Si Dios quiere

Si Dios quiere

Si Dios quiere

2.5 Stars

Summary

¿Qué pasa cuando un padre autoritario y ateo, lo que se considera liberal, descubre que su hijo quiere convertirse en cura?

Coder Credit

El cine europeo, caracterizado por su género independiente en la mayoría de las ocasiones, e incluso rozando el drama con los dedos, se adentra poco a poco en las comedias más allá de las fronteras españolas y francesas. Esta vez son los italianos, dirigidos por Edoardo Maria Falcone, los que intentan hacerse con el género.

La cinta protagonizada por Marco Giallini habla sobre los diferentes miembros de una familia italiana acomodada y su relación con la religión. Tomasso (Giallini) es un cirujano reconocido, que intenta preparar a la familia para a probabilidad de que su hijo Andrea (Enrico Oetiker) anuncie que es gay. Sin embargo, la importante charla del joven con su familia deja a todos impactados. Andrea no es gay, ha encontrado su vocación. A pesar de pertenecer a una familia completamente atea, ha descubierto su amor a la religión gracias a Don Pietro (Alessandro Gassman), un cura de mediana edad que motiva a todos aquellos que pisan sus sermones.

Por otro lado, esta revelación hará que la familia se distancie más de lo posible a simple vista. Carla (Laura Morante) no es feliz al lado de Tomasso, viendo como su marido se ha convertido en aquello que ambos odiaban cuando eran jóvenes revolucionarios. Sin hijos a los que cuidar, siente un vacío que ya no puede llenarse con nada, y decide unirse nuevamente al grupo antisistema al que pertenecía. Su hija Bianca (Ilaria Spada) siempre ha sido despreciada por su padre, al no ser lo suficientemente inteligente para él, y sus problemas maritales solo harán que los que existían con su hija, quien intenta comprender la religión para así comprender a su hermano, no hagan más que aumentar.

Con toda la familia en su contra, Tomasso tendrá que unirse a Giani (Edoardo Pesce), el marido de su hija y del que no tiene miedo a hablar de forma negativa, para disuadir a su hijo de sumergirse en el seno de la Iglesia católica, llegando incluso a buscar a Don Pietro y hacerse pasar por pobre y desesperado para encontrar una debilidad del hombre.

Edoardo Maria Falcone intenta crear una comedia incómoda, con tintes llegados de House en cuanto al carácter del personaje principal, y la que los espectadores lleguen a ese momento catárquico diez minutos antes del fin de la proyección. Sin embargo, las situaciones “incómodas” pasaban a ser sencillamente insultantes y más que provocar risas, hacían que los presentes fruncieran el ceño.

SeDioVuole359

No ayudaba a crear el ambiente cómico el hecho de que gran parte de la película esté lleno de un halo dramático, no como la representación de exageración, sino momentos realmente tristes y cargados de sentimiento, especialmente llegado el final, dejando al espectador con una sensación de vacío, sin más.

Si bien esta balanza se puede considerar como lo peor de la película, si hay algo en Si Dios quiere que lo haga resaltar, son sus personajes. Imperfectos, rotos y arreglados una y otra vez, la familia se acerca más a lo que puede llegar a ser un núcleo familiar normal de lo que cualquiera del gran Hollywood intente, trasportando a menudo a los espectadores a sus propias anécdotas. La construcción de todos y cada uno, así como su historia y posterior evolución, atrapa a aquellos que le den una oportunidad a la cinta italiana, con alguna excepción que pasa desapercibida, como es el hilo argumental de Carla.

La película llegará a las pantallas españolas el próximo 10 Junio 2016. Hasta entonces, tendremos que conformarnos con los clips difundidos por la red, alentándonos a disfrutar de una nueva producción italiana.

The following two tabs change content below.

Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.

About Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.