Snowfall 1×01: Piloto

Snowfall 1x01: Piloto

Snowfall 1x01: Piloto

Series: Snowfall

4 Stars

Summary

Año 1984. Los Ángeles. El mundo se ecuentra en una era convulsa de violencia, sexo y drogas, donde la cocaína es la reina. Una droga que no distingue entre yupies y vagabundos, o entre blancos y negros y donde cualquiera puede acabar muerto por sobredosis, pero donde todos quieren subirse a un tren que, con suerte cambiará sus vidas.

Coder Credit

Snowfall es el nuevo drama que FX ha desarrollado tras casi dos años desde que se dio luz verde al proyecto, y que HBO España estrenará el próximo 6 de julio. A lo largo de sus 10 episodios nos adentraremos, de la mano de sus diferentes protagonistas, en las calles de Los Angeles en plena década de los 80.

Y esa inmersión en Los Ángeles tendrá lugar desde tres puntos de vista muy diferentes.

Uno de ellos, el principal si hubiera que elegir uno, es el de Franklin Saint (Damson Idris). Él es un chico afroamericano de familia humilde pero que ha sabido rodearse de buenos amigos blancos y adinerados que ayudan a que el negocio que lleva con su tío de venta de marihuana, donde  él se encarga de vender el material, les vaya realmente bien. Pero un día la cocaína, la nueva droga de moda en Los Ángeles, aparecerá en su vida por pura casualidad y Franklin sabrá ver la oportunidad para salir de la mediocridad que parece perseguir a toda su familia.

El otro punto de vista es el de Teddy McDonald (Carter Hudson), un agente de la CIA que, a raíz de la muerte por sobredosis de un compañero de la DEA, se topará de lleno con un negocio de lo más lucrativo: la venta de cocaína. En seguida se encontrará dirigiendo el mismo tipo de negocio que se suponía debía perseguir, pero que verá desde una nueva perspectiva al comprender que con el dinero que consiga podrá ayudar a que la Contra nicaragüense detenga a los comunistas, que ahora mismo es el único interés de Estados Unidos.

Y por último tenemos el punto de vista de Gustavo Zapata (Sergio Peris-Mencheta), personaje que en principio no tiene ninguna relación con la cocaína y que rápidamente se ve que es un hombre de pocas palabras. Él es un luchador de wrestling por el que los años no han pasado en balde y que, para poder llegar a final de mes, no tiene más remedio que hacer “trabajillos” para los que controlan las calles de Los Ángeles, y entre los que lógicamente hay algún que otro camello.

Los tres personajes tienen en común la aparición de la cocaína en sus vidas, pero también el hecho de que son personas de aparente moralidad íntegra, en tanto que ninguno de los tres consume (ni siquera fuman) y no tienen ninguna intención de hacerlo en el futuro. Pero desesperados por salir del pozo de miseria en el que se encuentran (caso de Gustavo) o de marcar una diferencia en su vida (Franklin) y en el la del propio país (Teddy), acabarán entrando de lleno en un negocio que rápidamente les atrapará.

Nos encontramos así con la clásica trama de historias cruzadas en la que viene bien avisar que los tres personajes tardarán en encontrarse. Al menos en cuanto a argumento se refiere, pues en un primer momento la serie se centrará en desarrollar las tres tramas por separado. No obstante, el hecho de que los tres vivan en Los Ángeles y en un ambiente de vicio y corrupción, sí que hará que muy a menudo les veamos cerca los unos de los otros, llegándose incluso a conocer.

Pero el hecho de que ese esperado encuentro entre los tres personajes, y que es lo que suele esperar el espectador cuando de una historia de este tipo se trata, no debe desanimar a la hora de ver Snowfall. Todo lo contrario. Pues las tres historias tienen tanta fuerza por sí solas y son tan distinas las unas de las otras pese a que comparten esos elementos comunes, que en ningún momento se va a echar en falta esa necesidad de que avance una parte de la trama en concreto, dando la sensación de que el resto es relleno.

De este modo, entre el ambiente barriobajero de Franklin (y que además cuenta con varios amigos que aportan ese elemento cómico tan necesario en series dramáticas), el de lujo y corrupión de Teddy, y el de auténtica miseria por parte de Gustavo (un personaje que además aporta un toque de misterio al estar casi siempre solo y ser muy poco lo que se dice de él); tenemos una confluencia de historias fantástica.

Si a esto añadimos una producción de gran calidad, con una ambientación perfecta de los años 80 tanto en escenarios como en música y en vestuario, una gran frescura en los personajes (especialmente en la trama de Franklin, que es donde más confluye esa diferente visión de la cocaína entre las clases humildes y las ricas), y sobre todo la capacidad de contar mucho en muy poco tiempo; nos encontramos con un piloto redondo.

Y es que, a diferencia de muchos pilotos donde la complejidad de la trama y la gran cantidad de personajes exige que en ese primer episodio poco más se pueda hacer que presentar a todos los personajes; en Snowfall no ocurre nada de esto. Con el piloto la base de las tres historias queda perfectamente marcada y nos adentra en cada una de las tramas individuales, dejando claro por dónde va a ir cada una e incluso los posibles nexos de unión que surgirán entre una y otra.

En resumen, tres tramas perfectamente desarrolladas y con tres personajes redondos, pero donde los secundarios (la familia de Franklin y los nuevos amigos que hace con el negocio de la droga, los compañeros de Teddy en el negocio de la cocaína, y los hombres que encargan trabajitos a Gustavo) aportan una gran paleta de colores y personalidades que hará que sumergirse en Los Ángeles de los años 80 resulte mucho más fácil.

Snowfall llegará a HBO España el próximo 6 de julio.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.