Pretty Little Liars 7×04: Hit and Run, Run, Run

Pretty Little Liars 7x04: Hit and Run, Run, Run

Pretty Little Liars 7x04: Hit and Run, Run, Run

Series: Pretty Little Liars

3.5 Stars

Summary

Las chicas tienen que trabajar juntas para ocultar la muerte de Elliott, pero cada una deberá afrontar a su manera lo ocurrido y las consecuencias de sus actos.

Coder Credit

Tras el impactante final del tercer episodio de la temporada, vuelven las liars con el mayor secreto que han tenido que esconder hasta ahora. Spencer, Hanna, Emily, Aria y Alison deben asumir lo sucedido y actuar creyendo lo que es mejor para todas ellas, pero el trauma es demasiado grande y no todas podrán soportar la terrible carga que ahora portan sobre los hombros. Por otro lado, tenemos la vuelta de un antiguo personaje que, sin duda, tiene mucho que decir y hacer en Rosewood.

Pretty Little Liars nos ofrece un episodio que, por fin, recupera algo de la esencia que la convertía en una serie diferente. Sigue sin alcanzar el nivel de las primeras temporadas, pero vuelve a haber un gran secreto que las chicas deben mantener oculto a toda costa por su seguridad. La muerte de Elliott, atropellado accidentalmente por Hanna, ha sido todo un giro a la historia, algo que va a cambiar por completo la vida de las chicas. Sin embargo, siempre queda la duda de si Elliott está realmente muerto, ¿era él quién secuestró a Ali esa noche? ¿O era alguien enviado por él con una de esas caretas? Marlene King siembra la semilla de una duda que nos mantendrá en vilo al menos durante unas semanas.

Casi todo el episodio comprende el momento en el que las chicas comienzan a enterrar el cuerpo de Elliott, así como la planificación para eliminar todas las pistas que conduzcan a ellas, y simular que el marido de Alison ha huido del pueblo. Así, mientras Hanna y Alison permanecen en shock junto al coche, las otras tres jóvenes se dedican a cavar la tumba mientras hablan de lo que harán a continuación. Pasando por encima el hecho de que el coche de Lucas, en el que iban las chicas cuando atropellaron a Elliott, tuviera no una sino cuatro palas en el maletero: porque nunca sabes cuando vas a necesitarlas, me sorprende que decidan hacer lo que hacen y no avisar de lo ocurrido a la policía.

Escalofriante escena protagonizada por las chicas
Escalofriante escena protagonizada por las chicas

Aria es la única que plantea la misma cuestión ya que, después de todo, ha sido un accidente. Pero Emily y Spencer no opinan igual, han acusado con anterioridad a Elliott de maltratar a Alison, también piensan que es la persona que secuestró a Hanna, y digan lo que digan, están convencidas de que la policía no las va a creer y pensarán que lo hicieron a propósito. En parte se entiende su miedo a no ser creídas, pero no son grandes mentes del crimen y antes o después se acabará sabiendo y será mucho peor para ellas. Spencer parece haber tomado el mando de la situación y ha trazado un plan muy bien cronometrado, cada una tiene su función y así harán creer a todo el mundo que Elliott se ha marchado.

Así, Aria devolverá a Alison al hospital antes de que se den cuenta de su desaparición, Emily se colará en la casa de Elliott para hacer el equipaje como si hubiera decidido salir corriendo de un momento para otro, Spencer se encargará de limpiar del coche del hombre todo rastro de las chicas y lo ocurrido, para luego dejarlo en la estación de tren. Además, usará la tarjeta de Elliott para comprar un billete y luego dejará su chaqueta junto al móvil abandonada en un asiento de tren, para que cuando la policía le busque, piensen que efectivamente se ha marchado. Y, por último, Aria y Hanna regresarán al lugar del accidente para deshacerse del coche de Lucas.

Todo parece muy bien pensado, pero las chicas también va a tener que asimilar lo que ha pasado. Hanna ha quitado una vida, algo que no es nada fácil de sobrellevar y la veremos primero en shock, luego temiendo ir a la cárcel y poco a poco ir haciéndose a la idea de que va a tener que cargar con ello toda su vida. Spencer recorre el camino contrario, de estar totalmente centrada en trazar el plan perfecto para que no las pillen acaba entrando en una espiral de autodestrucción, también influenciada por su situación con Caleb (de la que hablaré más adelante).

