Person of Interest 5×01: B.S.O.D

Person of Interest 5x01: B.S.O.D

Person of Interest 5x01: B.S.O.D

Series: Person of Interest

5 Stars

Summary

John, Finch y Root son perseguidos por los agentes de Samaritan mientras buscan la manera de llegar con vida a la base del metro, y todo mientras la batería donde está almacenada la “mente” de la máquina comienza a agotarse.

Coder Credit

Tras casi un año de interminable espera, sin saber cuándo se emitirían los nuevos episodios y las dudas sobre la que será la última temporada, por fin vuelve Person of Interest. La serie regresa con fuerza, con un gran primer episodio que se sigue directamente del final de la cuarta temporada, sin saltos temporales de por medio, seguimos justo donde dejamos a los protagonistas y vivimos con ellos la tensión de saber que Samaritan lo controla todo.

La “muerte” de la máquina de Harold Finch en el último episodio ya nos indicaba que la vida de todos iba a cambiar y no para bien, ahora somos conscientes de hasta qué punto es malo que Samaritan y sus agentes estén al mando y no haya una máquina buena que contrarreste su dominio. Pero antes, pongámonos en situación, porque cada personaje estaba en un punto distinto y partimos desde ahí, viendo todas las repercusiones. Por un lado tenemos a John Resse como guardaespaldas del maletín donde está comprimido todo lo necesario para resucitar la máquina, por otro está Harold Finch, y en tercer lugar encontramos a Root.

Los tres están separados pero tienen el mismo destino, el problema es que Samaritan controla todas las cámaras, y no para de enviar agentes tras ellos para darles caza. Por último, pero no menos importante, tenemos a Lionel Fusco. El policía es el único que no comprende la gravedad de la situación en la que se encuentran, lo único que él sabe es que había detenido a dos importantes jefes de la mafia: Elias y Dominic, pero un francotirador acabó con ellos ante sus ojos, y ahora se encuentra ante una investigación de Asuntos Internos por lo ocurrido. Así empezaremos con cuatro tramas, una por cada personaje, que se irán unificando hasta que Root, John y Finch logren reunirse y unir fuerzas, mientras que Fusco comenzará a darse cuenta de que hay demasiadas cosas que no sabe.

John se lía a tiros con multitud de enemigos
Reese se mete en tiroteos con multitud de enemigos

John es el encargado de proteger lo que queda de la máquina y le vemos huir por la ciudad, peleando primero a tiros y luego a golpes con los agentes de Samaritan. Tiene que llegar al punto de encuentro con Finch, pero Nueva York está plagada de cámaras y es muy difícil moverse por las calles sin que Samaritan le siga la pista. El mismo problema tiene Harold, que debe ir despistando a sus perseguidores de un modo menos violento, escabulléndose como puede y ocultándose tratando de pasar lo más desapercibido posible. John acaba llegando al puerto donde quedó en encontrarse con Finch pero allí le asalta un nuevo enemigo, el hombre acaba defendiéndose a golpes empleando el mismo maletín, y cuando todo parece perdido, aparece Finch para salvarle.

Los dos suben al ferry esperando ganar un poco de tiempo para poder encontrar la forma de ir a la base. Este episodio, además de trepidante escenas de acción, nos muestra más del pasado de Harold y la creación de la máquina. De su preocupación ante el hecho de que ésta sea tan inteligente e intuitiva y su temor a que acabe siendo tan superior a los humanos que constituya una amenaza para la humanidad. Veremos varios flashbacks de 2006 con Harold y su dilema, hablándolo con su amigo y compañero Nathan, e incluso con su novia Grace (con la que usa la palabra “empleado” ya que ella no sabe nada de la verdad sobre su trabajo). Los dos le insisten en que él es el mentor de la máquina y un reflejo de sí mismo.

Pero para Harold no fue suficiente y reprogramó la máquina para que a medianoche se borrara su memoria. La propia inteligencia artificial supo lo que planeaba hacer y le formuló una pregunta que le hizo dudar en el último momento: “¿si me borras la memoria cómo voy a aprender de mis errores?” Finch terminó arrepintiéndose tras ver que la máquina ya no le reconocía tras hacer el borrado de memoria, pero ya no pudo recuperar la información. Es irónico pensar que su miedo a que su máquina acabara siendo una amenaza se ha visto cumplido mediante Samaritan, que es la versión maligna de su creación.

Finch y Reese consiguen reunirse
Finch y Reese consiguen reunirse

Mientras John y Finch logran despistar a sus enemigos y alcanzan la base, donde les espera Oso como si nada hubiera pasado, Root sigue luchando por su vida. La mujer ya no cuenta con la ayuda de la máquina para adelantarse a los movimientos de los demás y tiene que usar sus propios medios para sobrevivir. Veremos como su coche es embestido por otro más grande, verla liarse a tiros como toda una profesional mientras huye de los agentes enviados para matarla. Pero las garras de Samaritan llegan a todos sitios, y una vez la ubica en un vagón de metro busca entre los demás pasajeros a aquellos que pueden ser útiles para capturar a la mujer.

Con un simple mensaje de texto a las personas apropiadas y la información de que Root es peligrosa, ésta se verá inmersa en una nueva pelea cuerpo a cuerpo contra nuevos enemigos. Cuando logra salir del metro es detenida por un policía y si ya pensábamos que era su fin, de alguna manera que no nos muestran, logra escaparse de él y hacerse con su arma. Root nos vuelve a demostrar que es un gran personaje, tiene resolución, agallas y un plan siempre en mente. Así que si alguien creía que dependía totalmente de la máquina, aquí se ve que para nada es el caso.

