No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas

2.5 Stars

Summary

Sara es una joven madrileña que, cansada de su vida, decide embarcarse en la aventura de convertirse en plumista. Para ello reabre la tienda de su abuela y comienza a elaborar curiosos y exóticos tocados y complementos a base de plumas. Pero su vida se vuelve un caos cuando, en la misma semana, llegan para quedarse en su piso su padre deprimido y recién separado, su novio al que hace un año que no ve, un amigo del novio y su hermana junto a su prometido Aarón, que fue su amor del instituto.

Coder Credit

No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas comenzó como una novela escrita por Laura Norton que llamaba al público gracias a su extravagante título. Ahora, y después de más un año en producción, las páginas pasarán a la gran pantalla para contar la historia de Sara, una joven plumista que ve cómo su mundo da una vuelta de ciento ochenta grados en un momento.

Cuando tenía 15 años, Sara (Verónica Echegui) se apuntó a la obra de teatro que protagonizaba Aarón (Álex García), sólo por pasar unas horas más con él, aunque no le conociera más que de vista. Su obra con las plumas, que se sincronizaban con la música, impactaron al joven Aarón, hablando por fin con Sara. Pero la fantasía de la chica duró poco, su compañera de clase besó a Aarón y él nunca volvió a aparecer por clase. Desde entonces, Sara tendría varias parejas, hasta llegar a Roberto (David Verdaguer), un chico maravilloso con el que veía un futuro sentimental a largo plazo.

Sin embargo, días antes de reabrir la tienda en la que su abuela ejercía como plumista, su novio le dará una sorpresa algo desagradable: Rober se muda a París para buscar trabajo como arquitecto durante todo un año. Los planes de Sara con su pareja tendrán que posponerse, y aunque al principio se niegue a permitir que vaya a buscar trabajo fuera, él le convencerá de que un año se pasa volando y de la buena oportunidad que es su partida.

no_culpes_al_karma_series_on_day

No será lo único que ocurra, y es que además de la mudanza de Roberto, Sara tendrá que lidiar con su hermana Lu (Alba Galocha), quien acaba de anunciar que se va a casar con tan solo diecinueve años, y su padre (Jordi Sánchez), que se va a separar de su mujer (Elvira Mínguez) después de descubrir la infidelidad de esta. Los dos primeros se irán a vivir con Sara de pronto, como protesta ante el comportamiento de su madre, y con la excusa de que la casa sigue siendo “la de la abuela”.

Todo su mundo se hará pedazos finalmente cuando conozca al prometido de Lu: Aarón, su amor de instituto. Tras la marcha de su novio, con el que llevaba ya varios años, tendrá que volver a encontrarse con una historia que para ella nunca tuvo final: su romance con Aarón, todos esos sentimientos que se escondían en su corazón cuando apenas era una adolescente, y una vida que imaginó juntos, pero que ahora pertenece a su hermana.

Se me hace muy difícil daros mi opinión sobre No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas sin hablaros sobre escenas concretas, hacer algún que otro spoiler, e incluso hacer una comparativa con la novela, así que en algún momento tendré que dejarme guiar por lo que conozco de la historia original para poder explicaros por qué tengo ciertas ideas sobre cómo se ha llevado la película dirigida por Maria Ripoll.

no_culpes_al_karma_series_on_day

Si bien es cierto que hay muchas divergencias entre los dos formatos, algo hay que admitir, y es el hecho de que cada vez que veía a alguno de los personajes en pantalla, podía ver a la Sara, a Aarón, a Roberto, al Vikingo… originales sin problemas. La dirección de Ripoll y la actuación del reparto te llevan a la historia, aunque algunas tramas no acaben de hilarse del modo en que deberían para tener un progreso adecuado.

A la hora de adaptar una novela al cine, siempre va a haber cortes en la historia. El problema es cuando los cortes que realizas se llevan, no la esencia, pues para mí la ha mantenido gracias al carisma de los personajes creados por Norton, sino la coherencia. Como bien imaginaréis todos aquellos que tengáis una idea sobre el nudo de la película, una comedia romántica suele acabar con los dos protagonistas unidos en una relación, y en la novela podía apreciarse perfectamente los pequeños pasos que llevan a Sara y Aarón a redescubrir quiénes son, primero como amigos y posteriormente con la promesa de ser algo más.

En la película, sin embargo, vemos la evolución de Aarón, pero la exclusión de ciertas escenas que muestran esa progresión nos bloquea los sentimientos del prometido de Lu, y las luchas internas por las que pasa también ese personaje. El problema con esto no ha sido tan solo las diferencias con respecto a la novela, sino la falsedad que trasmite la pareja final.

no_culpes_al_karma_series_on_day

No creo que quede nada que hablar sobre el reparto, más allá de la imagen tan exacta con la que parte el espectador que ya los conoce, pero me siento obligada a hablar sobre Aarón, que encarna el arquetipo de “Príncipe azul” que tan difícil es de transmitir en la gran pantalla, pero que ha logrado mantener el aura de perfección con el que lo ve Sara.

Como último punto, me gustaría mencionar que quizás no sea imparcial al hablar de localizaciones, pero me ha encantado el estilo que derrocha Malasaña en cada plano, y cómo con tanta facilidad te trasporta en frente de Ave del paraíso mientras el padre de Sara mira por el balcón del segundo piso.

The following two tabs change content below.

Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.

About Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.