Rogue One: Una historia de Star Wars

Rogue One: Una historia de Star Wars

Rogue One: Una historia de Star Wars

4 Stars

Summary

Llegan rumores a los Rebeldes de que el Imperio ha creado una gran arma capaz de destruir planetas enteros. Para conseguir saber más sobre ello, deberán reclutar a Jyn Erso quien será la única capaz de llegar hasta el líder más radical de los rebeldes quien tendrá en su poder un mensaje que lo cambiará todo. Esta es la historia de los rebeldes que consiguieron los planos para destruir la Estrella de la Muerte.

Coder Credit

Tras el gran éxito del año pasado con Star Wars: El Despertar de la Fuerza, Disney ha querido aprovechar en lanzar cada dos años películas spin-off del universo Star Wars y esto ha provocado una mezcla entre emoción y miedo. Mientras que el Episodio VII consiguió revivir el interés en la gran pantalla de la mítica saga, las precuelas nunca lo consiguieron, haciendo de Rogue One una apuesta muy arriesgada. Afortunadamente, el director Gareth Edwards nos ofrece una dosis dramática de ciencia ficción con escenas llenas de acción trepidante, personajes más que encantadores y guiños divertidos a todos los niveles para los fans de Star Wars. Un maravilloso tributo a los rebeldes que consiguieron los planos para destruir La Estrella de la Muerte. ¡Bravo!

Pongámonos en situación temporal, nos encontramos entre el Episodio III: La Venganza de los Sith y Episodio IV: Una Nueva Esperanza. La rebelión ha empezado a tomar forma, gracias a los antiguos senadores del Imperio como  Bail Organa y Mon Mothma, quienes se oponen a las políticas fascistas del Imperio. Desde la base secreta establecida en Yavin, los rebeldes llevan acabo operaciones para truncar los planes imperiales. Estos rebeldes están compuestos por espías, militares, asesinos y cualquiera que quiera ayudar a la causa, no hay límites. Algunos son más radicales que otros pero todos tienen un objetivo común, destruir al Imperio o al menos no dejarse aplastar por él.

Mientras tanto, el Emperador y a su lado, Darth Vader, preparan una de las mayores armas letales que haya visto la galaxia, la Estrella de la Muerte. Un arma capaz de destruir planetas enteros en cuestión de segundos.

Los líderes de la Alianza rebelde decidirán unir a su causa a Jyn Erso (Felicity Jones) para encontrar a uno de los líderes más extremistas de los rebeldes, Saw Guerrera (Forest Whitaker) con la ayuda del soldado rebelde, Cassian Andor (Diego Luna). La misión será conseguir, a través de Guerrera, llegar hasta el desaparecido padre de Jyn, Galen Erso (Mads Mikkelsen), el ingeniero responsable de la Estrella de la Muerte. 

A pesar de querer quedarse al margen, Jyn será testigo de los enfrentamientos entre los rebeldes y los soldados imperiales y no podrá ignorar más esta lucha. Con la ayuda de unos héroes anónimos que decidirán desobedecer las órdenes de sus superiores, se embarcará en una misión que unirá a los rebeldes y buscará venganza en el hombre responsable de destruir a su familia.

Rogue One no es una película redonda, eso está claro, y hay cosas que nos resultan muy familiares, especialmente a El Despertar de la Fuerza. Pero hay algo que si consigue y es obligatorio mencionarlo, la película demuestra que no es necesario un Skywalker en el universo Star Wars un Skywalker para contar una gran historia. Rogue One tiene una narrativa que se adapta perfectamente a la mitología de la saga, nos trae muchos rostros conocidos y nos menciona hechos que solo conocíamos porque unos terceros nos lo contaron. Es una experiencia emocionante ver como las piezas encajan perfectamente con los eventos que conocimos en el Episodio IV y mejor aún, de aquella carrera a contrarreloj de Luke Skywalker para destruir la Estrella de la Muerte.