La mujer sabe en todo momento lo que debe hacer y acaba llevando a sus enemigos hasta la base clandestina de un mafioso ruso con el que trabajó muchos años atrás. Los miembros de seguridad acaban con los hombres armados que perseguían a Root pero no la dañan a ella que insiste en hablar con su líder haciendo acopio de toda la información que posee. El hombre aparece sorprendido por su aparición pero acepta ayudarla para darle una nueva identidad y así evitar ser identificada por Samaritan.

Root se da cuenta que la observan en el metro
Root se da cuenta que la observan en el metro

John y Finch discuten sobre el estado del maletín, ya que Reese lo ha usado para aporrear a varios de sus enemigos, Harold le dice que cualquier desperfecto puede haber dañado la máquina de forma irreparable. Finalmente, Finch se queda tratando de reactivar la energía de la máquina ya que la batería está casi agotada mientras que John decide ir a buscar a Root. Harold se encontrará con el problema de que nada más enchufar la información vital de la máquina, los archivos comienzan a descomprimirse cuando no tiene espacio suficiente en la base para dar cabida a todo su potencial, lo que supone que empiecen a haber apagones en la base y Finch tenga que desconectar el cable de la corriente para detener la descompresión, provocando una pequeña explosión que le deja inconsciente.

Sin embargo, somos testigos de que al mismo tiempo que la máquina comenzaba a dar síntomas de vida, John era detectado por Samaritan y cuando le estaba marcando como enemigo, aparecen nuevos datos que le ponen como persona irrelevante. ¿Ha llegado la máquina a estar viva el tiempo suficiente para proteger a Reese? Sea como sea, John puede ir hasta la comisaría sin que ningún enemigo le asalte. Allí habla con Fusco que está totalmente desquiciado por la investigación de asuntos internos, y no es para menos, porque no entiende nada de lo que está pasando.

El detective dio su versión al policía que llevaba el caso y a un agente del FBI, explicando que él no disparó a ninguno de los mafiosos detenidos en la emboscada sino que fue obra de un francotirador. Le pidieron su arma para analizarla en balística y el tipo del FBI volvió a interrogarle horas después diciendo que por la conmoción no recuerda bien lo que ocurrió y que sí que fue él quién efectuó el tiro. Fusco ya había sido alertado previamente por John a través de una llamada telefónica para que no insistiera en lo del francotirador, por lo que el hombre le sigue la corriente al del FBI que le califica como héroe por haber acabado con dos peligrosos criminales, pero Fusco sabe que hay algo que no sabe y no tardará en empezar a pedir explicaciones a Reese y Finch. John echa un vistazo a todas las incidencias reportadas a la policía en las últimas horas hasta encontrar aquellas que encajan con Root y va en su busca.

Fusco muestra su descontento ante John de todo lo que está ocurriendo
Fusco muestra su descontento ante John de todo lo que está ocurriendo

Oso despierta a Harold que contempla asustado como la mesa del escritorio está ardiendo y la máquina puede haber muerto para siempre, apaga las llamas con un extintor que le trae el perro y le vemos apesadumbrado por el estado en el que ha quedado todo. Finch se siente más solo que nunca y necesitará un empujoncito para volver a tener fe en su trabajo y en la máquina, pero para eso necesita a sus compañeros. Root sigue en la guarida de los rusos esperando a que le consigan su identidad, ha descubierto que están estudiando un nuevo hardware que ha salido ya que hay un virus en todos los aparatos y es imposible eliminarlo: un recordatorio del plan de Samaritan para controlar a toda la población.

Cuando la mujer piensa que va a lograr salirse con la suya, el que era su aliado la traiciona diciéndole que ha recibido un mensaje con una generosa oferta y la va a entregar a los agentes de su enemigo que aparecer en ese instante. Root le dice que no sabe lo que ha hecho, y tiene toda la razón ya que los activos de Samaritan eliminan a todos los rusos. Ya parece ser el final de Root, desarmada y rodeada de enemigos cuando aparece Reese para rescatarla. John quiere volver cuanto antes a la base porque es el único sitio donde pueden estar a salvo pero ella le insiste en llevarse trescientas consolas que hay en el almacén porque les serán útiles para restaurar la máquina.

La hacker siempre piensa en todo
La hacker siempre piensa en todo

No se equivocaba porque cuando llegan a la base subterránea, Harold está desanimado porque no tiene el equipo necesario, algo que Root ha resuelto en un momento. Lo acondicionan todo, y pese a que hay algunos inconvenientes en forma de sobrecarga del sistema, consiguen que todos los archivos de la máquina se descompriman. Los tres miran la pantalla esperando a que suceda algo y justo el cursor empieza a parpadear... ¿Ha vuelto? ¿Sigue siendo la misma de antes? Habrá que esperar a la semana siguiente para saberlo.

Por su parte, Fusco no ha seguido las instrucciones de John de dejar pasar todo el asunto del francotirador y ha estado indagando, lo que le convierte en un objetivo a seguir por parte de Samaritan, que no ha dudado en eliminar al agente de Asuntos Internos que quería proseguir con la investigación. ¿Aparecerá el número del detective en algún momento o acabarán contándole toda la verdad sobre la máquina y la peligrosa guerra en la que puede acabar inmerso? ¿Y qué ha pasado con Shaw? No la hemos visto, pero John la menciona diciendo que tienen que salvarla... ¿y si ahora es una agente de sus enemigos?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.