Quantico 1×19 – 1×20: Rápido – Conducir

Quantico 1x19 – 1x20: Rápido – Conducir

Quantico 1x19 – 1x20: Rápido – Conducir

Series: Quantico

3 Stars

Summary

Alex Parrish cada vez está más cerca de descubrir quién es el terrorista que está a punto de hacer detonar otra bomba en Nueva York. Lo malo es que, para acercarse a él y poder detenerle, deberá seguir al pie de la letra sus órdenes, lo que pondrá en riesgo su seguridad… y la presunción de inocencia de algunos de sus compañeros.

Coder Credit

A dos episodios del final de temporada se puede decir que estamos tan cerca de descubrir quién es el famoso terrorista que puso las dos bombas en Nueva York, como el primer día. Y es que con cada episodio las tramas que ofrecen más información de todos los futuros agentes del FBI (y sobre todo sus secretos) se van complicando hasta llegar a un punto en que ya nada es lo que parece ser… ni siquiera el principio con el final de cada episodio.

Como ejemplo tenemos los dos episodios de esta semana, donde Caleb y Ryan han sido los dos grandes señalados, pero que al final del mismo no sólo han demostrado su inocencia, sino que además han demostrado ser dos personas que no temen acabar con su futuro profesional sólo para ayudar a sus amigos, compañeros de trabajo y seres queridos.

MV5BMzFlOWVmZjYtZjhmNS00NDlmLTkxZDUtZjEyOWIxMjQ1Mzg3XkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

El primero de ellos, Caleb Haas, en un principio parecía que iba a tener que confesar los crímenes que le relacionaban con la secta con la que seguía en contacto pese al tiempo pasado, de paso que seguía mintiendo a Shelby… y metiéndola en sus propios problemas. Y es que de nuevo la falta de sinceridad saca lo peor de cada uno y más cuando hay sentimientos y amor de por medio.

De este modo Shelby Wyatt, preocupada por Caleb y creyendo que sigue teniendo problemas con la secta, no dudará en infiltrarse gracias a su fortuna para ayudarle, de paso que confabula con el padre de Caleb… y futuro amante suyo. Pero antes de llegar a ese punto, que todavía no hemos visto, el padre de Caleb también confabulará con su hijo para incriminar de una vez por todas a la secta que acabó con la vida del amigo de Caleb, y al que supuestamente había ido a rescatar.

MV5BYTI3YjdmNGEtZDZmZi00NDlmLWE0Y2QtZmJkM2QwODE4ZDg3XkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

El final de la misión de Caleb, por tanto, será bastante agridulce, en tanto que aunque consigue detener a los malos no obtiene la venganza esperada y encima debe ocultar lo ocurrido a Shelby y ADEMÁS dejar que el mérito se lo lleve su padre… Normal que el pobre, después de todo lo que ha hecho por amor hacia su chica y su familia, para que luego ellos le paguen con el rechazo, haya acabado enganchado a las drogas.

Pero al parecer el hecho de que un compañero se lleve el mérito de la misión es algo que se estila mucho dentro del FBI, y si no que se lo digan a Ryan Booth. Él ha sido el otro gran señalado de los dos últimos episodios, hasta el punto de que en un momento dado Alex y Shelby han creído que se trataba del famoso terrorista que puso las bombas y seguía chantajeándolas, por culpa de todos los secretos que ha ido ocultando desde el principio.

MV5BMzExNzcwYzMtM2M5YS00OTkwLWEzZjUtMjM1ZTU0OGU0YmMzXkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

Secretos que por fin descubrimos que no hacían sino encubrir al verdadero culpable del famoso fiasco de Chicago que puso patas arriba la carrera de Ryan: Liam O’Connor.

Así es. El culpable de que el padre de Alex Parrish se convirtiera en un borracho y maltratador, de que muriera la novia de Drew Perales y de que Ryan fuera expulsado del FBI por no cumplir las órdenes, es el mismo… ¿Alguien más empieza a plantearse que Liam sea también el terrorista?

