Quantico 1×01 – 1×02: Run – America

Quantico 1x01 - 1x02: Run - America

Quantico 1x01 - 1x02: Run - America

Series: Quantico

3.5 Stars

Summary

Un grupo de hombres y mujeres están a punto de entrar en la academia más dura de todas: la del FBI. Su objetivo es convertirse en uno de los mejores agentes para defender el país de posibles ataques terroristas… Una idea muy loable sino fuera porque entre ellos se esconde un terrorista que atentará contra ese mismo país dentro de nueve meses.

Coder Credit

Son muchos los motivos que explican que Quantico se haya convertido en una de las series revelación de la temporada. Recién aterrizada en Cuatro tras su paso por AXN y su estreno en abc, por fin podremos ver qué tiene de interesante una serie que, de entrada, cuenta con dos elementos bastante comunes en las series de ficción de los últimos años: hombres y mujeres muy guapos que tratan de demostrar su valía, y la presencia constante de flashbacks que nos van a ir moviendo entre las dos historias paralelas que se están narrando.

Vistos estos dos elementos bastante comunes, podría pensarse que no hay ningún motivo por el que Quantico enganche, a no ser que uno tenga interés en ver a actores semiconocidos bastante atractivos… Pero nada más lejos de la verdad, ya que entre esos dos puntos clave se añade uno que vuelve todo mucho más interesante: la traición.

Porque la cuestión es que entre todos los estudiantes que se convertirán en agentes del FBI dentro de nueve meses (o eso se espera) hay un traidor. Y teniendo en cuenta que estamos en el lugar donde más se sospecha de todo el mundo, lo que tenemos es un escenario bastante hostil donde nadie se fía de nadie, por lo que desde el primer instante habrá agentes espiando a futuros miembros del FBI, tanto entre las altas esferas como dentro de los propios cadetes.

Y aquí es donde comienza lo interesante. Si en el primer capítulo parece que la cosa va a consistir en que Alex Parrish, la recién nombrada agente del FBI que ha aparecido en la zona cero del mayor atentado contra EEUU desde el 11S, recuerde sus meses de entrenamiento en Quantico para descubrir al agente que ha puesto la bomba; en el segundo capítulo será ella la principal sospechosa y motivo por el que otro supuesto cadete la estaba espiando desde el mismo instante en que puso un pie en las instalaciones del FBI.

Si Alex es culpable o no será, de este modo, la pregunta recurrente en la que pensaremos a lo largo de la serie, de paso que nos van dejando pinceladas sobre los otros futuros agentes del FBI durante el tiempo que estuvieron en la Academia… Y viendo que todos ellos esconden secretos de los gordos, las sospechas estarán a la orden del día.

Tenemos a  Simon Asher, un chico que parece muy majo y que parece ser que estuvo en Gaza como si fueran unas vacaciones, además de que tiene una extraño interés en ocultar quién es realmente, por ejemplo poniéndose gafas cuando tiene la vista perfecta… En su caso la principal persona que sospecha de él será otro alumno, pero en este caso de análisis (es decir, los futuros agentes de Mentes Criminales), y que en un principio quería entablar una relación más íntima hasta que se dio cuenta de que le estaba tomando el pelo… Lástima que, en su caso, el sospechoso resultará ser mucho más listo que él, con lo que lo va a tener crudo para conseguir pillarle en un renuncio.

Luego tenemos a Shelby Wyatt, una mujer que parece ser la más interesada en convertirse en agente del FBI, ya que sus padres murieron en el 11S. A su alta motivación se añade un manejo de las armas asombroso y un gran interés por querer ver el lado bueno de las personas, como le ocurre con el compañero que cae mal a todo el mundo (y motivos no les faltan)… Hasta aquí todo parece perfecto y no hay razón para sospechar de ella, salvo el detalle de que mantiene un contacto estrecho por teléfono con alguien que habla árabe… Si, este hecho no tendría por qué significar nada, pero no dejamos de estar en Estados Unidos y en una serie sobre ataques terroristas y lobos solitarios, con lo que el hablar árabe ya te marca con una gran flecha roja.

Por otro lado están las gemelas Nimah Anwar, que dan mucho que pensar. Cuando pensábamos que eran las terroristas (unas terroristas bastante inocentes, porque en menos de 24 horas ya la había descubierto Liam O'Connor, el principal instructor de la Academia, y casi lo hace Simon), resulta que en realidad se trata de un experimento que la propia subdirectora del FBI ha puesto en marcha. ¿Por qué? Pues aparte de para confundir al espectador, de momento sabemos poco sobre ese gran proyecto que sin duda traerá a Alex de cabeza.

Y es que el objetivo de Alex, tras haberse convertido en la única sospechosa del atentado, será el de averiguar quién de sus compañeros es el verdadero terrorista. Y para ello no dudará en solicitar ayuda a Ryan Booth, el compañero de Academia con el que se acostó antes de entrar en la Academia y que en realidad entró para espiarla a ella… Claro que entre una cosa y otra han pasado 9 meses en los que, aparte de que su relación se ha hecho más fuerte, de momento no sabemos hasta qué punto saben el uno del otro, y si la supuesta ayuda que le está prestando Booth es en realidad un señuelo para atraparla.

Y esa es realmente la clave de Quantico: tener claro que con cada capítulo conoceremos nuevos datos de todos los alumnos para que sospechemos un día y al otro también, mientras que Alex se convierte en la gran heroína que intentará desvelar al verdadero traidor… Pero teniendo en cuenta que, por lo poco que se ha visto en los dos primeros capítulos de la serie, los giros argumentales están a la orden del día, creo que lo mejor es incluir a Alex en la lista de sospechosos, al menos hasta que avance un poco más la cosa.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.