Person of Interest 5×13: Return 0 (Final de Serie)

Person of Interest 5x13: Return 0

Person of Interest 5x13: Return 0

Series: Person of Interest

5 Stars

Summary

Tras el ataque a Samaritan, el equipo debe luchar una vez más para evitar que una copia de la Inteligencia Artificial enemiga logre escapar del virus que puede destruirla.

Coder Credit

Person of Interest se despide para siempre con un gran episodio que pone punto y final a una excelente temporada. Es una pena que la CBS no haya querido continuar con el programa, es comprensible terminar una serie cuando está en su mejor momento antes que alargarla innecesariamente, pero el trato dado por la cadena tanto a Person of Interest como a sus seguidores ha sido totalmente injusto. Estrenando los últimos episodios en unas fechas tan extrañas y emitiéndolos a toda prisa como si quisieran deshacerse de la que, seguramente, es la mejor serie que tenían hasta ahora.

Todo el episodio ha sido un torbellino de emociones, mezclando flashbacks de diferentes tiempos, ya fuera pocas horas antes o incluso años atrás con la acción en el presente. Hemos sufrido con cada uno de los personajes, la guerra contra Samaritan no había terminado tras la infección del virus y quedaba una última batalla, una de la que no todos podían salir con vida. Así, comenzamos con las noticias que hablan de un caos a nivel global como consecuencia de los actos de Finch en el anterior capítulo, un virus que no sólo ha afectado a la Máquina y a Samaritan, sino a cada sistema informático del mundo. Una medida desesperada por evitar el control absoluto de sus enemigos.

Pero es entonces cuando escuchamos la voz de Root, la que ahora emplea la Máquina tras la muerte de la mujer, hablando en lo que creemos que es el presente, diciendo que sólo queda su voz y no sabe si los demás lo lograron o no. Luego comienza a hablar de los miembros del equipo, y con esta premisa nos introducimos de lleno en la trama. La primera sorpresa es ver a Harold con una pistola, recordemos que no es para nada un amante de las armas, está en la azotea de un edificio con un maletín en la mano y malherido. Su creación habla con él, el virus la ha afectado y tiene fallos de sistema por lo que duda de si lo que está viviendo es real o un recuerdo.

Harold menciona de pasada que sabe lo que le ocurrió a John, pero... ¿y los demás? ¿Lo han conseguido? La Máquina responde que no lo sabe. Todo esto mezclado con escenas en las que vemos tanto a personas desconocidas, junto a los miembros del equipo: Shaw en un cementerio, Fusco ensangrentado en el vagón de metro y John a punto de ser ejecutado. ¿Qué les ha pasado a todos? Si querían captar la atención del espectador, ya lo han logrado desde el minuto uno.

¿Qué ha llevado a Finch hasta esa terraza?
¿Qué ha llevado a Finch hasta esa terraza?

No vamos a obtener las respuestas al momento sino que todo se va a ir desarrollando poco a poco hasta conducirnos al desenlace, contado de tal manera que no puedes saber lo que va a pasar hasta que ocurre. Hay que establecer, para no liarnos, que el momento de Harold malherido en la azotea y hablando con su obra es el presente, y todo lo demás ha sucedido con anterioridad. Así comenzamos con Shaw que estaba ante la tumba de Root despidiéndose de ella cuando la Máquina contacta con ella. La reacción de Sameen al escuchar la voz de la mujer que amaba es de sorpresa, pero pronto debe reaccionar ya que ahora todos son un blanco fácil para Samaritan y huye antes de que la cojan.

Los demás están en la misma situación, sus tapaderas han sido descubiertas y están en el punto de mira. Sus enemigos ya no tienen nada que perder y quieren acabar con ellos cueste lo que cueste, por lo que hasta John y Fusco están en problemas nada más poner un pie en la comisaría. Saben que no es buena idea pero necesitan usar los recursos de la policía para localizar a Finch. Sin embargo, su jefe les hace llamar a su despacho donde dice haber recibido un soplo e identifica a John como el “hombre del traje” al que las autoridades estuvieron persiguiendo en los inicios de la serie. Reese ataca de improviso, y le deja inconsciente con toda la intención de salir corriendo del edificio pero todos sus compañeros les esperan apuntándoles con sus armas.

Pero los agentes que les detienen no se limitan a esposarles para enviarles a prisión sino que les llevan hasta el puerto para ejecutarles. Es gracioso ver como tanto John como Fusco parecen ignorar este hecho y hablan de lo mucho que han cambiado sus vidas desde que se conocieron, ambos tenían asumido que meterse en esta guerra podía suponer la muerte y no tienen miedo. Pero un misterioso francotirador entra en escena eliminando a los tipos que iban a matarles, y Harold aparece ante ellos para liberarles ya que tienen trabajo que hacer.

