Panel de Battlestar Galactica SDCC 2017

La Comic Con de este año trajo un panel muy especial para los fans más nostálgicos de la serie de ciencia ficción estrenada en 2003. Con motivo del 25 aniversario de Syfy, la cadena quiso hacer una reunión con miembros del reparto y los productores, en los que recordaron antiguas anécdotas, comentaron detalles sobre los personajes y demostraron que siguen siendo grandes amigos. Además, se anunció que Syfy va a volver a emitir la serie completa a partir de septiembre.

Entre los aplausos de los seguidores allí reunidos aparecieron Mary McDonell (Presidenta Laura Roslin), Tricia Helfer (Seis), Grace Park (Sharon/Boomer/Athena), Tahmoh Penikett (Karl “Helo” Agathon), Aaron Douglas (Jefe Galen Tyrol) y Michael Trucco (Sam Anders), además de los productores ejecutivos Ron Moore y David Eick. Se echó en falta a Edward James Olmos (Almirante Adama) que no pudo acudir por estar en España para la entrega de los Premios Platino, aún así envió dos vídeos que se pusieron a lo largo del panel, uno donde se disculpaba por no haber podido asistir y el segundo para rendir homenaje al fallecido Richard Hatch, que dio vida a Apollo en la serie original y posteriormente interpretó a Zarek en la nueva versión.

Durante la hora que duró el panel hubo tiempo para hablar de muchos temas, pero uno de los más controvertidos y que llamó más la atención de todos fue el poco apoyo e incluso el odio que sufrieron al querer hacer un revival de Battlestar Galactica. La serie original se estrenó en los setenta y no tuvo el éxito deseado, ya que pretendían aprovecharse del tirón comercial por la temática espacial tras el estreno de la primera película de Star Wars, pero eso no quitó para que los fans más acérrimos se opusieran firmemente a una versión reimaginada de la historia.

Moore explicó que cuando mostraron las primeras imágenes del episodio piloto de BSG, los fans les abuchearon en un momento que fue ciertamente desagradable e incómodo para ellos. Pero fue cuando Richard Hatch salió en su defensa y logró que los allí presentes se comportaran, convirtiéndose desde ese momento en un embajador de la nueva BSG.

Pero si había alguien allí que supiera lo que era recibir el odio de los fans era Michael Trucco, quien no tuvo reparos en hablar de la acogida que tuvo su personaje en la serie, y es que Sam Anders fue criticado por gran parte del fandom desde su aparición. Más que criticado, le odiaban y es que “el público puede ser muy intenso en cuanto al odio se refiere” afirmó el actor. Sin embargo, eso no le desanimó y aseguró que tenía un plan: el de permanecer en la serie todo el tiempo posible. Algo que fue secundado por los productores. “Si los fans se quejaban de la presencia de Anders, entonces les dábamos más Anders”.

Pese a todo, Trucco estaba muy contento por haber formado parte de la serie y también tuvo tiempo de hablar cosas más divertidas como el juego “Pyramid”, que era el gran entretenimiento de la tripulación de la nave durante las cuatro temporadas que duró el programa. “Nadie sabía cómo se jugaba realmente ni cuáles eran las reglas, íbamos improvisando” confesó entre risas. Por lo que cada vez que veíamos a los protagonistas entretenidos con el juego, no sabían lo que estaban haciendo.

Y no era lo único que se improvisó. Moore y Eick explicaron que no tenían un plan fijo de la trama de la serie, sabían adónde querían llegar pero el camino a recorrer se iba improvisando. Incluso la decisión de quienes serían los últimos cinco cylon no fue tomada por completo hasta el momento de escribir el guión porque contemplaban varias opciones: ¡la presidenta Roslin podría haber sido una de ellos! Mary McDonnell no pudo evitar un grito de horror ante tal idea y agradeció que finalmente no hicieran eso con su personaje.

Las anécdotas más divertidas fueron por parte de Douglas, que además de dedicarse a espiar a los productores cuando cenaban a ver si se enteraba de información nueva sobre los siguientes episodios, acabó encontrándose “accidentalmente” con parte de un guión de la tercera temporada donde se revelaban los cylon y que él era uno de ellos. Cuando los productores lo descubrieron le obligaron a guardar el secreto durante meses, ya que aún estaban con la pre producción y nadie del reparto lo sabía.

