que sólo quiere lo mejor para su país, y en los años 80 eso pasa por librar a Estados Unidos de la amenaza comunista, ayudando a la Contra Nicaragüense. ¿Problema? Para eso se necesita dinero. ¿Y de dónde se puede conseguir dinero de manera rápida? ¿Por qué no la cocaína?

Y así es como Teddy, un policía honrado donde los haya y que más cara de bueno no puede tener, también acaba adentrándose en un terreno pantanoso. Y al igual que le ocurre a Franklin, por muy buenas que sean sus intenciones y muy convencido esté de que él no es como los demás que comercian con drogas y que no piensa mancharse las manos de sangre… tarde o temprano acaba haciéndolo. Especialmente si tiene la mala suerte de tener como compañero a un hombre que ya ha cruzado esa línea y no le importa hacerlo de nuevo; ni siquiera si se trata de sangre inocente.

Poder ser testigos de ese viaje de un buen hombre, inocente hasta el punto de resultar tierno; es fascinante, divertido y dramático a partes iguales.

Y por último tenemos la historia de Lucía Villanueva. La suya es sin duda la más dramática de todas y por partida triple. Ella es la única a la que, cuando comienza la serie, ya vemos metida de lleno en el mundo de la cocaína. Pero al igual que con los personajes masculinos, también tiene un sueño que alcanzar. Y ese es el de poder llevar el propio negocio de su padre, que es quien controla la venta de la cocaína, ya que el hecho de ser mujer la relega automáticamente a un segundo plano.

Pero al hecho de ser una mujer en un mundo de hombres y ser un personaje que ya se ha manchado las manos de sangre y no le importa volver a hacerlo, se añade un último elemento dramático llamado Gustavo “Oso”. Él es el aliado que se ha buscado para crear su propio negocio lejos del control de su padre, siendo un hombre solitario al que la vida le ha dado muchos golpes, tanto físicos como figurados (es un antiguo luchador de wrestling), por lo que no duda en acercarse a Lucía con tal de llevar por una vez el propio control de su vida. En resumen: dos personajes atormentados y capaces de todo a los que la ambición les hará dar un paso más con tal de no volver a esos orígenes en los que no eran valorados de verdad.

Cada una de estas historias, pese a ese elemento común que tienen, son completamente distintas entre sí. Y cada una de ellas atrapa por sus propios motivos: hasta dónde será capaz de llegar Franklin, cómo conseguirá Teddy cumplir su misión sin dejar de ser un policía honrado, o a quién más deberán matar Lucía y Gustavo para que su negocio siga marchando bien y no sean ellos los muertos.

Es tanto lo que puede ocurrir que es lógico que Snowfall haya sido renovada para una segunda temporada. En ella conoceremos mucho más de Franklin, Teddy y Lucía, tres personajes que ya sentimos como parte nuestra después de haber aprendido a quererles y también a odiarles.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.