Sergio Peris-Mencheta nos acompaña en el preestreno de Snowfall

Para la presentación de Snowfall, la nueva serie de FX que HBO España estrenará el próximo 6 de julio y cuya crítica ya podéis leer en la web, tuvimos la suerte de contar con uno de los actores protagonista: Sergio Peris-Mencheta. El actor madrileño quiso compartir con nosotros sus impresiones del piloto (que veía por primera vez) así como anécdotas del rodaje, y que eran unas cuantas.

Snowfall llega como una de las series estrella de FX de esta temporada, en la que han invertido un presupuesto asombroso: 10 millones de dólares para el piloto y 4 millones por cada resto de episodios de la temporada. Pero sin duda lo más sorprendente es que la serie estuvo a punto de quedarse en el camino...

La idea de hacer esta serie surgió hace casi dos años –comentaba Sergio Peris-Mencheta- que fue cuando gravé el piloto después de haber firmado un contrato por siete años y donde, básicamente, los creadores y productores de la serie estaban encantados conmigo. Yo creo que en realidad lo que estaban era un poco desesperados -reía-, porque cuando hice la prueba llevaban como tres meses buscando a Gustavo, el personaje al que yo interpreto, sin dar con él, y cada vez estaba más cerca el día de empezar a rodar el piloto.

El caso es que hice la prueba con poquísimo tiempo para prepararme y encima tuvo que ser grabándome con el móvil en un descanso de la obra de teatro que estaba haciendo por ese entonces... Lo más gracioso es que tuve que pedirles a mis representantes que dijeran que estaba en un retiro espiritual para que los directores de casting me dieran más tiempo para preparar la prueba, porque  tenía miedo que si decía lo del teatro, a lo mejor ya no les interesaba tanto un actor "que prefería hacer teatro a su serie"... Y oye, ¡acabaron encantados! (por eso es que creo que estaban más desesperados que encantados) Así que una semana después ya había firmado el contrato y gravé el piloto. Me comentaron entonces que en un par de meses empezaríamos a rodar el resto de episodios, pero cuando llegó octubre se empezaron a oír grillos y nadie decía nada por ningún sitio.

Yo llamé a mis representantes para ver qué pasaba, y cada vez que se ponían en contacto con el equipo de la serie siempre les decían lo mismo: que se estaba retrasando un poco, pero que seguía adelante. Y así pasaron los meses. Claro, yo tenía firmado un contrato, por lo que no podía hacer nada más en ese momento, y no tuve más remedio que dejar pasar muchas películas y proyectos en los que me habría encantado participar… Hasta que pasaron casi ocho meses desde que rodé el piloto y me dijeron que no: que aunque la idea gustaba a FX, ahora no era el momento de hacer esa serie.

Y sin embargo, al final la serie sí se ha hecho.

Eso es para que veáis cómo funcionan las cosas allí y la pasta que se gastan. Porque casi un año después de haber rodado el primer piloto, FX ¡volvió a gastarse 10 millones de dólares para rodar otro piloto! Y en ese piloto, de los 35 actores que participamos en la grabación del primero sólo sobrevivimos 3: el chico que hace de Franklin, otro chico que además cambió de personaje de un piloto al otro, y yo. Pero lo más cachondo es que tuve que volver a hacer otra prueba para el mismo personaje (debían estar otra vez desesperados) aunque a mí me dijeron que en realidad el papel ya era mío… lo que era mentira.

Pero ahora que he visto ese segundo piloto, definitivamente ha mejorado. De entrada, aunque la trama se sigue centrando en las tres mismas historias de Franklin, Teddy y Gustavo, ahora se le ha dado más peso a otros personajes relacionados con cada una de las historias, mientras que otros personajes que al principio parecía que iban a tener más peso, por ejemplo, en este piloto directamente mueren.

¿Y de dónde vino ese cambio de parecer entre un piloto y otro?

Todo fue gracias a una figura que por aquel entonces yo no conocía, y que es el más importante a la hora de sacar adelante una serie: el showrunner. Aunque los productores eran los mismos del primer piloto, así como parte de los directores y guionistas, FX contrató para el segundo piloto a Dave Undron como showrunner y co-guionista de ese segundo piloto junto a Tommy Schlamme como productor ejecutivo, quien es algo así como "el salvador de series de FX". Básicamente, cuando parece que una serie no termina de enganchar ya desde el piloto, es a él a quien llaman los de FX para que le de un giro nuevo y se encarga, prácticamente a medida que se está rodando la serie, de seguir desarrollándola para que todo tenga un sentido.

Eso es precisamente algo que me ha sorprendido muchísimo de cómo trabajan en Estados Unidos, al menos con esta serie. Siempre pensaba que desde el principio los guionistas sabían cómo iba a terminar una serie, aunque fuera siete temporadas después. Por ejemplo, con la serie de “A dos metros bajo tierra”, que considero una auténtica maravilla, recuerdo que cuando vi el último episodio pensé: “¡los cabrones sabían desde el principio todo lo que iba a pasar en ese último episodio!” Pero al rodar “Snowfall” me he dado cuenta de que no. Que en realidad lo que tienen los guionistas, y sobre todo el showrunner, que es el que se encarga de mantener esa continuidad en la serie, es una capacidad asombrosa de seguir desarrollando cada personaje a medida que ven lo que ya se ha rodado, cuando al principio no tenían ni idea de qué es lo que iba a pasar con ese personaje en concreto.