McDonnell se reía escuchando las cosas que contaban sus compañeros, pero luego añadió que se sentía muy estresada y nerviosa con tanto misterio sobre quienes eran los cinco cylon finales. Estaba demasiado impaciente por saber de una vez quienes eran, y vista su reacción sobre la idea de que Laura hubiera podido ser una, suponemos que se sintió aliviada al descubrir que no lo era. También hizo que la audiencia se riera al quejarse del hecho de que la presidenta Roslin tan solo tuviera un traje: “me prometieron una nave centro comercial pero es algo que nunca pasó” exclamó entre carcajadas.

La actriz analizó a su personaje y la dificultad que tuvo que afrontar para interpretarla ya que son muy diferentes. Mary añadía que ella nunca había tenido que tomar unas decisiones tan complicadas como Roslin, quien de la noche a la mañana se encuentra siendo la líder de los humanos supervivientes.

Sobre las complicaciones de interpretar a más de un personaje hablaron Park y Helfer. La primera recordó que al principio no tenía problema con Boomer y Athena, pero luego llegó la General y entonces empezó a sentirse confusa. Y si ella se encontraba así, ¿qué pasaba con Helfer y la cantidad de Seis que había en la serie? Helfer admitió que se volvió muy obsesiva con todo el tema, tanto que dirigía a sus dobles para que se movieran tal y como ella quería para darle más credibilidad a la interpretación que daba de cada una de ellas, llegando al punto de decirles si tenían que andar más o menos deprisa según el momento. No podemos negar que su dedicación era absoluta.

Las dos actrices también abordaron el tema de dar vida a robots con Síndrome de Estrés Post-Traumático, sobre todo Helfer al interpretar a Gina. Les parecía muy interesante representar que las máquinas también pudieran sufrir este mal y vieron la película Irreversible para comprender mejor la situación a la hora de dar credibilidad a sus interpretaciones. Después de todo, los cylons nos son presentados como el mayor enemigo de la humanidad y ver que pueden sufrir tanto como nosotros era algo que no se había visto demasiado en televisión.

También contaron que antes de comenzar a rodar el primer episodio, cada actor recibió información sobre el pasado de sus respectivos personajes, a lo que Helfer se quejó del hecho que Olmos tuviera tres páginas detalladas sobre Adama mientras que a ella solo le dijeron: “La máquina es una mujer”.

Aún así, no podemos negar que todas las versiones de Seis de Helfer están interpretadas a la perfección, y sorprende saber que antes de BSG en su curriculum tan solo había una película indie, actriz secundaria en un episodio piloto de otra serie y un cadáver en CSI: Miami. Fue todo un acierto que Moore y Eick confiaran en ella y cumplió con crecer. Cuando todos decidieron por unanimidad que la escena de lucha entre Seis y Starbuck fue la mejor de la serie, Helfer dijo que fue muy divertida de rodar y le encantó.

Tahmoh Penikett estuvo bastante entretenido haciendo fotos tanto de sus compañeros como de la sala, además de varios selfies, pero tuvo ocasión de hablar de lo raro que fue para él rodar la primera temporada, y que le daba la impresión de estar grabando una serie diferente donde el protagonista era Helo. No pudo evitar estallar a carcajadas al contar que cuando por fin volvió al set con el resto del equipo, nadie le conocía y le confundieron con un extra por lo que le mandaron a la zona para los extras... ¡en más de una ocasión!

Al salir el tema de cómo sería rodar BSG en la actualidad, todos estuvieron de acuerdo en que sería complicado por no decir imposible. Cuando planificaron la serie para 2013, estaba muy reciente el atentado del 11-S y usaron mucho la situación política del país para basarse en lo que iba ocurriendo en los capítulos... ¿realmente sería posible hacer una serie donde haya un personaje como Trump y tratar que los espectadores sientan empatía por él? Definitivamente no. Además, añadieron que Adama jamás sería capitán porque se le consideraría un loco no cualificado para ejercer el puesto: sería un programa muy diferente.

Por último, nos queda hablar de Olmos que en su primer vídeo dijo que rodar BSG ha sido una de las mejores experiencias de su vida, ya solo leyendo los guiones sabía que era un buen producto pero jamás habría esperado tanto movimiento fan con la serie. En la despedida tuvo unas palabras para el recientemente fallecido Richard Hatch, quien pasó de ser un escéptico con la nueva serie a convertirse en uno de sus más firmes defensores, y se despidió con las siguientes palabras: “Te queremos Richard y nunca te olvidaremos”, antes de añadir la frase mítica por excelencia de BSG “So Say We All” que fue coreada por los presentes.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.