Ocho razones por las que deberíais ver Sense8

La última serie original de Netflix, Sense8, se ha convertido en una de las más emocionantes y esenciales series que se han hecho en el canal. Un drama de ciencia ficción creado por J.Michael Straczynski y los Wachowskis, Sense8 postula la existencia de empáticos extra sensoriales capaces de compartir experiencias, conocimientos y habilidades con otros individuos de ideas afines, conocidos como sensates, dentro de su exclusivo grupo de ocho.

Ese grupo incluye a la DJ, Riley (Tuppence Middleton), el policía Will (Brian J.Smith), el actor Lito (Miguel Ángel Silvestre), el cerrajero Wolfgang (Max Riemelt), la química Kala (Tina Desai), la hacker Nomi (Jamie Clayton), la empresaria Sun (Doona Bae) y el conductor de autobús Capheus (Aml Ameen). Su conexión es activada por Angelica (Daryl Hannah), una mujer misteriosa que se acerca a ellos individualmente, mientras otro, un sensate más fuerte llamado Jonas (Naveen Andrews) se extiende más allá de los grupos para reunirles.

Aquí os dejamos ocho buenas razones por las que deberíais ver obligatoriamente esta increíble serie:

sense8

1. Son los Wachowskis

Aunque no son ni los más populares o los más prolíficos como fueron una vez, Andy y Lana Wachowski son todavía visionarios inigualables que vale la pena prestar atención. El problema, por supuesto, es que al haber enajenado a espectadores casuales con Matrix y marginado a los fans con sus secuelas menos singulares, parece que muy pocas personas les dan una oportunidad.

Su estrenos más recientes han sido todos ignorados, tanto por la crítica como el público, mientras que incluso la innovadora saga Matrix se ha desvanecido de la conciencia colectiva. Pero los hermanos han trasladado su considerable talento a la televisión en una producción que debe ser incluso más compleja que El Atlas de las Nubes.

Si los Wachowskis se merecen una segunda oportunidad, y se la merecen, entonces Sense8 debería ser su momento de redención.

2. No solo son los Wachowskis

Es cierto, algunos espectadores les gustaría algo más convincente que eso. Abandonados a su suerte, no se puede negar que los Wachowskis tienen una propensión a través de la filosofía esotérica sobre la psicología reconocible; Neo, Speed y Jupiter fueron arquetipos antes de que fueran personalidades. La excepción obvia, por supuesto, es el ya mencionado El Atlas de las Nubes, una película que rompió los límites personales, geográficos y temporales de acuerdo a seguir su corazón a través de casi toda la existencia de nuestra especie.

Notablemente, El Atlas de las Nubes fue co-dirigida por Tom Tykwer (quien ha vuelto para Sense8, dirigiendo dos de los mejores capítulos de la serie, junto con el director de V de Vendetta James McTeigue, que dirige otros dos). El creador de Babylon 5 y productor J.Michael Straczynski ha desarrollado Sense8 junto a los Wachowskis, y actúa de manera similar a una especie de estabilizador para la serie.

Anteriormente famosa por estar por delante de su tiempo, Sense8 es realmente la primera vez que los Wachowskis tienen sentido del momento.

qTghxo6

3. El reparto es excepcional

Una combinación de colaboradores pasados y relativos recién llegados, Sense8 evita grandes nombres de actores americanos en favor de un refrescante reparto multinacional. Por supuesto, sería un descuido sugerir que la diversidad es una innovación, pero aún así es difícil pensar en una serie que es bastante comprometida con la exactitud, autenticidad y en la representación indiscriminada de géneros, nacionalidades y culturas en pantalla como es Sense8.

En la superficie de la caracterización debe parecer crudo o cliché, un alemán llamado Wolfgang; una asiática entrenada en artes marciales; una india descontenta con su propuesta matrimonial, pero los actores funcionan para hacer a sus personajes exponencialmente más interesantes de lo que pueden parecer a primera vista, no menos importante está Jamie Clayton, que convence por completo como una activista transexual viviendo en San Francisco.

Naturalmente, está el raro británico aproximándose a un acento extranjero, más notablemente Tuppence Middleton como una DJ islandesa y Aml Ameen como un conductor Matatu keniano obsesionado con Jean-Claude Van Damme, pero para la mayor parte de los cineastas han usado talentos locales con un efecto terrible.

Mención especial a nuestro Miguel Ángel Silvestre como un actor mexicano sobreactuado que esconde al mundo su homosexualidad. Sorprendentemente, podemos sentirnos orgullosos de su actuación y que pueda formar parte de esta gran serie.

4. Maravillosa imagen y música

No es solo los personajes que abarcan todo el mundo, sino la producción llevando a su reparto y al equipo a la localización para la mayoría de las tomas. El resultado de esto es que los directores conocen sus escenarios lo suficiente bien para no sentir la necesidad de meter con calzador famosos paisajes para establecer o diferenciar sus localizaciones; Londres es inmediatamente identificable de la iconografía menos obvia, Berlin parece claramente germánica incluso antes de que dejes el taller de Wolfgang, mientras que Mumbai parece auténticamente indio sin recurrir a los estereotipos a los que está acostumbrada la audiencia occidental.

Estas libertades les dejan centrarse en los personajes, con intimidad, cámara en mano mostrando la confianza real en los actores. La banda sonora parece adecuadamente ecléctica también, y las composiciones de Johnny Klimek y Tom Tykwer se repiten, desarrollan y están en crescendo justo como los personajes, los escenarios y las emociones.

