Quantico 1×21 -22: Cosas – Sí

3.5 Stars

Summary

Llegamos al final de la temporada para descubrir, por fin, quién es el terrorista que puso en jaque a todo el FBI, sembrando el terror las calles de Nueva York y consiguiendo que todos los agentes de la principal institución de defensa del país dudaran los unos de los otros.

Coder Credit

Con los dos últimos episodios de la temporada se desvela el gran secreto de quién era la voz que había estado indicando a Alex Parrish todo lo que debía hacer. Y aunque en los anteriores episodios parecía evidente que esa voz pertenecía a Drew, el antiguo amante de Alex, al final la cosa ha sido un poquito más complicada.

O tal vez no tanto… Y es que teniendo en cuenta que he acertado a la hora de decir que el terrorista era Liam O’Connor, el hombre que había manejado los hilos desde el principio, descubrir que efectivamente mis sospechas eran ciertas no ha sido tan satisfactorio como habría esperado. ¿Porque al final era demasiado evidente? Ojalá hubiera sido así, pues lo que realmente ha ocurrido es que al final Liam ha resultado ser el único sospechoso posible… porque era el único que quedaba por descartar.

quantico-1x22-spoilers

Así, hemos llegado al final de una serie donde se ha intentado mantener la tensión en todo momento, pero que llegado a un punto sólo ha servido para que uno deseara que pasaran los episodios lo más rápido posible, pues sabías que el único momento en que por fin se descubriría al terrorista sería en el último episodio de la temporada… como finalmente ha ocurrido.

Tan constante ha sido esta técnica a seguir que incluso en el penúltimo episodio ha habido tiempo para sacarse de la manga a un último sospechoso erróneo: Miranda Shaw. No dejaba de seguirse así la lógica de Parrish de pensar en un nuevo posible terrorista una vez había descartado al último sospechoso y que finalmente la llevó hasta los jefazos después de haber tachado al resto de compañeros de la academia de Quantico. Y, por supuesto, después de que el último sospechoso, Drew, muriera poco después de despertar en compañía de Simon, lo que le convirtió en otro pobre inocente injustamente acusado.

CibxoJGWsAAUVyk

Pero ya fuera porque sabíamos que no podía ser Amanda por el simple hecho de que faltaba un episodio para terminar la temporada, o porque resultaba demasiado simple que de repente Miranda, la mujer que había apoyado a Alex y a sus chicos desde el primer instante, de repente tuviera unos comportamientos increíblemente sospechosos y, además, casualmente siempre delante de Alex Parrish; era evidente que faltaba un último cartucho que quemar.

Conclusión: nos encontramos con una serie donde se ha intentado demostrar lo buenos que son los agentes del FBI a la hora de atrapar al asesino, pero que al final nos ha dejado sólo con un grupo de chicos y chicas que se dedicaban a ir tachando sospechosos a medida que morían, al tiempo que estaban más preocupados en resolver sus propios asuntos personales… Todo muy profesional.

143331_0630_FULL

No obstante, con el último episodio al menos nos quedaba por resolver el por qué del comportamiento de Liam… y que también sido un poco decepcionante. Sí que es ha sido sorprendente el giro de acontecimientos por el que descubrimos que el objetivo no era la próxima vicepresidenta de Estados Unidos, sino la sede del FBI, es decir, Quantico; así como la sorprendente crítica que se ha hecho de la institución de defensa más importante del país, donde la idea final era que todo valía con tal de que el FBI nunca fuera el culpable... Pero el motivo por el que Liam quisiera hacer tanto daño a esta supuestamente respetada institución me ha resultado un tanto vago.

Es cierto que razones no le sobraban, visto su historial, para odiar a una institución que tapaba sus meteduras de pata con tal de no mostrarse débiles ante el enemigo, o que no dudaba en usar a gente inocente sólo para conseguir su objetivo. Está claro que después de años siguiendo órdenes de gente que no es precisamente honrada y encima viendo cómo las consecuencias acaban afectando a buenos agentes del FBI pero no a los que les dieron las órdenes, uno puede acabar harto. Y así ha pasado con Liam.

