‘Narcos’ Temporada 3: Del Robin Hood paisa a la oligarquía de Cali

Narcos Temporada 3

Narcos Temporada 3

4 Stars

Summary

Muerto Pablo Escobar el cartel de Cali se alza como el mayor vendedor de cocaína del mundo y sus patrones, los hombres más ricos del planeta. El agente Peña tendrá que regresar a Colombia para hacer frente a estos nuevos narcotráficantes y no lo tendrá nada fácil sin su compañero.

Coder Credit

Cuando el año pasado la segunda temporada de Narcos llegó a su final y con él, el de Don Pablo Emilio Escobar Gaviria muchos nos preguntamos si era necesaria otra temporada, y más aún ¿Podría la serie sobrevivir sin su principal protagonista? Hemos visto los cinco primeros episodios de la temporada y vamos a contaros SIN SPOILERS porque el cartel de Cali poco tiene que envidiar al de Medellín.

La tercera temporada de Narcos se reviste de un aire totalmente nuevo que la diferencia bastante de sus predecesoras, otorgándole así frescura a una serie que podía correr el peligro de cansar por la reiteración del mismo tema. Sin embargo, Narcos consigue mantener la esencia de la serie gracias a antiguos personajes, convertidos ahora en protagonistas y por supuesto, a la cocaína que decora el trasfondo de la serie.

El principal cambio de la temporada es que tenemos que decirle adiós al Robin Hood paisa y darle la bienvenida a la oligarquía de Cali. Si Pablo Escobar se preocupaba por su ciudad, sus gentes y gastaba su dinero en mejorar la situación de sus vecinos, el nuevo cartel de Cali va a codearse con otro tipo de personas. Políticos, altos empresarios, policía... todos están bajo el control del cartel, convirtiéndose no solo en unos importantes hombres de negocio sino en los dueños de toda la ciudad. Será por eso, y por supuesto por los planes de la CIA que volverá a revolotear Colombia, por lo que pocos están dispuestos a ir tras estos hombres y los que lo están se encuentran con cientos de obstáculos -incluyendo por supuesto algún que otro topo-.

La forma de actuar del nuevo cartel también será distinta. Adiós a los baños de sangre, a la persuasión por violencia y a la ira que teñía de rojo las calles de Medellín. El cartel de Cali tiene otra forma de proceder, más discreta, evitando los grandes titulares y apoyándose mucho en el soborno y el chantaje. Esto nos podría llevar a pensar que vamos a tener mucha menos violencia que en las anteriores temporadas pero nada más lejos de la realidad. Aunque la sangre no es tan frecuente, la fría y retorcida mente de estos empresarios nos brindará ya al finalizar el primer episodio una de las peores muertes que nadie puede sufrir. Con el cartel no se juega y los hombres no dudarán en quitarse de en medio a quien dude de su liderazgo.

¿Y quienes son estos hombres? A la mayoría los conocemos porque han sido introducidos perfectamente desde la temporada uno: los hermanos Rodríguez, Gilberto (Damián Alcázar) y Miguel (Francisco Denis), Pacho Herrera (Alberto Ammann) y Chepe Santacruz (Pêpê Rapazote), el cuarto y último miembro del cartel que conoceremos, encargado de las operaciones en Nueva York. A pesar de tener cuatro patrones en la serie, olvidaos de tener el contacto emocional que muchos tuvimos con Pablo Escobar. Entre esa fría lógica del capital que todos ostentan y lo poco que sabemos de sus vidas, no tendremos la más mínima empatía por ellos. Eso sí, poco a poco la información irá llegando, sobre todo con Pacho que irá revelando algunos detalles de su infancia, pero aún lejos de la cercanía que nos producía Pablo. Aunque haya cuatro patrones y se suponga que Gilberto es el líder, lo cierto es que ninguno tiene la energía que transmitía Wagner Moura, pero están tan bien distribuida las distintas tramas de estos cuatro hombres que ni hace falta ni se echa de menos ese liderazgo.