Tendría bastante sentido, después de todo, ya que él es quien mejor conoce todos los secretos de sus antiguos alumnos para poder chantajearlos, y de paso tiene muchos motivos para limpiar todos sus trapos sucios a base de liquidar directamente a las personas que los conocen.

MV5BZjI2OGQ0ZWYtM2VhZC00YzhkLTlkNTgtZDgyY2VlZDk5MzY4XkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

Pero mejor no adelantar acontecimientos, pues de momento ha surgido un nuevo sospechoso: Drew Perales, que además lo ha hecho en el momento justo en que iniciaba una relación con Alex Parrish.

Llegado a este punto, primero me gustaría comentar la curiosa facilidad que tiene Alex Parrish de olvidarse de sus propias reglas de no liarse con compañeros para no distraerse de su objetivo de convertirse en la mejor agente del FBI. Porque fue decirlo y cortar con Ryan de un modo bastante poco elegante, para una semana después liarse con su compañero Drew Perales, conseguir que le expulsaran de Quantico por sus problemas médicos, y volver a tontear con Ryan, siendo además ahora uno de sus superiores… ¿Es que ahora ya no importan las distracciones? ¿O es que si es un superior no cuenta?

MV5BMDQ3NWVjODctYWQ5NS00YjgxLWE3ZDUtNWE5MmU3NDNiOGIwXkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

Pero junto a esta peculiaridad en el comportamiento de Parrish, también merece la pena mencionar la increíble mala suerte que persigue a la muchacha, para quien el dicho de “donde pone el ojo, pone la bala”, parece que se ha convertido en “donde pone el ojo, aparece un sospechoso de terrorista”.

Porque justo cuando podía respirar tranquila porque su ex novio Ryan no era el terrorista, descubre que es su otro ex novio Drew es el supuesto terrorista… “Supuesto” porque esto es Quantico y hasta el capítulo final no voy a dar nada por sentado.

MV5BNWJiZTc0NGEtY2EyYy00NDQwLTk2MmYtODQ0MDAzMDU5ZmE4XkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

Lo que sí empiezo a ver claro es que el deseo de los guionistas de la serie por hacer que sospechemos de todos pero a su ritmo (un sospechoso para cada episodio) ha llegado a unos niveles en los que no sólo consiguen que el espectador se desespere (en el mal sentido) sino que además empiezan a verse contradicciones dentro de las relaciones entre dichos personajes.

Porque podemos aceptar que un día Alex dude, por ejemplo, de Shelby, para que al día siguiente Shelby demuestre que ella no es la culpable y que así puedan volver a ser amigas… Pero cuando eso pasa todas las semanas y con TODOS los compañeros que pasaron por Quantico, como que ya no tiene tanto sentido. Especialmente no tiene sentido que todos los implicados sigan libres y encima trabajando para el FBI, en vez de encerrados en Guantánamo y siendo interrogados, porque no es normal que haya tanta gente con tantos secretos y mentiras por ahí sueltos, y más cuando Estados Unidos acaba de sufrir el peor atentado después del 11 de septiembre.

MV5BMmYwOWJlM2MtODgxMi00MjhmLTg5YzItY2Y0YTJhOTBlOTBlXkEyXkFqcGdeQXVyMjQ1NjEzNDE@._V1_

Lo bueno de todo esto es que, precisamente por esa cantidad de personajes que se han introducido para crear la sospecha, también han surgido otras subtramas que, sin tener nada que ver con las bombas y el terrorista, sí que consiguen despertar el interés.

Particularmente las dos que más me llaman la atención son, por un lado, la de Shelby con Caleb, cuya preocupación del uno por el otro les hace cometer un sinfín de errores que les convierten en los perfectos enamorados condenados a sufrir. Y por otro la de las gemelas Amin que, cuanto mejores son en su capacidad para infiltrarse en células terroristas, más arriesgan su propia relación, ya que cada vez más deben dejar de ser ellas mismas para convertirse simplemente en el arma perfecta para el FBI… Y está claro que eso es bueno para el FBI pero, ¿para sus futuros agentes también?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.