Person of Interest 5×12: .exe

Person of Interest 5x12: .exe

Person of Interest 5x12: .exe

Series: Person of Interest

3.5 Stars

Summary

John y Shaw siguen la pista de Harold con ayuda de la máquina, sin saber que Finch está decidido a eliminar a Samaritan de una vez por todas.

Coder Credit

A falta de un episodio para poner punto y final a la serie, la trama se centra mucho más en Finch y su relación con la máquina. Vamos a ver como Harold no teme a las consecuencias de sus actos desde que decidió robar el virus que puede acabar con la Inteligencia Artificial enemiga, y está dispuesto a hacer todo lo posible para cumplir su propósito. La máquina es totalmente leal a su creador y le ayudará en todo, incluso haciendo que Reese y Shaw le den alcance para asegurar que el plan sale como es debido.

Estamos ante un capítulo algo más relajado en cuanto a acción se refiere con respecto a los anteriores, pero que se centra más en el factor psicológico y en los motivos de Finch para hacer lo que hace. Sus conversaciones con la máquina, con la voz de Root, no tienen ningún desperdicio y hasta nos ofrecerán una visión alternativa a la vida de todos los protagonistas si la máquina nunca hubiera sido creada. Ésta crea las simulaciones para contarle a Finch lo que probablemente habría sucedido con cada uno de ellos.

Así, a lo largo del episodio se nos va planteando un universo alternativo en el que Nathan, el amigo de Harold, estaría vivo y ambos serían exitosos hombres de negocios. Sin embargo, Finch estaría solo y nunca habría conocido a Grace. Fusco habría sido despedido por ser un policía corrupto y estar relacionado con la trama de Recursos Humanos de las primeras temporadas, mientras que Carter habría acabado siendo teniente y ejercería de jefa en la comisaría.

Por su parte, Shaw continuaría con su trabajo de asesina a sueldo sin ningún tipo de cambio en la vida que tenía antes. Root estaría viva pero trabajando para Samaritan eliminando a todo aquel que fuera una amenaza. ¿Y John? John no habría sobrevivido más que unas pocas semanas, estaría muerto y habría sido enterrado sin honores en una fosa para desconocidos. Por lo que nos enseña la máquina, las vidas de todos serían muy distintas, no habrían sufrido dos bajas: Carter y Root, pero la vida de los demás sería mucho peor a como es ahora.

Finch preparando toda su estrategia
Finch preparando toda su estrategia

De toda la conversación de Finch y la máquina sacamos en claro que el mundo no sería ni mejor ni peor, sólo distinto, y es que Harold y su obra han cambiado por completo las vidas de los personajes principales de la serie, y las de todas las personas que han salvado. Y todo puede empeorar si permite que Samaritan domine el planeta, de manera que continúa con su plan de infectar al sistema pero para ello debe colarse en un edificio de Seguridad Nacional. Por suerte, cuenta con su ingenio y la ayuda de la máquina que le va poniendo facilidades para viajar por el país sin ser descubierto.

Mientras tanto, Shaw y Reese regresan a la base para comenzar a investigar el paradero de Finch, no saben si ha desaparecido a propósito o si Samaritan ha vuelto a capturarle, pero las dudas se despejan cuando suena el teléfono y reciben el número de una nueva víctima, nada más y nada menos que John Greer, el líder de sus enemigos. John concluye al momento que Greer va a ser la víctima y Finch será el que acabe con él. Descubren que según la identidad secreta de Greer, éste se halla en Washington y vuelven a la capital del país.

Fusco también tiene sus propios problemas en el episodio, y es que han descubierto los cadáveres que había en el túnel y un agente del FBI se dedica a interrogarle por el tema. El tipo resulta ser un agente de Samaritan, sabe que Fusco ha estado investigando a las personas desaparecidas y tiene órdenes de eliminar al detective. No duda en secuestrarle y llevarle al río donde le dispara, pero Fusco llevaba un chaleco antibalas y desarma a su rival, con la duda de si es más seguro matarle o dejarle con vida.

Sameen y Reese reciben pistas para encontrar a su amigo
Sameen y Reese reciben pistas para encontrar a su amigo

Harold ha llegado a Washington D.C. donde se hace pasar por un chófer de un embajador de la OTAN, para así poder acceder al edificio en el que se encuentra la base general de Samaritan. Finch no duda en drogar al hombre una vez han pasado las medidas de seguridad para suplantar su identidad. Con ayuda de la máquina es capaz de pasar los controles de seguridad, pero una vez dentro tiene que ir por su cuenta ya que no hay forma de que la IA pueda controlar el interior.