La mayor preocupación de Emily es el bienestar de Ali y sus amigas, y será el soporte de todas ellas, la única capaz de consolarlas y estar ahí para ayudar. Alison sigue traumatizada, no sólo por la muerte de Elliott sino por la tortura a la que ha sido sometida por alguien a quien quería y, por último, tenemos a Aria que parece ser la única no alterada por lo que ha pasado. Es un hecho que sorprende bastante, en ningún momento la vemos alterada o en shock, se muestra lúcida y normal, y curiosamente vuelve a llevar prendas rojas en el episodio. ¿Es esto algún tipo de pista?

Em vive preocupada por las demás
Em vive preocupada por las demás

Mientras las chicas siguen el plan, iremos descubriendo cosas que desconocíamos. Lo primero de todo, la confesión de Ali a Aria cuando vuelven a Welby para que Ali quede de nuevo interna. La joven le dice a Aria que discutió con Charlotte la noche de su muerte y estuvo en la iglesia con ella, pero se marchó dejándola sola, le pareció oír un ruido y piensa que el asesino estaba allí y si no se hubiera ido, su hermana seguiría viva. ¿El motivo de la discusión? La relación entre Elliott y Ali, a Cece no le gustó nada saber la noticia y es comprensible, pues estaban juntos, ¿por qué Charlotte no le dijo nada a Ali? ¿Conocía los planes de Elliott de hacerse con el dinero de Alison?

Por otra parte, veremos una descorazonadora escena que involucra a Spencer, Hanna y Caleb. Los guionistas han trazado un triángulo amoroso que al menos yo no sé cómo va a acabar, los tres sufren y sea cual sea el resultado, no va a ser sencillo para ninguno. Si Spencer creía que Caleb no correspondía sus sentimientos, el chico le muestra todo lo contrario con unas declaraciones a través de la puerta cerrada, sin saber que Hanna también está allí. Caleb le confiesa que rechazó un trabajo en otra ciudad porque quería estar con ella desde mucho antes de que empezaran a salir, le pide entrar y hablar pero Spencer no puede dejarle pasar porque supondría revelar la muerte de Elliott.

Duele ver a tres personajes tan queridos sufrir por este asunto, Caleb llorando pidiendo que Spencer abra la puerta, ella negándose porque a pesar de que le quiere sabe que Hanna está allí y las cosas son un desastre en ese momento, y la pobre Hanna sabedora de que su amiga y su ex sufren y ella está en medio, y teniendo sentimientos aún por Caleb (aunque siga negándoselo a sí misma). Hanna demuestra una bondad que muy poca gente tiene, y anima a Spencer a hablar con Caleb y ser sincera con él, incluso contarle lo de Elliott aunque las demás no quieran. Hanna se sacrifica por su amiga y esto la honra y yo no sé qué pensar. Me enamoré del Haleb desde el minuto uno, y el Spaleb me parecía muy raro, tras las palabras de Caleb, mi corazón se ablandó pero creo que tengo más dudas que los propios personajes. Pero ya da igual lo que haga Spence, porque cuando busca al chico, éste se ha marchado.

Caleb confiesa sus sentimientos a Spencer
Caleb confiesa sus sentimientos a Spencer

El drama de Spencer no se limita solo a esto porque, tal y como dije antes, está en plena espiral destructiva y todo explota mientras hace tiempo en el bar de Radley para ir a dejar el coche de Elliott en la estación de tren. Su forma de esperar es dedicarse a beber un cóctel tras otro, hasta acabar aceptando la invitación de un desconocido y estar a punto de tener relaciones sexuales con él en el ascensor del hotel. Lo que ella no sabe, es que ese chico es el nuevo detective de Rosewood y no va a tardar en volver a verle. Obviamente, la borrachera de Spencer le impide cumplir con su parte del plan y será Emily la que tenga que actuar deprisa y corriendo para que todo salga según lo previsto.

El gran contratiempo se lo encuentran Hanna y Aria cuando vuelven al bosque para quemar el coche de Lucas y descubren que no hay ni rastro del vehículo. Hanna entra en estado de pánico absoluto pero pocos minutos después ven que alguien llega con el coche reparado, ¿y quién se ha encargado de llevárselo y arreglar todo el desastre? Mona. Si las liars quieren hacer algo bien, necesitan a Mona en su equipo y deberían saberlo ya, la chica piensa en todo y enseguida comparte lo que sabe con ellas. Por favor, queremos más Mona en la serie, es un personaje genial y el mejor arma posible contra el nuevo A.

