SKAM, la revolución noruega de la que todos hablan

Inauguramos una nueva sección en la web, donde queremos acercaros series extranjeras más allá de las americanas o británicas, ampliando las fronteras y descubriendo auténticas joyitas de la televisión. A estas alturas muchos sabréis de que vamos a hablar para empezar, pero para quienes no, hay una serie de televisión sobre adolescentes que está arrasando en Noruega, y en los últimos meses, a nivel mundial. Skam, dirigida por Julie Andem, sigue la vida de un reparto de escolares que atraviesan los obstáculos que acompañan a la madurez: el amor, la depresión, las enfermedades mentales, la religión, la sexualidad... Si, estamos ante una Skins para la nueva generación.

La comparación con Skins es inevitable, la serie se centra en un grupo de adolescentes singularmente fotogénicos, y como la serie británica, la serie intercambia a los protagonista, aunque en el caso de Skam es en cada temporada, en lugar de en cada episodio, y como Skins, la noruega utiliza el ir de fiesta como una cortina de humo para discutir temas más serios como la raza, la sexualidad y las enfermedades mentales.

Skam es un soplo de aire fresco, se adapta perfectamente al día de hoy, a cada día. Para empezar, tenemos la situación del contexto tecnológico de la serie, que no hace más que atravesar los límites entre la serie y nuestra rutina diaria, lanzando escenas o capturas de mensajes de texto, desde dentro de la propia serie, cada día a tiempo real.

Si un texto se envía a las 2:00 de la mañana en la serie, a esa hora es cuando se sube a la web de la serie, siendo efectivo en una generación de adolescentes faltos de sueño en Noruega. Los clips que se suben durante la semana, se agrupan en un episodio cada viernes, pero lo bueno que tienen las redes sociales, es que la mayoría de los fans siguen todas las cuentas de la serie y así están al tanto día a día en lugar de esperar a la dosis semanal de los viernes.

No filter

Una foto publicada por @isakyaki el

Cuenta oficial del personaje de Isak

Además, la mayoría de los personajes principales tiene cuentas de Instagram o Facebook, incluso ambos, así que si os sentís con necesidad de más material de Skam, podéis seguir a los personajes y ver lo que van compartiendo, formar parte de sus vidas, como si viviéramos en la serie.

Uno de los puntos negativos, o complicados de la serie, es la manera en como hablan los personajes, a parte claro está del propio idioma. Pero centrándonos en la manera de expresarse, donde Skins empleaba frases ingeniosas y meditaciones filosóficas, la mayoría de personajes de Skam, dejemos a un lado a Sana por ahora, hablan como, bueno, como adolescentes, y eso es de agradecer. Hay muchas vacilaciones, repeticiones y palabras arrastradas. Es un poco raro en los primeros episodios, hay muchos silencios durante la tercera temporada que se centra en Isak lidiando con su homosexualidad, luchando contra ella y aislándose del mundo. Vivimos con él en como se obsesiona con su móvil, viendo la televisión, navegando por internet, y observando a Even. Esto podría sonar horrible para la mayoría, pero no es así.

Lo bueno de Skam, es que aquello que podrías pensar que es aburrido, no lo es, todo pasa en un suspiro. De alguna manera todo ese tiempo en el que observamos por encima del hombro de Isak, como lee sus mensajes de móvil, o ver lo que ve en primeros planos, es algo maravilloso, porque pocas veces hemos podido ver antes una representación tan precisa en una serie de televisión de lo que se siente al enamorarse. Después de todo, normalmente nadie se enamora en el momento que conoces a la otra persona en una reunión de un grupo de teatro bastante peculiar, o en casi ninguna situación. En lugar de eso, tiendes a enamorarte poco a poco, pensando en esa persona después de conocerle, después de observarle durante un tiempo. Eso es lo grande de la serie, que podemos ser testigos de estos sentimientos de una manera totalmente natural.

Ver a Isak obsesionado por Even, echarle miraditas mientras disimula, los espectadores conseguimos llegar a estar tan interesados en Even como lo está Isak. Una conversación superficial sobre como hacer tostadas de queso, se convertirá en un asunto muy interesante. Una oportunidad de coincidir en el autobús nos pondrá la piel de gallina, ver a Even besar a su novia nos revolverá el estómago. Tras años de series donde el argumento es lo más importante, una serie que nos permite simplemente habitar el cerebro de alguien es una manera muy inteligente de reinventar la televisión.

Parte del encanto de la serie recae en su habilidad para que temas densos, temas que llegan tras las clases, se expresen de una forma tan fluida, se traten sin esfuerzo y esto se hace gracias a la ayuda de esos personajes. Mientras que tenemos a Isak todavía procesando su identidad sexual, le pregunta a Sana que opina el Islam sobre la gente gay e implica lo peor, que el Islam es homofóbico. Podemos llegar a pensar que con los otros personajes la respuesta llegase tras unos días de meditación, o una respuesta rápida con falta de repercusión, pero con Sana esto no ocurre, ella ofrece una respuesta inmediata pero inquebrantable:

"El Islam dice lo mismo siempre. Que toda la gente en este mundo tiene el mismo valor y que ninguna persona debería a las espaldas, ser violada, juzgada o burlado. Así que si escuchas a alguien usar la religión como una excusa para su odio, no escuches, porque el odio no deriva de la religión, deriva del miedo."

Ya he hablado sobre quien es el protagonista de la tercera temporada, Isak. ¿Pero quienes son en las dos primeras?

En la primera es Eva, de primer año, viviendo una nueva relación con su novio, Jonas, y sola, sin su mejor amiga que ya no le habla. La naturaleza de como empezaron como pareja lidera a Eva a un estado de inestabilidad y ansiedad del miedo al engaño que casi lo arruina todo. Pero esta situación le llevará a entablar una relación con cuatro chicas muy diferentes a ella pero con la clara intención de convertirse en sus mejores amigas.

La segunda temporada sigue a Noora, una chica inteligente, guapa y cabezota que es perseguida con mucho empeño por Wilhelm, que tiene un aire al Edward Cullen noruego. A pesar de su mala reputación como mujeriego y que es muy popular, Noora no podrá evitar enamorarse de él. Ella sufrirá en medio de este torbellino de sensaciones muchos problemas, incluyendo uno bastante grave que podría ocasionar el hermano del propio Wilhelm. Las escenas que le siguen hacen que la serie se sumerja en una narrativa más oscura. Como nota personal, esta serie me ha hecho vivir una montaña rusa de sensaciones que raras veces me hace vivir ninguna serie de la televisión.

Con todo esto, si estáis preparados para una serie que recompensa el tiempo invertido en verla, que da a sus personajes tiempo para pensar y respirar, y que te hace experimentar sensaciones como ninguna otra serie es capaz de plasmar, vuestra serie es Skam. No os engañaré, la tercera temporada es la mejor, mucha gente empezó justamente por esta temporada la serie, yo os recomiendo ir viéndola en orden, para vivir toda la experiencia, paladeando cada temporada y preparándoos para la cuarta que llegará muy pronto y que las apuestas apuntan que la protagonista será Sana.

No, no es la nueva Skins pero, de perdidos al río, argumentalmente es incluso mejor.

The following two tabs change content below.

Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

About Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.