Muere Jerry Lewis, el maestro de la comedia

Jerry Lewis, uno de los últimos vestigios del Hollywood clásico, ha muerto este domingo en su casa de Las Vegas a los 91 años.

Pese a su avanzada edad y numerosas dolencias propias de alguien tan mayor (próstata, diabetes, ataques al corazón...) el veterano actor se encontraba en activo y se disponía a rodar una película en Canadá. El año pasado sin ir más lejos, interpretó al padre de Nicolas Cage en la película "Policías corruptos".

Cómico irredento, hizo de las muecas y de los gags físicos su seña de identidad y consiguió ser reconocido como un gran cómico con el paso de los años. Comenzó su carrera en los cincuenta emparejándose profesionalmente con Dean Martin, junto al que formó un triunfal dúo cómico en películas como "Loco por Anita" o  "El terror de las chicas" en donde tenían repartidos sus roles de galán seductor (Martin) y torpe y tierno amigo (Lewis).

Años después decidieron separarse e ir cada uno por su camino y es donde despuntó la carrera de Lewis que ha abarcado más de sesenta películas. Mucho más que un cómico precursor del humor más absurdo del que beben claramente actores como Jim Carrey o Adam Sandler, Jerry Lewis destacó en su labor como cineasta ideando nuevas técnicas de dirección y participando en el guion de numerosas películas.

Con cierta mala reputación en su época, ese humor tan expresivo y surrealista no era tomado en serio por la crítica, y necesitó que pasaran décadas para que la prensa reconociera su trabajo y su labor como cineasta y productor. Años después se ha considerado su obra "El profesor chiflado" (1963) como una de las mejores comedias de la historia, y le han reconocido como uno de los grandes cómicos de principios de siglo, no al nivel de Chaplin o los hermanos Marx pero sí en una buena posición.

Poco hay de destacable o relevante entre sus últimas apariciones puntuales en el cine y sus declaraciones públicas. De ideología abiertamente conservadora, no se cortaba a la hora de manifestar sus opiniones y sus últimos años quedan marcados por la controversia gracias a declaraciones poco afortunadas en los medios o en apariciones públicas en actos benéficos llenos de chistes misóginos y homófobos que por suerte ya no tienen cabida en la sociedad y por los que tuvo que pedir disculpas en más de una ocasión.

Es triste ver como algunas leyendas de Hollywood no encuentran su sitio en una sociedad actual debilitando su imagen con desafortunadas declaraciones el mito que han creado con sus excelentes carreras (véase Joan Fontaine, a sus 101 años y su demanda a Ryan Murphy). En cualquier caso hoy los amantes del cine estamos de luto ante la pérdida del profesor chiflado que más nos hizo reir. Descanse en paz.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.