¿Y eso es lo que ha pasado también con tu personaje: Gustavo Zapata?

En mi caso eso se ha visto incluso más de lo normal, porque el personaje de Gustavo es ese que llaman "personaje misterioso" y que a los guionistas les encanta porque, como se sabe tan poco de él, pueden ir añadiéndole cosas a medida que se desarrolla la serie. Por ejemplo, ahora mismo no tengo ni idea de si mi personaje tiene familia o no porque, a diferencia del resto, en su trama está prácticamente solo desde el principio.

Y aunque los guionistas me digan que sí saben lo que va a pasar, ya sé que tienen tan poca idea como yo de lo que va a pasarme más adelante. Al menos, en cuanto a detalles que sirven para enriquecer a ese personaje, y que muchas veces van surgiendo a medida que se desarrolla la trama, cuando de repente piensan que introducir algún detalle del pasado ayudaría; mientras que otras veces es directamente la capacidad del actor para desarrollar una faceta en la que, aunque al principio no hubieran pensado, han sabido ver que de ahí se podía tirar para sacar algo interesante.

Háblanos del rodaje en Estados Unidos. ¿Cómo te has desenvuelto?

El rodaje de Snowfall es una auténtica Torre de Babel. Yo siempre pensaba que sabía hablar inglés, pero es llegar a Los Ángeles, donde se te juntan los acentos americanos, mexicanos, afroamericanos e incluso ingleses (el chico que hace de Franklin es inglés, así que cuando terminamos de rodar te habla con acento inglés) y no enterarme de absolutamente nada.

En ese sentido Judith Scott, la actriz que hace de Claudia en la serie, se convertió en mi salvadora porque al principio no me enteraba de absolutamente de nada. Y muchas veces, cuando terminaba de rodar y el director me decía algo, yo era todo sonrisas y "aha, aha. Ok" pero era darse la vuelta el director y decirle "por favor, dime qué cojones ha dicho, que no me he enterado de nada". Ella y yo, junto con otro chico que era portugués, acabamos creando una pequeña familia porque nos ayudábamos entre los tres a la hora de entender el idioma. Y si por ejemplo yo no entendía lo que me decían en inglés, a Judith le pasaba lo contrario con el español, porque ya lo tenía muy olvidado, así que se apoyaba en mí.

Pero tu personaje es Mexicano.

Sí. Y esa es otra anécdota muy interesante. Porque por un lado yo muchas veces les pedía a mis representantes que me enviaran notas de audio en español con lo que debía decir, sobre todo para la prueba cuando me estaba jugando el papel de Gustavo, porque ellos eran los que me traducían el guión desde el inglés. Y luego yo debía traducir esa frase de español al mexicano, para lo que tuve que contratar a un profesor de acentos, y que es otra persona que me ha salvado la vida y sin la cual no estaría en Snowfall.

Porque los guiones, tanto del piloto como del resto de episodios, te llegan sólo tres días antes de empezar a rodar. Y en mi caso el guión está íntegramente en inglés pero, en las partes en las que habla Gustavo, simplemente ponen entre paréntesis: traducir al mexicano. Vamos, que tienes que buscarte la vida para hacerlo bien.

Pero con ese problema del idioma, la verdad es que he aprendido a desarrollar una capacidad de imaginación e inventiva asombrosa para que, apenas entendiendo un par de palabras que dicen, ya intuir de qué están hablando. Y en ese sentido lo mejor fue lo que me pasó en la lectura del guión final, y que además era el último casting pero a mí no me lo dijeron. Aun así, que la lectura del guión se hiciera delante de unas 30 personas trajeadas, que eran los ejecutivos de la cadena, ya imponía bastante incluso pensando que no me estaba jugando el papel.

El caso es que cuando comenzaron a leer el guión los primeros actores, os juro que no me enteraba de absolutamente nada de lo que decían. Yo sólo veía que pasaban las páginas del guión pero no tenía ni idea de por dónde iban o lo que estaba pasando. Y a esto que llegamos a la página del guión donde, al final del todo, estaba la primera frase que decía mi personaje. Y entonces, de repente, se hizo un silencio en la sala bastante largo. Yo pensé que no podía ser que me tocara ya a mí, porque mi frase estaba al final de esa página y acabábamos de empezarla. Pero a esto que el silencio era cada vez más y más largo y yo seguía dudando en hablar o no, porque ya lo peor que podía pasarme era que empezara a hablar cuando le tocaba a otro. Así que me dije: por tu madre, aguanta y no digas nada... Y entonces se oyó en la sala un "¿Sergio?"

Y lo dicho, desarrollas una capacidad de inventiva asombrosa porque, ¿qué hice yo? Pues con un par levanté la mano pidiéndole calma al director, en plan "necesito concentrarme para meterme en el papel" porque claro, como el resto del mundo sí sabía que ese era el último casting, había muchos que estaban en modo superconcentrado. Así que yo hice lo mismo, dejé que hubiera un poco más de silencio, incluso pidiéndole calma al compañero que tenía al lado y que estaba un poco preocupado porque siguiera callado, y ya sí leí mi frase.

Como veis, la capacidad de Sergio Peris-Mencheta no solo traspasa fronteras sino que está presente tanto delante como detrás de las cámaras. Nosotros le deseamos lo mejor para este gran proyecto en el que se ha embarcado tras casi dos años de espera, y del que todos podréis disfrutar en HBO España a partir del 6 de julio.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.