Sin identidad 2×01: He vuelto para vengarme

Sin Identidad

Sin Identidad

Series: Sin Identidad

3.5 Stars

Summary

Tras seguir el rastro de su familia adoptiva y amigos para ver cómo han seguido con su vida mientras ella estuvo diez años en una prisión china y siendo obligada a prostituirse, María Fuentes regresa convertida en Mercedes Dantés para llevar a cabo su venganza

Coder Credit

Sin Identidad, una de las series españolas que más triunfó la pasada temporada, vuelve pare cerrar la apasionante historia de María fuentes. Cuando comenzó esta serie con un reparto llamativo tanto entre los más adultos como los jóvenes, parecía que su único punto a favor iba a ser el tratar un tema tan candente como son los niños robados, pero al final ha resultado ser muchísimo más.

21

Es cierto que el argumento general de Sin Identidad quedó claro desde el principio: Una familia de alta cuna, los Vergel, con una madre que no podía tener hijos y que decidió “adoptar” a una de las hijas de una prostituta drogadicta (la sana, claro, porque ya que están se van a lo mejor), ocultando al resto del mundo y a su propia hija lo que habían hecho. Especialmente porque el padre adoptado de la criatura era un importante juez que optaba a formar parte del Tribunal Supremo. Del biológico nada se sabe y no parece que vaya a haber novedades al respecto.

Pero aunque este argumento pueda resultar típico, donde hay un personaje bueno muy claro (aunque más que bueno sería inocente) y un par de personajes malos más que evidentes, son en realidad los personajes aparentemente secundarios los que consiguen darle más intriga a la historia. Ya que cada uno de esos personajes va a perseguir siempre sus propios intereses, y ahí es donde empieza lo interesante.

 si-miguel-angel-munoz1-a

Tenemos así a la hermana pobre de María, Amparo Duque (Verónica Sánchez) que es sin duda una de mis favoritas. No tanto cuando se comporta como una choni, (aunque solo por verla desprendida de ese aura angelical que adquirió en Los Serrano ya merece la pena) sino cuando deja claro que está harta de haber vivido una vida de mierda junto a una madre alcohólica y no teniendo más salida que ser prostituta en un pueblo perdido, mientras que su hermana tuvo la fortuna de ir a parar a una casa de ricachones donde le dieron todo hecho. Un tipo de vida que, cuando Amparo consigue experimentar, toma la decisión de hacer lo que sea para seguir ahí, cueste lo que cueste.

De este modo la diferente visión de las dos hermanas sobre la importancia de tener una vida acomodada o tener una vida que es tuya, supone uno de los argumentos principales, más allá del hecho de si María acabará vengándose de su familia por haberle destrozado la vida.

 706

Y es que el hecho de que María fuera adoptada sin ella saberlo no es sino la punta del iceberg. En cualquier otra circunstancia este hecho habría sido el más dramático de por sí, pero no cuando tienes la mala suerte de tener por tío a Enrique Vergel, hermano de la madre adoptiva e interpretado por Tito Valverde.

Tengo que admitir que este personaje es el que más me chirría. No porque Tito lo haga mal, que no lo hace (y por fortuna yo no vi El Comisario, con lo que no me choca tanto verle ahora de malo cuando fue durante años el más bueno de todos) sino porque no deja de interpretar a un malo de manual. Tan de manual que cada vez que tiene una conversación contando sus planes tan maquiavélicos, bien sea deshacerse de gente que le está molestando, chantajeando a otros, o directamente traficando con la salud de la gente solo para conseguir más poder, ahí está siempre la botella para echarse ese típico copazo con el que parece que el malo de la historia no puede hablar.

 2924_3

A día de hoy sigo sin entender por qué esa secuencia (la del malo llenándose una copa con whiskey mientras explica sus planes a su compinche) se repite hasta la saciedad. ¿Tal vez la primera vez que se hizo fue durante la Ley Seca para que quedara evidente la relación entre malo y alcohol? ¿O hay otro motivo ulterior que no llego a comprender? Si alguien lo sabe, que por favor me lo explique, pues hasta entonces mi teoría seguirá siendo que meten en el alcohol algún anestesiante para que el actor de turno pueda interpretar mejor esa cara inexpresiva.