John y Lionel empezaron su colaboración de forma atípica hasta acabar siendo buenos amigos
John y Lionel empezaron su colaboración de forma atípica hasta acabar siendo buenos amigos

Los tres hombres van hasta la base donde les espera Shaw, que ahora recibe órdenes directas de la máquina, la mujer le entrega a Finch un maletín donde hay una copia del código base de la Máquina. Y es que Harold sabe que Samaritan también tiene una copia de su sistema en un servidor aislado, y deben destruirla o todo lo que han hecho no habrá servido para nada. El equipo debe separarse, mientras John acompañará a Finch hasta la localización donde está oculta la copia, Shaw y Fusco se quedarán a proteger la máquina puesto que los agentes enemigos ya conocen su posición.

Reese se sorprende al ver que tienen que colarse en un edificio federal pero sigue a Finch que está muy decidido a terminar el plan. Ambos hombres, maletín en mano, llegan hasta recepción donde Harold sorprende una vez más a John cuando le dice al guarda de seguridad que tiene una bomba en el maletín y que la hará explotar si no les permite pasar. Reese se permite bromear diciendo que la nueva faceta de su compañero le gusta y le aterra a partes iguales. El siguiente paso del plan es usar gas para dormir a todo el edificio, momento de actuar de John que saca todo lo necesario e su maletín.

Con ayuda de la Máquina, que a pesar de tener errores aún puede serles útil, llegan sin problema hasta donde se encuentra la copia de Samaritan. El plan de Harold es infectarla con el mismo virus y volverla inoperativa, pero son atacados y Finch es alcanzado en el estómago por una bala. Sin embargo, aún le quedan las fuerzas suficientes para ejecutar el plan. Pero una copia comprimida logra escapar hasta llegar a un satélite que sobrevolará la ciudad en 18 minutos.

Sólo tienen una posibilidad y es mandar la copia que tienen de la Máquina al mismo satélite para que luche abiertamente con Samaritan y la destruya, algo que no ha conseguido en las millones de simulaciones que tuvieron lugar durante todo este tiempo. Pero la Máquina le dice a Harold que ahora no se puede permitir fallar. El problema es que su rival ha enviado un misil al edificio donde está la antena que planean usar para mandar la copia de la Máquina, por lo que quien vaya a realizar esa última misión, no sobrevivirá. Es cuando Harold deja encerrado a John en la cámara acorazada donde estaban, dispuesto a ser él quien se arriesgue, y el momento en el que comprendemos qué está haciendo en esa azotea.

John alucina al ver como Finch habla como si nada de hacer explotar una bomba
John alucina al ver como Finch habla como si nada de hacer explotar una bomba

Al mismo tiempo que sucedía todo esto, Shaw y Fusco se estaban preparando en la base para el ataque de sus enemigos pero la Máquina les ofrece un plan de escape. Primero volar con explosivos uno de los muros que comunica con la vía inutilizada del metro, y luego huir en el vagón con el sistema operativo aún en funcionamiento de la Máquina. Los dos trabajan a toda velocidad pero varios agentes de Samaritan llegan antes de que logren huir y uno de ellos sube al vagón, hiriendo a Shaw en el brazo antes de que Fusco pueda reducirle y esposarle.

Todos reconocemos al momento al prisionero, se trata de Jeff, pero Sameen no sabrá exactamente de quién se trata hasta que se ponga a curiosear entre sus cosas y encuentre el arma junto a la munición que acabó con la vida de Root. Shaw se encara a él, quiere matarle pero tanto Fusco como la Máquina intentan hacer que se centre porque están en peligro inmediato. Será la AI quien logre calmar a la mujer, diciéndole algo que Shaw necesitaba escuchar, ella siempre se ha sentido un bicho raro porque nunca sentía empatía como los demás. La máquina le dice que Root la quería por como es, que no hay nada malo en ella y que debe creerlo.

El momento emotivo es rápidamente sustituido por la sorpresa cuando vemos que Jeff tiene un cuchillo y ni Fusco ni Shaw lo han visto. El hombre ataca al policía asestándole varias cuchilladas en el estómago y escapando sin que Sameen pueda alcanzarle primero. Pero no pueden quedarse ahí porque no tardarán en ir a por ellos y la mujer ayuda a su amigo a caminar en un intento desesperado por huir antes de que sea demasiado tarde.

Shaw no va a perdonar al asesino de Root
Shaw no va a perdonar al asesino de Root

Volvemos a la azotea donde Harold, seguramente por la pérdida de sangre, ve a Root delante de él. Ya no habla simplemente con la Máquina a través del auricular en su oído, sino que le habla como si estuviera allí con él. Ya falta poco para que el satélite pase por encima de ellos, y la mayor preocupación de Finch es si todo el mundo ha sido evacuado para que no haya más bajas cuando llegue el misil que destruirá el edificio. La Máquina le da su palabra de que todos están a salvo y Harold parece tranquilizarse hasta que se da cuenta de que hay algo que no encaja.