Mona ya había sospechado de Elliott y estaba siguiéndole, y si le hubieran dicho antes lo que pasaba, seguro que la chica habría encontrado una forma mejor de actuar. Mona les dice que lo de quemar el coche era la peor idea posible y sólo iban a llamar la atención, las acusa de irresponsables por haber ido dejando tantas pistas y ser ella la que tapara las huellas, y por último les pregunta por el móvil desechable de Elliott del que las demás no sabían nada. Mona les dice que cada vez que hablaba con ese teléfono, el hombre no ponía su acento americano falso. ¿Otra vez una posible referencia a Reino Unido? ¿Wren?

Mona y Hanna forman un buen equipo
Mona y Hanna forman un buen equipo

Pero cuando todo parecía que más o menos estaba resuelto aparece la variable imprevista. ¡Jenna ha vuelto a Rosewood! Es genial ver la reacción de las liars y Mona al escuchar primero el bastón y luego verla aparecer ante ellas, Jenna ha escuchado la voz de Hanna y Aria y luego sonríe al descubrir que todas están allí. Cuanto echábamos de menos ese misterio que siempre envuelve a Jenna, esa aura de peligrosidad y secretos que siempre la rodean, lo que hace que las protagonistas piensen al momento que la hermanastra de Toby tenga algo que ver.

Jenna justifica su presencia por el compromiso del chico, pero éste ni siquiera sabía que ella iba a venir, como veremos en una escena posterior. El momento entre los dos es tenso, tienen mucho pasado juntos y no precisamente bueno, pero nos dejan caer que ya intentaron arreglar las cosas tres años atrás y no fue bien. ¿Nos explicarán lo que pasó? Además, también sabremos que Toby prosiguió con su investigación exhaustiva (es un decir, porque lo único que hemos visto fue la ficha de un tal Elliott Rollins con una multa en 1958, y como Toby miraba la página web de Welby), y ha descubierto que Elliott no era quien decía ser y suplantó la identidad de un fallecido.

Ahora hay una nueva investigación abierta, la policía piensa que “Elliott” se ha fugado temiendo que fuera a ser descubierto y está en busca y captura. No saben quién es y no tienen ninguna pista, por lo que ahora mismo, su caso es la prioridad del departamento de policía. Esto supone un revés para las liars, porque no esperaban que Elliott fuera a ser tan buscado. No es lo mismo fingir que un hombre se ha marchado porque iban a desvelar que maltrataba a su esposa, que sea un objetivo principal para la policía. Pero bueno, si los agentes de Rosewood siguen mostrando su ineptitud habitual, no hay de lo que preocuparse.

La vuelta de Jenna es una mala noticia para las chicas, pero buenísima para los fans
La vuelta de Jenna es una mala noticia para las chicas, pero buenísima para los fans

Por último, queda el descubrimiento de Mona y Hanna. Pero primero hay que hablar de la maravillosa escena que tienen las dos un rato antes, Mona es la única que se ha dado cuenta de que Hanna lleva un anillo con un diamante falso, lo que provoca que la joven confiese que ha roto con Jordan. Mona la consuela y comprende que lo mantiene en secreto para no influir en la relación entre Caleb y Spencer, en serio, ¿por qué tienen que hacernos sufrir tanto con este triángulo amoroso? Al menos ahora Hanna puede contar con Mona, y espero ver más a Janel Parrish por la serie, su personaje es demasiado genial como para no aprovecharlo.

El problema es cuando Hanna descubre que ha perdido su pulsera, y cree recordar que el último lugar donde la llevaba puesta fue en el coche de Elliott. Mona y ella van corriendo a la estación donde está el vehículo aparcado y rebuscan por todas partes, dejando un montón de huellas por cierto, por favor chicas... sed un poco consecuentes. Logran dar con la pulsera y cuando ya se marchaban escuchan el sonido de un teléfono, Mona localiza el escondite y responde a la llamada, momento en el que oímos una voz femenina dirigiéndose a un tal Archer, y presentándose como Jenna Marshall.

Muchos fans ya consideran que Jenna estaba trabajando con Elliott desde el principio, pero yo tengo mis reservas. Si así fuera, ¿por qué decir nombre y apellido? Le habría bastado con decir: “soy yo”, o el nombre a secas, pero el incluir el apellido es raro. Mi opinión va más hacia la teoría de que Jenna ha sido enviada a Rosewood por alguien para colaborar con “Elliott”, la pregunta sería quién la ha mandado. El tema del acento del hombre ha surgido más de una vez, y todo nos lleva al Reino Unido, de donde es Wren y a donde se marchó con Melissa la última vez que supimos de él. ¿Está Wren implicado? ¿Y Jenna?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.