Shadowhunters 2×15: A Problem of Memory

Shadowhunters 2x15: A Problem of Memory

Shadowhunters 2x15: A Problem of Memory

Series: Shadowhunters

4 Stars

Summary

Por fin nos enteramos a quién tiene encerrado Sebastian en el armario y cómo encaja casi todo. Además, Simon no quiere ni hablar ni ver a Clary, Alec decide trasladar a Valentine a Idris y conoceremos a Aline Penhallow.

Coder Credit

Tras una semana sin “Shadowhunters”, la serie vuelve para dar un vuelco y dejarnos con la boca abierta a todos los que creíamos que sabíamos lo que iba a pasar. Porque una vez más, la serie se aleja de los libros y toma un rumbo diferente.

Han pasado muchas cosas en este episodio y pasaré a hablar de cada una por separado, pues no ha habido una línea argumental que uniera todo; lo más “general” ha sido el hecho de que van a trasladar a Valentine a Alicante. Pero dejaré eso para el final y la revelación que nos han traído los últimos minutos del capítulo.

Por una parte, vemos las repercusiones de la visita a la corte seelie. Jace quiere hablar con Clary y sabe que siente algo por él pero Izzy le recomienda que, por consideración a Clary y a Simon, no haga nada. Es más, en este episodio, Clary y Jace no se cruzan ni una vez si la memoria no me falla.

Eso nos deja la otra parte del triángulo, Clary y Simon. El más perjudicado con todo esto, claro, es Simon, que acaba de presenciar cómo el amor de Clary por Jace es más fuerte de lo esperado. Metido en su propia espiral de autodestrucción, Simon acaba aceptando la invitación de uno de los vampiros que lo admira por ser un diurno de beber plasma, que se ve que es más fuerte que la sangre tal cual.

Drama entre amigos

Tras el chupito de plasma, Simon acaba en un local en el que hay humanos que se prestan a que cualquier vampiro los muerda de manera voluntaria. Y Simon no puede evitar morder a una chica que se ofrece. Lo siguiente que vemos de Simon es que se despierta en su cama, manchado de sangre cuando oye cómo Clary aporrea su puerta, harta de que no le conteste al teléfono.

Simon hace uso de su supervelocidad de vampiro y enseguida abre la puerta para encontrarse con una desesperada Clary que no sabe cómo arreglar lo que ha pasado. En una de las escenas más emotivas de la serie, Simon rompe con Clary, pues como él dice, aunque ella le diga que lo ama, no lo ama de la misma manera en que él a ella y se da cuenta de que fue un error empezar siquiera a salir.

Es cierto que Clary ama a Simon, hasta Izzy se da cuenta cuando le dice que es posible amar a dos personas al mismo tiempo, pero creo que Simon ha dado en el clavo con lo de que no lo quiere de la misma manera que él a ella. No es nada agradable ver cómo Simon sufre, pero Clary tampoco lo está pasando bien y la pobre está tan confundida con sus sentimientos que es imposible no llorar por ambos.

Más tarde Simon irá al Instituto para hablar con Clary una vez más, y así vemos cómo prometieron en su día ser amigos para siempre, pasara lo que pasara, y Simon le dice a su amiga que no puede imaginarse el mundo sin ella. Ya pensamos que se van a medio arreglar las cosas, pero nos vuelven a romper el corazón porque no podía ser todo tan fácil: Simon necesita estar un tiempo alejado de Clary para poder superar esto de manera definitiva.

Sé que tienen muchos detractores, pero a mí me gustaba la pareja qué queréis que os diga

Clary no puede evitar echarse a llorar pero todo hay que decirlo, la chica lo entiende y le dice que estará ahí para lo que quiera y cuando quiera, tarde lo que tarde. Tengo que decir que durante todas las escenas entre Kat y Alberto se nota la gran mejora en el nivel de actuación de ambos actores, no quiero ni acordarme de algunas escenas de la primera temporada que daban algo de vergüenza ajena.

Aparte del drama romántico, Simon se ve involucrado en un asunto bastante feo: una mundana ha muerto, atacada por un vampiro que le ha sorbido toda la sangre y claro, ¿sobre quién recaen las culpas? Sobre Simon, pues Ollie, la policía compañera de Luke, encuentra las huellas del chico en la víctima. Ollie se lo cuenta a Luke por teléfono, que segundos antes estaba hablando con Simon sobre lo de emborracharse con plasma (es que Luke es un padrazo) y Simon con su superoído de vampiro oye la conversación telefónica y sale pitando de allí.

Simon se pasa la mitad del capítulo hecho polvo por lo de Clary y la otra mitad hecho polvo pensando que mató a la mundana sin darse cuenta, porque no recuerda nada de lo sucedido la noche anterior (no bebáis plasma, niños). Al final, se revela que no, que no fue Simon sino precisamente el vampiro que lo metió en todo esto, y pese a que Clary y Luke van en su busca para evitar que lo detenga Ollie, siempre llegan tarde a todo: Ollie lo detiene pero cuando Simon se entera de que a la víctima la mordieron en los pies, se da cuenta de que él no pudo ser y va a buscar al otro vampiro.