El caso es que este personaje, siendo el principal malvado, es con el que menos disfruto por ser tan prototípico (en ocasiones solo le falta reir cual malvado de Disney), al igual que típicos me parecen los discursos que Mercedes suelta fuera de cámara... Demasiado yanquie para mi gusto, la verdad, sobre todo siendo algo que no pasa nada si se quita, pues se entiende perfectamente lo que está pensando la muchacha sin necesidad de que nos lo repitan todos los días.

En ese sentido son los “otros” malos, los que más “simpatía” me despiertan. Ya he comentado a Amparo Duque, siendo el otro personaje femenino a destacar el interpretado por Lydia Bosch como Luisa Vergel, madre adoptiva de María y hermana de Enrique (lo llevan en la sangre, eso está claro). Y aquí sí puede que mi gusto por Lydia Bosch esté afectado porque yo sí que ví la mítica serie de “Lleno por favor” donde Bosch no podía ser más inocente, pero el caso es que me encanta este personaje.

 8408_967_544

Sobre todo me encanta lo consecuente que es en todo lo que hace por el modo en que la han educado y donde absolutamente nada es más importante que mantenerse fiel a sus creencias religiosas. Aunque ello implique negarse a sí misma (tuvo algún que otro escarceo lésbico) y hacer daño a su propia hija. Algo que resulta difícil de creer desde mi perspectiva, pero donde lo importante es que ella consigue que resulte creíble, por mucho que no aceptemos esa forma de ser.

Y por último están los personajes masculinos que, a la intriga de un Enrique Vergel que manipula a toda su familia, comete asesinatos como quien no quiere la cosa (recordemos que él mató a la madre biológica de María), y al deseo de venganza de una María que las ha pasado canutas hasta llegar a donde está ahora (club de alterne y cárcel china incluidas) se añade una intriga más amorosa.

 7

Por regla general suelo renegar de estas tramas amorosas porque suelen acaparar toda la atención de la serie de un modo casi monopólico, pero en este caso me está gustando. De entrada, los posibles pretendientes de María (Juan, el abogado íntegro y elegante, y Pablo, el informático que no suele seguir las reglas), son tan diferentes que es imposible que no te decantes por uno nada más verlos. Con lo que el ver si tu favorito es el que ella elige al final aporta otro interés a la serie.

En la primera temporada la trama de este triángulo amoroso se centró en los dos buscando el interés de María (cuando ella aún no había pasado por el club de alterne y la cárcel, claro está) y eligiendo ella al abogado íntegro. Algo que no me gustó, para qué mentir, porque mi favorito era el informático, que para más INRI cuidaba de su hermano pequeño y eso siempre da puntos. Así que intuiréis que ahora estoy como loca por ver cómo va a ser la nueva relación entre María y Juan, después de descubrir que su querido novio lleva años trabajando con el hombre responsable de haberle destrozado la vida.

 1404323408_679341_1404323437_noticia_normal

Juan Prados se convierte así en el gran misterio de esta temporada (al menos con el primer capítulo) pues todavía no queda del todo claro por qué está trabajando con el hombre que sabe que robó a su antigua novia de su madre biológica. Porque si algo bueno tiene esta serie es que no se producen esos cambios de personalidad tan propios de tantas otras, donde más parece que han perdido la memoria en vez de haber cambiado de opinión, con lo que está claro que hay un motivo ulterior para haber hecho lo que ha hecho… ¿Ha optado por lo fácil, que es unirse a los que tienen el poder? ¿O está haciendo lo mismo que María, que es intentar acabar con ellos desde dentro?

Todavía queda mucho para desvelar este y otros secretos, así como saber si María consigue su venganza como Mercedes Dantés o Como María Fuentes Vergel. Trece capítulos más para cerrar una serie que se ha desarrollado en tan solo dos temporadas, y ese precisamente es otro de sus grandes puntos a favor. Porque, ¿para qué alargarla hasta la saciedad, cuando en dos temporadas puedes conseguir un resultado perfecto en cuanto a intriga, tensión y drama?

Pues eso.

 
The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.