Person of Interest 5×03: Truth Be Told

Person of Interest 5x03: Truth Be Told

Person of Interest 5x03: Truth Be Told

Series: Person of Interest

3 Stars

Summary

Una vez la máquina vuelve a su trabajo de facilitar números de personas que están en peligro, John lucha para salvar la vida de un chico que está en el punto de mira del gobierno. Además, Root y Finch investigan el malware de Samaritan.

Coder Credit

Tras dos episodios cargados de emoción, el tercer capítulo de la quinta temporada es más pausado y algo centrado en el pasado de John y su trabajo en la CIA. Todo va volviendo a la calma tras haber estado a punto de morir a manos de los agentes enemigos, pero el peligro no ha pasado y todavía queda mucho por hacer si quieren ganar la guerra contra Samaritan.

A lo largo de varios flashbacks situados en el año 2010, vemos a John siendo reclutado junto a su compañera Kara, que posteriormente le traicionaría, para la investigación de un posible traidor al país, que ha vendido armas a los talibanes. El hombre que les encarga la misión, Beale, asegura saber que John está más que capacitado para cumplir con su obligación. Les veremos esperar al supuesto traidor, interrogarle mientras registran el lugar en el que vive y como John le mata de un disparo sabiendo que mentía. Todas estas escenas están muy relacionadas con la forma de actuar de Reese a lo largo del episodio y, obviamente, tendrán su importancia en el caso.

Lo primero de todo es recordar que en la actualidad John mantiene una relación con Iris, la que fuera su psicóloga por orden de su jefa en la policía, y de hecho ha quedado para almorzar con ella y sus padres, a los que va a conocer precisamente ese día. John llega algo tarde ya que se encuentra en el baño peleando con un tipo para salvar la vida de un inocente. Finch le ha insistido mucho en que intente llevar una vida normal, pero es evidente que Iris tiene preguntas y sospechas sobre el auténtico trabajo de su pareja y el tema acabará saliendo más tarde.

John en 2010
John en 2010

Todos los problemas sentimentales de John quedan olvidados cuando Finch le dice que tienen un nuevo número, aparte le explica que la máquina no funciona como siempre y le ha dado una especie de código muy raro que no logra descifrar, y será Root la que lo haga descubriendo que se trata de un poema que habla sobre el cambio. Con ayuda de Harold, John se cuela en el edificio donde trabaja Alex Duncan e intenta duplicar sin éxito su teléfono, algo que no es de extrañar ya que el chico trabaja con sistemas de seguridad. John le nota muy nervioso y sospecha que trama algo por lo que decide quedarse a espiarle cuando el resto de trabajadores se marcha a casa.

Verá como Duncan entra en el despacho de su jefe y roba información confidencial, pero no le da tiempo a saber lo que ha cogido porque unos agentes le abordan en mitad de la calle. John está escondido y ve a su ex jefe de la CIA, quiere intervenir pero para la agencia él está muerto y es mejor que no sepan que sigue vivo, por lo que debe dejar que se lleven al chico. Mientras tanto, sabemos por Finch que el chico tenía un padre y un hermano que eran militares, y esto ya nos hace sospechar que podrían estar relacionados con la misión de John en 2010.

Por su parte, Root sigue rotando con sus diferentes identidades otorgadas por la máquina para evitar ser detectada por sus enemigos. Ahora trabaja como empleada de una mensajería, y llama a Harold porque ha notado algo raro en unos paquetes que está teniendo que dejar y recoger, sospecha que está relacionado con Samaritan y le pide ayuda a Finch para poder investigarlo. Por lo que buscará un punto ciego, sin cámaras de vigilancia, donde Harold acude para mirar un ordenador que hay en una de las múltiples cajas y encuentra un malware que copia para analizarlo después.

Finch y Reese hablan del nuevo número
Finch y Reese hablan del nuevo número

John localiza el edificio donde la CIA tiene retenido a Duncan, y le libera usando unos cuantos tiros, pero aunque lleva la cara tapada somos testigos del gesto de reconocimiento de su ex jefe al ver como se aleja. Reese lleva al joven a un hotel lujoso, sabe como trabaja la agencia y que ese será el último sitio donde les van a buscar, y es el momento en el que John le pide a su protegido que le cuente qué ha hecho para que el gobierno vaya tras él. Duncan dice que sólo quiere saber lo que le ocurrió a su hermano, le dijeron que había muerto en una misión pero que todo era confidencial y no le dieron más datos.

Es por eso que ha estado indagando en busca de los archivos del ejército para saber qué fue exactamente lo que sucedió, pero que lo único que ha descubierto es que su hermano fue investigado por posible traición a los Estados Unidos. John enmudece al escucharlo y le pide que le enseñe todo lo que ha conseguido reunir hasta ahora, va pasando las páginas hasta encontrar una foto del hermano de Duncan y descubre que se trata del mismo tipo al que asesinó en 2010. Sabe que contarle la verdad al chico es mala idea y prefiere mantenerle en la ignorancia, pero Duncan aún tiene una diana en la espalda y tiene que protegerle.

Reese le pide a Harold que actúe como distracción mientras que Duncan y él vuelven al edificio donde trabaja el chico. Finch se coloca en pleno Times Square y hackea la cuenta de la CIA buscando información del hermano del inocente al que están protegiendo, sabe que el ex jefe de John lo sabrá al momento y le rastrearán, dejando por un rato la búsqueda de Reese. Y efectivamente así es, cuando Beale y sus hombres llegan hasta el portátil, Finch ya se ha marchado, dándole el tiempo suficiente a su compañero para acceder a toda la información sobre el hermano de Duncan. Encuentran algo muy importante y es que la operación en la que trabajaba no estaba aprobada por el congreso, lo que pondría en serios apuros a los altos mandos militares si se supiera.

La ayuda de Harold resulta ser vital para salvar la vida de Duncan
La ayuda de Harold resulta ser vital para salvar la vida de Duncan

Reese y Duncan tratan de huir pero son capturados por la CIA. Mientras van en un coche con destino desconocido, Beale le dice a John cómo pudo reconocerle y que ha sido toda una sorpresa. Pero también le dice a Duncan que él sabe lo que le ocurrió a su hermano, ante la mirada ansiosa del joven, John le miente diciendo que él fue el encargado de investigarle y que no fue un traidor. Beale confirma las palabras de Reese, haciendo que Duncan respire aliviado.

Es el momento de John para actuar y forcejear con sus captores provocando que el coche se estrelle, Duncan y él consiguen escapar y le perdona la vida a su ex jefe, lo que desembocará al día siguiente en una conversación entre ambos hombres en el que llegan a un acuerdo: Beale dejará en paz a Duncan o, de lo contrario, John y sus compañeros harán pública la operación secreta que llevaron a cabo a espaldas del gobierno. Su ex jefe le promete también no decir nada sobre el hecho de que sigue con vida, y asegura estar contento con la idea de que John está ahí fuera haciendo cosas buenas por la gente.

En la base, Finch y Root discuten porque la mujer ha ejecutado el malware de Samaritan en un portátil. Aunque Root ha tomado todas las precauciones posibles, como quitarle conexión a internet y a la corriente, Harold cree que es demasiado arriesgado pero Root le dice que si no se arriesgan nunca van a ganar la batalla. Por último, asistimos a una cita entre John e Iris, el hombre se ha dado cuenta de que nunca va a poder tener una vida normal, no cuando tiene el trabajo que tiene lo que significa que debe poner punto y final a su relación.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.