A pesar de que la película es actual y por tanto, emplea muchos medios que en el Episodio IV no existían, mantiene una esencia del clásico Star Wars, especialmente en las batallas espaciales. Puede que incluso nos resulte inquietante que algún que otro personaje tenga el rostro creado por ordenador, pero que le vamos a hacer si el actor hace mucho que falleció, pero esto a fin de cuenta tampoco molestará en el resultado final, sino que agradeceremos que todos los participantes de aquellos eventos estén presentes.

Hablando ahora de los personajes protagonistas. Como ya vimos en Rey en El Despertar de la Fuerza, Star Wars ha vuelto a conseguir una protagonista fuerte con Jyn Erso (Felicity Jones). Tenemos ante nosotros a una guerrera, una luchadora pero también un personaje vulnerable y emocional en la historia de Star Wars. Como va siendo normal en esta saga, se nos presenta un niño elegido, en este caso una niña, que ha sufrido alguna desgracia respecto a sus padres y esto le hace seguir un camino difícil, pero aún así, Edwars no sufre la presión de conectar la película con la línea argumental Skywalker. Jyn consigue tener una presencia especialmente sincera e importante sin necesidad de la saga principal. Esta es su historia y solo ella es la protagonista de ella.

Igual de interesante que encontramos a Jyn, tenemos a Cassian Andor (Diego Luna). Gracias a él conocemos una nueva perspectiva de la Rebelión que no conocíamos. En una historia donde se nos establece claramente las diferencias entre los lados de la Oscuridad y la Luz, el director de Rogue One nos da a conocer que hay rebeldes desesperados, que asesinan a sangre fría en nombre de la rebelión, como ya hemos visto a Saw Guerrera y de más cerca lo comprobamos en Cassian. Creo que es algo brillante ver lo importante que es Cassian en la historia, como se contextualiza en el momento que están viviendo los rebeldes, y como, junto a Jyn y esos héroes que creen en la esperanza, transforman esa Rebelión en algo más grande, la Alianza Rebelde. 

Jyn y Cassian no estarán solos en su arriesgada misión, con ellos estarán el desertor imperial Bodhi Rook (Riz Ahmed) junto a los antiguos guardianes del templo jedi de Jedha, Chirrut Îmwe (Donnie Yen) y Baze Malbus (Jiang Wen). Todos tienen su momento de protagonismos y aportan el corazón, el heroísmo y el humor a la película, pero el que eclipsará la mayoría de las escenas será el androide de Cassian, K-2SO (Alan Tudyk).

La película incluye sorpresas, apariciones de héroes y villanos de Star Wars que nos hará temblar de emoción y ninguno se sale de la línea de la historia, todos están donde deben estar y donde la historia los recordará.

Rogue One no será recordada por sus grandes villanos, que se presentan menos definidos, ya que la gran amenaza será la propia Estrella de la Muerte. Pero para la propia historia de Jyn, el villano que encabeza su venganza es Orson Krennic (Ben Mendelshon), el director Imperial de Armas. Este malo maloso será reducido a conversaciones y aspiraciones que se enfrentan al comandante Moff Tarkin (el fallecido Peter Cushing). Pero aquí al villano que queremos ver es al propio Darth Vader, aunque tampoco será de gran relevancia en la propia historia, eso sí, su papel es primordial, especialmente en los últimos momentos de la película. 

El primer spin-off de Star Wars proporciona una experiencia emocionante para los fans. Una mezcla que nos recuerda mucho al estilo clásico de la saga. Funciona perfectamente como película individual y enlaza perfectamente a los hechos que conocimos en el Episodio IV. Prioriza el drama y añade más valor todavía a los eventos que llegaron después. Una delicia para los fans que nos vuelve a recordar porque disfrutamos con esta historia.

Un homenaje a aquellos que lucharon hasta el último momento para traer esperanza a la rebelión, a unirse por un objetivo común para no sentirse aplastados por una política fascista. Un capítulo oscuro en toda la historia de Star Wars que trajo luz donde la oscuridad iba ganando.

Gracias Gareth Edwards por rendir homenaje a los miembros del Rogue One, ellos se lo merecían más que nadie.

The following two tabs change content below.

Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

About Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.