El hombre mira hacia las antenas que hay cerca de él y dice que ninguna de ellas va a servir para mandar la copia de su creación al satélite. Harold enloquece diciendo que está en el edificio equivocado y ya no tiene tiempo para actuar. “Es el edificio correcto para ti, Finch”, ¿a nadie más se le puso la piel de gallina al escuchar estas palabras viniendo de John Reese? Harold se encuentra estupefacto ante lo que está sucediendo, momento en el que su compañero le dice que hizo un trato con la Máquina mucho tiempo atrás y que esta es su manera de darle las gracias por todo lo que ha hecho por él.

Finch quiere decir que todo empezó con él y debe ser él quien se sacrifique en lugar de John, pero es demasiado tarde, el hombre ya está cargando la copia para enviarla al satélite para su última batalla contra Samaritan. Reese le dice que se marche, agradece todo lo que hizo por él y el gran cambio que supuso en su vida el haberle conocido pero ha llegado el momento de decir adiós. Finch piensa que John puede dejar enviando el programa y marcharse antes de que llegue el misil, pero los agentes de Samaritan están llegando y Reese debe permanecer allí, luchando hasta su último aliento. La Máquina le promete ayudar a John todo el tiempo que pueda, y le suplica a Harold que se marche antes de que se desangre.

Harold observa con lágrimas en los ojos el sacrificio de John
Harold observa con lágrimas en los ojos el sacrificio de John

Los últimos minutos de vida de John son desoladores, da igual que pueda ir matando a cada enemigo que aparezca porque acaba recibiendo varios impactos de bala en su cuerpo. Pero las heridas no le frenan para seguir plantando cara, es un héroe y lo demuestra. Momento en el que volvemos a ver un flashback recurrente en el episodio, de un niño en un funeral, podíamos sospechar que se trataba del propio John pero no es hasta este preciso instante en el que nos lo confirman. Su padre murió como un héroe y él no va a ser menos.

Por mucho que nos duela verle tiroteado y que luego el edificio en el que está sea destruido por un misil, John Reese ha tenido un final digno de su personaje, un hombre que gracias a Finch pasó de ser un vagabundo borracho a tener un propósito, y que ha entregado su vida por el bien común. Nunca serás olvidado, John. Pero no todo ha terminado aquí, veremos que el desastre informático global se ha corregido y varios miembros del gobierno de Estados Unidos se reúnen para culpar abiertamente a Samaritan de lo ocurrido, el programa ha acabado y los agentes reasignados. El equipo ha ganado pero... ¿a qué precio? ¿Qué ha sucedido con los demás?

Primero vemos a Shaw que ha localizado a Jeff y no duda en acabar con su vida tras asegurar que todos sus amigos, aquellos que le importaban y cambiaron su vida, han muerto. Nos tememos lo peor pero entonces vemos que Fusco está en una cafetería con Oso a su lado, esperando a la mujer que llega poco después para recoger a su perro. Fusco, que ha regresado a la policía, no está muy conforme con despedirse de Oso pero se lo entrega, los dos hablan de la falta de noticias de Finch y suponen que como John, también murió.

Pero se equivocan, Harold sobrevivió y ha ido a Italia en busca de Grace. Tuvo que simular su muerte ante el amor de su vida para protegerla, pero ahora ya no hay motivo para seguir escondido, no tiene que estar solo y ha decidido ir a encontrarse con ella. La reacción de Grace pasa del asombro a la emoción y ambos se abrazan felices por el reencuentro. Después de todo lo ocurrido, Finch logra tener su final feliz.

John, con el apoyo de la Máquina, no teme a la muerte
John, con el apoyo de la Máquina, no teme a la muerte

Y cuando parece que todo ha terminado, nos equivocamos. Volvemos al principio del episodio con el mensaje de la Máquina a la vez que todos los ordenadores de la base vuelven a iniciarse. Shaw avanza por la calle con Oso cuando el teléfono de una cabina suena junto a ella, la mujer lo coge al mismo tiempo que escuchamos la voz de Root diciendo que tal vez no es el final. Sameen mira a la cámara que hay delante de ella y sonríe antes de seguir caminando por las calles de Nueva York.

Así se despide una serie que nos ha acompañado los últimos cinco años. Un final que, tal y como avanzaron sus creadores, funciona tanto como final de serie como de temporada puesto que por lo que hemos visto, la Máquina vuelve a estar operativa. Ya no están John ni Harold, pero Shaw y Fusco continúan en la ciudad, ambos pueden seguir con el trabajo si en algún momento es necesario, lo que podría haber dado lugar a un spin-off o quizá otra temporada. Pero han decidido dejarlo con la certeza de que, pese a las bajas, los buenos ganaron y que la Máquina continúa vigilando para proteger a la humanidad.

Un broche de oro perfecto para una serie que ha supuesto un cambio respecto a la temática más común en las series actuales, un producto diferente que ha cautivado a millones de personas en sus cinco temporadas, con unos personajes a los que no olvidaremos. Sólo he echado en falta que hubieran rescatado el personaje de Carter de alguna manera, aunque fuera a modo de flashback, aún así: ¡Gracias al equipo y al reparto por esta maravillosa serie! ¡Os echaremos de menos!

¡Hasta siempre!
¡Hasta siempre!
The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.