Quantico 1×09 – 1×10: Culpable – Quantico

Quantico 1x09 – 1x10: Culpable – Quantico

Quantico 1x09 – 1x10: Culpable – Quantico

Series: Quantico

4 Stars

Summary

Alex está con la soga al cuello y los problemas no hacen más que amontonársele. Por si no fuera suficiente haberse entregado para intentar atrapar al verdadero terrorista, ahora deberá lidiar con el rechazo de sus antiguos compañeros de Quantico, los únicos que habían creído en ella... Hasta ahora.

Coder Credit

En los dos episodios de esta semana de Quantico hemos presenciado un importante adelanto en la relación entre Alex Parrish y el resto de compañeros… pero sólo para acabar en la misma situación en la que estaban al principio, con todo el mundo desconfiando del resto.

Porque la falta de confianza sigue siendo la piedra angular de la trama y motivo por el que no parecen avanzar mucho a la hora de averiguar quién es el terrorista. Aunque al menos ya tienen claro que ese terrorista va a poner otra bomba en las próximas horas, mucho peor que la primera.

QUANTICO - "Guilty" - At "Quantico," the NATS attend a class with guest speaker Dr. Susan Langdon, played by Anne Heche. Dr. Langdon is a former agent and profiler who tasks the trainees with looking at serial killer cases to find the one victim that doesn't fit the case, but when Simon becomes too good at finding things that don't belong, it's his life that becomes endangered. In the future, Alex is interrogated by a highly sophisticated FBI team while Ryan's life hangs in the balance on "Quantico," SUNDAY, NOVEMBER 29 (10:00 p.m. - 11:00 p.m., ET) on the ABC Television Network. (ABC/Phillipe Bosse) PRIYANKA CHOPRA, JAKE MCLAUGHLIN

En un principio parecía que esos problemillas de confianza por fin habían sido superados, al menos en el momento presente. La llegada de Elias Harper como abogado de Alex, además de ser recibido con alegría (era una pena no volver a ver este chico), también consigue que todos los compañeros de Parrish se decidan a compartir la información que tienen sobre lo ocurrido y, ya sí, terminar de aceptar que ella no es la culpable.

Pero cuando parecía que Alex podía tachar un problema de su lista de asuntos pendientes, e incluso contaba con el apoyo de Liam O’Connor, quien había convertido su misión de atrapar a Parrish en una especie de cruzada, al final todo se complica.

Por un lado aparecen los hombres de negro, cuyos métodos para interrogar se alejan bastante de la ética y encima no consiguen nada, y por otro nos encontramos de nuevo con esa piedra con la que están tropezando constantemente: los secretos y la falta de confianza. Así, cuando por fin Parrish cuenta con unos amigos que van a ayudarla a demostrar su inocencia, cazando al verdadero terrorista entre los antiguos alumnos de Quantico, Parrish recibe el encargo extra de espiar también a sus amigos… Es decir, a los que se suponía que ya habían quitado de la lista de sospechosos.

Y es que todo parece indicar que, una vez se está en la lista de sospechosos del FBI, ya nunca abandonas esa lista… Así que, como resultado, la confianza recuperada de Shelby, Simon, Caleb, Ryan e incluso Natalie, no le dura ni cinco minutos a la pobre Alex Parrish.

Pero como suele ocurrir cuando de sospechas se trata, a Parrish no es que le hayan puesto las cosas fáciles para que pueda fiarse de ellos. De hecho, no lo hicieron en el pasado, cuando tuvieron que investigarse los unos a los otros como ejercicio de la academia, y tampoco en el presente cuando descubre que Raina ha visitado al terrorista al que supuestamente estaba espiando, y luego Simon confiesa que él había ideado el doble atentado de Nueva York… Eso sí, sin tener intención de detonar las bombas...

En resumen, normal que a estas alturas ya nadie crea a Simon, como tampoco lo hicieron en el pasado y motivo por el que tuvo que abandonar la Academia. Se termina de confirmar así que Simon no es un agente del FBI, y de paso cuál fue su famoso pecado cometido y que hacía que todo el mundo estuviera en su contra… Y aunque es verdad que el chico un santo no es, resulta un poco irónico que quien le ponga contra las cuerdas sea la otra gran mentirosa del grupo…

Bueno... lo cierto es que TODOS son unos mentirosos, incluyendo los que ya habíamos descartado y pensábamos que en realidad sólo era una paranoia de los jefes. Me estoy refiriendo en concreto a la hermana de Shelby, que sólo la semana pasada creíamos que era inocente y que lo único que había hecho era ser árabe, pero ahora nos encontramos con que los jefes del FBI siempre tuvieron razón y toda la historia de la pobre hermana desvalida era una tapadera… Una tapadera, eso sí, que ni la misma Shelby conocía… o eso parece.

Llegados a esta situación, se me plantean dos dudas bastante inquietantes. Una es qué pasó para que Shelby acabara liándose con Clyton Haas, el padre de su novio Y que además obligó a Caleb a espiar a su hermana. Y la otra es que, teniendo en cuenta que hasta ahora las visiones más pesimistas y paranoicas del FBI han resultado ser las acertadas… ¿Puede ser que Alex Parrish sea la verdadera terrorista?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.