Al principio, el subestimado tema de apertura no parece realmente registrarse, pero resulta sorprendentemente maleable y multifacética como más tarde se usó para dar fondo a diversos rangos de secuencias. Por el capítulo doce está impregnado por la tristeza, la alegría y la emoción. El verdadero arte, sin embargo, está en la edición.

kala-y-wolfgang-comparten-un-momento-romantico

5. No se basa en la violencia gráfica y el sexo para evocar una respuesta emocional

Eso no quiere decir que Sense8 no muestre pechos y sangre, porque lo hace, repetidamente, junto con todo lo demás, solo que esas trampas forzadamente explícitas desmienten una inocencia juguetona subyacente. Como con El Atlas de las Nubes, la decisión de los Wachowskis para cortar entre las diferentes corrientes de la historia en lugar de presentar cada elemento en la secuencia, facilita un sentido de sincronización e interconectividad que puede ser increíblemente entusiasta y ocasionalmente abrumadora.

Los personajes experimentan la llamada resonancia límbica cuando sus emociones están en resonancia. Esas experiencias compartidas, ya sean encuentros sexuales distintos que sirvan para una orgía omnipresente o una escena retrospectiva de grupo con flashbacks a un mismo momento pero de diferentes recuerdos evocado por la respuesta a una pieza de música, enfatiza ciertas emociones y mejora su impacto.

La secuencia en el cuarto capítulo envuelve una rendición en modo karaoke del 'What's Going On' de 4 Non Blondes que resuena y reverbera alrededor del grupo, lo que podría haber constituido tradicionalmente un montaje tedioso pero que aquí adquiere vida propia, y mientras tanto en otro momento en el siguiente capítulo vemos a Sun proyectando el tener la regla produciendo dolor en Lito.

Esas transiciones son intuitivas, inventivas e ilustrativas; al igual que el tratamiento de deja vu de los Wachowskis en Matrix. Si alguna vez te preguntaste por qué tienes una canción pegada en tu cabeza, ahora sabes por qué.

6. No trata al público como idiotas

Es refrescante para variar, que una serie empiece cada capítulo sin hacer un resumen de lo que llevamos de temporada, se pone manos a la obra desde el principio, libre de interrupciones, y simplemente asume que su audiencia tiene al menos un tipo de memoria funcional.

Por supuesto, ayuda que Netflix lance todos los capítulos de la temporada a la vez y no tengamos que esperar semana tras semana un nuevo episodio, y así podemos ver todos de una sentada.

Lo que va más allá de Sense8 de otras series es la clara falta de exposición, particularmente en los primeros capítulos que gasta muy poca energía con la creación de cualquier tipo de argumento identificable, eligiendo sin embargo centrarse en los personajes y el conflicto que surge naturalmente de sus relaciones.

Como tal, en el primer capítulo cuando los personajes de Daryl Hannah y Naveen Andrews se refieren a 'sensates' y 'grupos' no tienes idea de lo que están hablando. Tú, como los personajes que estás conociendo, tenéis que juntar las piezas por vosotros mismos. Algunos deben encontrar esta ambigüedad frustrante, pero otros probablemente lo encontrarán liberadora.

CHa_q9JUwAEJgib

7. Tiene un gran valor de revisionado

Es normal que se os pasen muchas cosas en el primer visionado, particularmente en los primeros capítulos antes de que os acostumbréis al estilo poco tradicional de contar la historia de Sense8.

Por una vez, no es necesario estar pendiente de evitar spoilers hasta que hayáis llegado al final, están pasando tantas cosas que no necesita engañar al público o atar su narrativa para mantener el interés del espectador.

Aunque presente desde el principio, el antagonista primario de Sense8, referido simplemente como Whispers, no llega a involucrarse realmente hasta los últimos dos o tres capítulos de la temporada. En cambio, cada personaje tiene sus propias prioridades y situaciones difíciles, y una vez que también sois capaces de distanciaros de los problemas más amplios, esos llegan a ser perfectamente atractivos y convincentes por si solos.

Los creadores han hablado de su deseo de hacer ocho series en una, y generalmente lo han hecho, con cada subtrama permitió sorprender a menudo en todas las direcciones. La única manera que verdaderamente sabrás de que va la Temporada Uno es estudiándola. Esta es una serie con la que obsesionarse, engancharse, y aprender de ella.

8. Es maravillosamente optimista

Sense8 claramente ama a sus personajes, y al final de la primera temporada probablemente vosotros también. Y eso incluye a los personajes secundarios como la novia lesbiana de Nomi interpretada por Freema Agyeman, Max Mauff como el mejor amigo de Wolfgang y Eréndira Ibarra como la compañera de Lito, que a menudo aligeran el tono sin caer en el papel del alivio cómico.

Es una serie sobre el indomable espíritu humano; sobre la gente reuniéndose, y sobre enamorarse sin importar el qué. A diferencia de la gente con super poderes en otras series de género, los sensates no tratan sus habilidades como una maldición sino como una bendición; sus encuentros con gente diferente y de culturas distantes solo sirve como una fuente de alegría, apoyo o compañerismo.

Hay angustia, por supuesto, pero no tiene nada que ver con sus poderes. Cuando Kala visita a Wolfgang en Berlin ella ignora el hecho de que esté lloviendo y se deleita con el milagro de la vida, mientras otros personajes tiene reacciones diferentes al visitar Londres y Chicago con exclamaciones de "Siempre he querido ir" o "es tan maravilloso".

La mirada abierta en el rostro de Capheus Van Damme cuando observa a la multitud reunida en San Francisco para el Día del Orgullo, al igual que las imágenes usadas para los títulos de apertura, lo dice todo: que extraño y maravilloso mundo es el que vivimos.

imagen-2

The following two tabs change content below.

Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.

About Clara Orti

Friends cambió mi vida y Gilmore Girls me la terminó de fastidiar. Perdida en el mundo de la BBC e intentando llevar al día todas las series y vida social. O eso intento decirme cada día.