Cuando lo encuentra, se da cuenta de que fue él el que la mató y en una pelea, Simon acaba matando al asesino. ¿Todo arreglado? Excepto que Ollie ahora sabe que los vampiros existen, eso si es que se cree todo lo que le ha contado Simon. Por si las moscas, Luke le pide ayuda a Raphael, que le borra la mente a Ollie y de paso le hace creer (bueno, era verdad, así que tampoco es ‘hacerle creer’ el término exacto, pero me entendéis) que el otro vampiro fue el que mató a la chica y que ha desaparecido.

Que no hombre, que no te voy a decir que conseguí mis superpoderes mordiendo a mi novio

Y hablando de Raphael, es necesario mencionar que en este capítulo intenta otra vez sonsacar a Simon sobre cómo se convirtió en un diurno, y es necesario también decir que, pese a que a Simon le habría venido muy bien la ayuda de Raphael en ese momento, ni así traiciona la palabra que le dio a Jace de que guardaría el secreto. El Jimon es real, gente.

Por otra parte, en este episodio Magnus está un poco ido. Tan ido que obviamente Alec se da cuenta, y pese a que al principio piensa que debe dejarle espacio, tras un consejo de Izzy (sí,en este capítulo, Izzy se convierte en la consejera de todo el mundo) decide que es hora de que Magnus haga honor a su propio consejo: cuando las cosas se compliquen, no me alejes.

Así es como nos enteramos de otro trocito de la vida del brujo, pues vemos escenas de Magnus de niño que no entendemos hasta que Magnus le cuenta a Alec que, tras la tortura a la que fue sometido cuando pensaban que era Valentine, no hace más que recordar el peor momento de su vida. ¿Y cuál es ese momento? Pues haber matado a su padrastro cuando de niño se encontró muerta a su madre en la cama, que se había suicidado y su padrastro le echa las culpas al pobre Magnus, al que llama abominación.

El pequeño Magnus no pudo soportarlo y acabó con la vida de su padrastro. Magnus no quería que Alec supiera lo que hizo, pues piensa que lo va a rechazar, pero ¡Magnus! ¿Quién te crees que es Alec? Alec lo abraza y vemos cómo Magnus se emociona por el gesto de su novio. Pero qué pareja tan ideal y qué gran actor es Harry.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah #goals y esas cosas <3

Alec se pasa también el capítulo dudando de su capacidad como líder, pero tiene a Jace que lo apoya y le asegura que ha nacido para ello. Y ahora volvemos al tema “principal”, Sebastian. Porque esta semana se revela lo inesperado: Sebastian es real y existe sí (para eso nos traen a Aline Penhallow, su prima, que lo anda buscando) pero está encerrado en el armario del falso Sebastian.

Sí, la persona a la que Sebastian tenía atrapado era él mismo. Vale, eso no tiene sentido así puesto pero me entendéis. Resulta que al final del episodio nos enteramos de que “Sebastian” no es otro que el hijo de Valentine. ¿Me atrevo a llamarlo Jonathan Christopher? Porque con tanto cambio, una no sabe ya con qué la van a sorprender los guionistas.

El caso es que el verdadero Sebastian se escapa del armario, pero antes de que logre llegar a donde Aline e Izzy conversan, JC (dejadme abreviar ese nombre larguísimo) lo mata. Bye Sebastian, nos has dado la sorpresa del año. Lo que no han cambiado con respecto a los libros es que Aline es lesbiana y lo oculta al resto de su familia, pero el verdadero Sebastian sí que conocía su secreto. Pero desgraciadamente, Aline llega y se va en el mismo episodio, pues “Sebastian” le pide que vaya a visitar a una familiar suya porque está preocupado por ella y Aline acepta y se marcha del Instituto.

Aline se ha paseado por aquí pero para la próxima dadle algo con más fundamento en el guión por favor

Todavía falta por explicar el traslado de Valentine. O más bien, su escapada, pues tras borrarle la runa del Círculo de su cuello con un borrador de runas portátil la mar de útil porque en Alicante no podía entrar con ella puesta, Magnus crea un portal hacia Idris por el que saltan Jace, Izzy y algunos cazadores más.

Pero justamente el cazador que acompañaba a Valentine no aparece en Alicante (por fin vemos brevemente la ciudad, y por cierto, por qué no acompañan Jace e Izzy a Val en vez de un cazador cualquiera que puede morir sin que a nadie le importe), sino que se lo ha servido en bandeja a JC, que había amenazado a la familia del cazador si no hacía lo que le pedía. Y mala suerte para dicho cazador, pues no sabemos qué pasa con su familia pero sí vemos cómo JC mata sin piedad al pobre hombre.

Valentine no entiende qué hace allí con JC, y ahí es cuando éste se revela ante él quitándose la runa esta que le hacía tener la apariencia de Sebastian. ¿Y a quién nos encontramos? ¿A otro chico guapo? Qué va, nada más lejos de la realidad. Lo que tenemos ante nosotros es una persona quemada, torturada, sin piel, pelo o cualquier cosa que lo pueda identificar como humano. Bueno vale, tiene dos ojos, pero una pinta muy chunga.

¿Qué le ha pasado al hijo de Valentine? ¿Valentine sabía que seguía vivo? ¿Qué pretende JC? ¿Puede llegar el próximo episodio mañana mismo? La espera se va a hacer eterna.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

Latest posts by Natalia Méndez (see all)

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.