Por su parte Javier Peña (Pedro Pascal) se quedará solo ante el peligro. Las consecuencias de sus escarceos con Los Pepes y sobre todo la ausencia de su compañero Murphy (Boyd Holdbrook) que no aparecerá esta temporada van a hacerse notar, sobre todo en los primeros episodios donde nos encontramos a un Javier que parece perdido y descolocado ante el nuevo rumbo que debe tomar su trabajo. Aunque eso consigue enmendarse, se echa falta un compañero que le ayude a distribuir el peso de la trama policial y con el que pueda interactuar, para no encontrarse tal y como lo tenemos: solo y cargando sobre sus hombros toda la trama policial. Eso sí, parece que al final del episodio cinco y los capítulos que están por venir el agente Peña dará un gran giro a su situación.

Pero no de antiguos personajes vive la serie. La tercera temporada nos brindará nuevos personajes muy interesantes. Además del ya mencionado Chepe quiero destacar a Jorge Salcedo (Matias Varela), el jefe de seguridad del cartel, del cual vamos a conocer su familia, su vida, sus proyectos futuros. Es uno de estos personajes que va adquiriendo tonalidades grises, cada vez más oscuras, a medida que avanza la trama. Durante las temporadas pasadas conocimos a muchos trabajadores de Escobar (Poison, La Quica, Blackie, Limón...) pero eran personajes casi terciarios -salvo el último mencionado-, sin embargo Jorge adquirirá una gran importancia y habrá que ver si acaba cayendo en las garras del narcotráfico o consigue salir indemne.

También tenemos una nueva pareja de policías, Feistl (Michael Stahl-David) y Van Ness (Matt Whelan) encargados de investigar al cartel y aunque la serie intenta que tengamos una cierta nostalgia a la hora de pensar en el trabajo policial de Peña y Murphy, lo cierto es que son el mayor lastre de la trama ahora mismo.

No puedo no mencionar, por mero orgullo patrio, el trabajo de Javier Cámara cómo encargado de las cuentas de los Rodríguez. Su actuación es magnífica, aunque su personaje provoque más de un dolor de cabeza a Jorge por su tozudez. El otro español que hemos visto en estos cinco capítulos, Miguel Ángel Silvestre, se ha dejado intuir pero no cabe duda que su gran protagonismo comenzará en la segunda parte de la temporada, cuando vayan detrás de él. Silvestre se encarga de blanquear todo el dinero del cartel por lo que su importancia es fundamental y ya sabemos que cuando la DEA te echa el ojo es difícil que te lo quite.

Volvemos a tener tres mujeres en la serie que repiten prácticamente los mismos esquemas que las anteriores. La primera es una periodista, aunque poco tendrá que ver con Valeria Velez, pues está decidida a exponer la verdad sobre el cartel de Cali y que la policía haga su trabajo. La segunda es la esposa de Miguel Ángel Silvestre, estadounidense de Boston, repite el mismo papel que ya interpretó la mujer de Murphy, el de una mujer preocupada por su marido y que se plantea otras opciones futuras. La tercera y última María Salazar, interpretada por Andrea Londo será la esposa de uno de los enemigos del cartel que a consecuencia de un gran revés acabará acercándose a Miguel Rodríguez, ¿nueva Tata a la vista?

En general la tercera temporada de Narcos pierde mucha voz en off (de la cual ahora se encarga el agente Peña) y por lo tanto de ese estilo casi de documental que la caracterizaba y que nos hacía creernos cada suceso como una realidad histórica. La serie tiene ahora mucha más acción y solo se acompaña de vez en cuando de alguna imagen de archivo en los momentos más importantes, lo cual es una lástima porque en cierta forma sí que pierde su esencia en pos de la dramatización.

¿Podría la serie sobrevivir sin su principal protagonista? Esto es lo que muchos se preguntarán al empezar la temporada, tal y cómo yo hice. Pues bien, Narcos ha demostrado que puede sobrevivir a Pablo Escobar el tiempo que quiera. No en vano ya vamos a ir conociendo otros carteles como el de Juárez en México y quien sabe si la cuarta temporada nos llevará hasta allí. Pero hasta entonces sigamos disfrutando de Colombia y aunque no sea del todo correcto, larga vida al cartel de Cali.

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.