Sherlock 4×02: The Lying Detective

4x02: The Lying Detective

4x02: The Lying Detective

Series: Sherlock

3.5 Stars

Summary

Sherlock se sumerge en un viaje a través de su adicción a las drogas para conseguir que John vuelva a su lado tras los tristes acontecimientos del anterior episodio. El objetivo será Culverton Smith, un filántropo millonario cuyo instinto le dice a Sherlock que es un malvado asesino en serie.

Coder Credit

Entre la gran cantidad de cosas que The Lying Detective intenta demostrar, esta la que más sobresale. La urgente necesidad que necesita la serie de representar a su protagonista y sus poderes de deducción. El segundo episodio de la cuarta temporada, es un viaje salvaje y lleno de drogas a través de los esfuerzos narcisistas de Sherlock por conseguir que John vuelva a su lado y que lo absuelva de cualquier culpabilidad por los eventos que ocurrieron en el anterior capítulo.

Estamos ante un giro y otro en la estructura de la historia, que se desvanece por sí sola ante los elementos visuales que pretenden reflejar el descenso de Sherlock a la adicción y su búsqueda, aparentemente quijotesca, de reunirse con su amigo atrapando a un asesino en serie que ha estado ocultándose a plena vista durante años.

Pero dejando de lado la historia, tenemos de vuelta algo que echábamos de menos y que nos encanta, ver a Sherlock haciendo sus propias deducciones, no importa lo extravagantes que sean, y las muestra de una manera que nos entretenga y nos divierta para demostrar que tiene razón. Hay que aplaudir a los artistas visuales en este episodio. Gracias a estos trucos, los análisis de Sherlock son algo más que un narcisista explicando el argumento a los personajes que no procesan la información como él.

La secuencia donde él interactúa con Faith Smith (o la que creemos que es Faith), la mujer que está convencida que su padre, Culverton Smith (Toby Jones) ha matado a alguien,  la noche que pasan juntos comiendo patatas fritas, además del recorrido que hacen y sus explicaciones, son de lo mejor del episodio.

Puede que incluso el elemento más coherente del episodio es ver a Sherlock, deduciendo la vida de Faith a través de contemplarla y analizar el trozo de papel que le da, tanto por el olor, el gusto y el tacto. Este despliegue de deducciones son lo que hacen grande a este personaje y a esta serie, y es lo que necesitamos, más allá de cualquier traslado a lo sobrenatural.

Ver a Sherlock interactuar con Faith (o Euros, aunque eso lo dejamos para más adelante) es como si la serie volviera a una parte de ella misma que había desaparecido entre las exigencias de ofrecer un espectáculo que genera tanta expectación que dura tres veces cada tantos años. Me encanta la serie, pero al mismo tiempo se nota que necesita una consistencia en términos de como la serie representa a su personaje principal y como puede perderse la atención con tanta sub-trama demasiado enrevesada.

Es aquí cuando se ve especialmente, al final del capítulo, donde el guión de Steven Moffat presenta al tercer hermano Holmes que se nos ha estado introduciendo desde hace tiempo. Sabíamos algo de esto gracias a Mycroft y su referencia a Sherrinford, y "al otro", pero nunca habríamos imaginado que este hermano, en verdad era una hermana, Eurus, interpretada por Siân Brooke. Puede que a muchos les pasara desapercibido, como a mi, que la Faith Smith que se presenta ante Sherlock, no es la verdadera hija de Culverton, y que ella y la nueva terapeuta de John, eran la misma persona. Y más, si hay que asimilarlo, cuando se descubre su verdadera identidad cuando apunta con una pistola a John. No da tiempo a digerir nada.

Es bastante increíble que el propio Sherlock Holmes no pudiera intuir que su "hermana" estuviera jugando con él. De nuevo, la reaparición del hábito de drogas de Sherlock es un recurso muy conveniente así como el mágico suero TD-12 que emplea Culverton para borrar los recuerdos de aquellos a los que les confiesa sus crímenes. Echémosle la culpa a las drogas y todo solucionado.

Y puede que este recurso hubiera sido pasado por alto, si el episodio se hubiera centrado más en su estrella invitada, y el giro de emociones que siente John por su pena. Pero ya que el capítulo en sí está a rebosar de material, no por nada tardan casi la mitad del episodio en reunirse cara a cara Sherlock y Culverton, esos dos elementos acaban recibiendo un trato rápido y más corto de lo esperado. Y de nuevo el cliché de la culpa, como ya habíamos visto anteriormente en la serie con Sherlock viendo o hablando con un John imaginario, tenemos a John viendo a su mujer muerta Mary como la culpa que le pesa en su conciencia. No me malinterpretéis, justamente Martin Freeman y Amanda Abbington tienen una gran química en pantalla, dejemos a un lado su vida privada que fue y es, y estas escenas añaden una emoción que no habríamos encontrado quizás sin la presencia fantasmal de Mary, es más, esa confesión final que le hace John le da un punto final perfecto a esta pareja. Pero aún así, aunque nos encanten sus interacciones, esto no excusa el uso masivo de este recurso durante todo el episodio. 

Lo mismo pasa con Culverton. La serie trae aToby Jones para interpretar a un villano malvado, pero, desperdicia todo este potencial para vendérnoslo poco y simplemente apuntándolo con el dedo diciendo que es un monstruo y que nos enseñen lo horrible que es Culverton riéndose de manera maníaca. Menudo malo maloso. Sherlock se dedica a demostrarnos que él es un villano, que por su poder político, financiero y social, es un asesino en serie intocable. Sus argumentos poco nos muestran la conexión del personaje con el hospital que construye, o el tema de marketing de los cereales "Cereal Killer" para mostrar que realmente es un asesino en serie.

Apenas hay una lógica creíble, solo que Culverton es quien necesita el episodio que sea para crear una distracción del giro sorprendente de que la hermana de Sherlock es, aparentemente, parte del plan de Moriarty para vengarse más allá de la tumba.

The Lying Detective es un batiburrillo de cosas increíbles, pequeñas piezas que por separado nos encantan, nos emocionan y nos intrigan, pero cuya única finalidad es encajar todo para un final sorprendente. Y eso es lo que nos prometen para el último episodio. Nos promocionaban el peor de los villanos en esta temporada... ya sabemos que Culverton no lo era ni por asomo, veremos si la venganza de Moriarty nos deja con la boca abierta o solo es una cortina de humo más.

The following two tabs change content below.

Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

About Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.