MV5BMjE4MzUwNDA5NV5BMl5BanBnXkFtZTgwNzM1NzM3OTE@._V1_

El problema ha sido que, hasta ese capítulo final, hemos visto a Liam encarnando precisamente esa visión falsa del FBI. Esto es, a un agente con problemas de alcohol que desencadenaba un error detrás de otro pero luego obligaba a que buenos agentes pagaran los platos rotos, y encima dando discursos a los futuros agentes sobre la importancia de ser agente del FBI. Esto es, siendo el ejemplo perfecto de lo que luego, en el último capítulo, ha querido destruir por medio de una bomba.

Así pues, cuando de pronto descubrimos que él ha sido el encargado de poner las bombas, utilizando a Parrish como chivo expiatorio, que lo ha hecho porque estaba harto de la forma de actuar del FBI… pero que hasta ahora nada en su comportamiento hacía dudar de que estaba harto de esa institución sino todo lo contrario; como que el resultado ha sido un poco raro.

quantico-1x22-2

Porque a lo largo de la temporada hemos visto, de un modo u otro, como absolutamente todos los sospechosos tenían motivos para ser sospechosos de terrorista, ya que todos habían dicho o hecho algo que indicaba que, por alguna razón, no estaban contentos con la forma de actuar del FBI… Todos menos, casualmente, el que ha resultado ser el verdadero terrorista.

Y vale que esto ha venido de perlas para que el espectador no sospechara hasta el último minuto pero, como suele ocurrir en las series o películas centradas en descubrir al asesino, al final sólo han logrado que uno se quede con la sensación de que le han engañado. Porque el Liam del final de la serie ha resultado ser un hombre que más parecía un loco que realmente no sabía por qué estaba haciendo lo que estaba haciendo, que una mente calculadora y fría que quería darle una lección al FBI.

quantico-simon

Si a esto añadimos que el momento verdaderamente cumbre de la temporada ha sido uno para nada relacionado con el terrorista, como ha sido la muerte de Simon Asher (y que realmente ha dado mucha pena porque el pobre vivió en carnes propias el rechazo de sus compañeros, de sí mismo por haber sido quien pulsó el detonador de la segunda bomba, y que al final pensó que la muerte era lo único que le redimiría de sus pecados cometidos), pues nos encontramos con la sensación de que quedan unas cuantas lagunas por resolver.

Lagunas como que, mientras todos lloran la muerte de Simon por su acto heroico, apenas hay una palabra de recuerdo para Drew Perales o Natalie Vasquez, que también murieron mientras intentaban ayudar a Alex a encontrar al asesino, o incluso Elías Harper, que también se suicidó pero todo el mundo creyó que era el asesino. O que en la suma de los flashbacks y lo que está ocurriendo en el presente uno no puede dejar de preguntarse dónde está Iris Chang en el presente, pues es la única que no aparece, pero esa respuesta nunca llega a responderse.

MV5BOTUxZDRjYzAtMTU2Ny00MTUwLTgzMzgtM2JjMDYzYmY1NjZkXkEyXkFqcGdeQXVyNTE3MDY1MDI@._V1_

Pero, eso si, a cambio nos deja la puerta abierta a la colaboración de la vicepresidenta Haas con Liam, después de habérnosla presentado como el principal objetivo del terrorista por medio de unas extrañas pastillas a las que dieron muchas vueltas pero que tampoco han terminado de explicar qué objetivo tenían.

En resumen, muchas preguntas sin resolver para una serie sobre los agentes que sólo desean saber la verdad, lo que resulta bastante chocante. Y, cómo no, con un colofón final donde Alex deberá decidir si unirse o no a un hombre al que acaba de conocer y encima por teléfono (no es que tenga malos recuerdos de gente que le llamaba por teléfono), y que supuestamente nos debe dejar con ganas de más para estar atentos al regreso de la segunda temporada…

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.