Al mismo tiempo que Harold hacía todo esto, Reese y Shaw están siguiendo todas las pistas posibles por la ciudad en busca de Greer. Están a punto de tirar la toalla cuando suena el teléfono de una cabina y John apunta una serie de coordenadas junto a otros números que no reconoce. Tras indagar un poco, ven que la máquina quiere que vayan hasta la misma base en la que se ha colado Finch. No lo tendrán nada fácil para poder entrar sin ser detectados, pero un poco de astucia y unos cuantos golpes para hacerse con unos trajes militares son suficientes para que puedan entrar al edificio.

Finch logra llegar sin muchos contratiempos a lo que sería el corazón del sistema, donde se encuentra todo el hardware y el lugar preciso donde activar el virus. Ya casi ha terminado, a falta de decir en voz alta la contraseña que lo ponga en marcha, cuando es detenido por los hombres de Samaritan que le conducen hasta Greer. Los dos hombres tienen una conversación de la que descubrimos dos cosas: la primera es que una catástrofe está a punto de suceder y Samaritan es la única salvación para la humanidad, y la segunda, es que el virus no sólo acabará con esta segunda IA sino también con la creación de Finch.

El enfrentamiento final entre los líderes de ambos equipos
El enfrentamiento final entre los líderes de ambos equipos

Se nos plantea un interesante debate, ¿está Finch realmente dispuesto a matar a su máquina pensando que es lo mejor? ¿Lo sabe la máquina? Greer le hace estas mismas preguntas, pero Harold es reacio a contestar, dice que no confía en Samaritan y nunca lo hará, y que la máquina estaría dispuesta a sacrificarse por un bien mayor. Greer le dice entonces que qué pensaba hacer tras activar el virus y destruir ambas máquinas, a lo que Harold responde que la humanidad podrá decidir su propio destino.

Toda esta charla tiene una única finalidad, y es que Greer necesita saber si la máquina conoce la contraseña capaz de poner en marcha el virus. El hombre sonríe al comprender que Finch, en su eterna desconfianza, no ha compartido ese dato con nadie por lo que puede matarle sabiendo que nadie podrá activar el virus y destruir Samaritan. Momento en el que la puerta de la sala en la que se encuentran se cierra y empiezan a quedarse sin oxígeno, el propio Greer ha decidido sacrificarse para eliminar la amenaza.

Con lo que no contaban los agentes enemigos era con que la máquina iba a enviar a Reese y Shaw tras los pasos de Finch, los dos han acabado descifrando lo que eran los números que no identificaron en un principio, pista que les conduce hasta un módem inalámbrico que permitirá a la máquina funcionar dentro del edificio y salvar a Harold dándole la contraseña para abrir la puerta del cuarto donde está encerrado, por lo que logra huir mientras Greer yace en el suelo supuestamente muerto.

John y Shaw son esenciales para rescatar a Finch
John y Shaw son esenciales para rescatar a Finch

Harold ahora debe tomar una decisión, seguir con el plan e infectar el sistema o ir en ayuda de sus amigos que ahora están en apuros. Opta por ir con ellos y ayudarles a escapar, pero no puede marcharse hasta que termine su misión, de manera que se asegura que están a salvo antes de regresar al cuarto donde empezará o terminará todo, según se mire. Samaritan le escribe mensajes en las pantallas presentes pidiéndole que no lo haga pero Harold los ignora.

Sólo tiene que decir la contraseña en voz alta y lo habrá logrado, pero titubea porque prometió que nunca volvería a hacer daño a la máquina. Su obra le dice que lo comprende porque estará cumpliendo con otra promesa más importante: la de salvar el mundo. Finch duda unos instantes, y es cuando la máquina nos sorprende a todos animándole y diciéndole que es sencillo, sólo tiene que decir una palabra de ocho letras. Ha sabido cuál era la clave todo este tiempo pero no ha ejecutado el virus porque respeta demasiado a Harold y no hará nada sin su consentimiento.

Finch asiente y dice la palabra: “Dashwood” (una clara referencia a la familia Dashwood de Sentido y Sensibilidad, libro en el que Harold introdujo un anillo para pedir matrimonio a Grace), momento en el que virus se expande y las pantallas comienzan a parpadear. ¿Y ahora qué va a pasar? ¿Es el fin definitivo de las Inteligencias Artificiales? ¿Qué ocurre con las dos copias de seguridad, una de Samaritan y otra de la máquina, que había en la base de operaciones enfrentándose en millones de simulaciones? Sólo nos queda un episodio para saber cómo termina todo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.