Mr. Robot 2×01: eps2.0_unm4sk-pt1.tc y 2×02: eps2.0_unm4sk-pt2.tc

Mr. Robot 2x01: eps2.0_unm4sk-pt1.tc y 2x02: eps2.0_unm4sk-pt2.tc

Mr. Robot 2x01: eps2.0_unm4sk-pt1.tc y 2x02: eps2.0_unm4sk-pt2.tc

Series: Mr. Robot

5 Stars

Summary

Elliot se enfrenta a la verdad sobre Mr. Robot de la única manera que cree que será efectiva: aislándose del mundo virtual. Darlene por el contrario, sigue con la labor de fsociety aunque no todo sale como esperaba.

Coder Credit

“Mr. Robot” ha vuelto por fin. Eso es lo que seguramente muchos hayamos pensado esta semana. Aunque USA Network nos ha ido ofreciendo pequeños adelantos y un marketing realmente inteligente (visitad esta página si no lo habéis hecho ya), era hora de disfrutar de los nuevos capítulos. Sí, en plural, pues parece que la cadena sabía que un episodio no iba a ser suficiente, así que esta vez han tocado dos. No os acostumbréis, la semana que viene todo vuelve a la normalidad.

Titulados parte 1 y parte 2, la “premiere” empieza con el momento en que Elliot y Tyrell se reúnen en los recreativos y el Five/Nine Hack se lleva a cabo. Sin embargo, poco vemos, pues pronto estamos ante un flashback/recuerdo de Elliot cuando era niño y el momento en que su padre lo empujó por la ventana por haberle revelado a su madre que su padre tenía leucemia. El pequeño Elliot, ya en la consulta médica, tiene que presenciar cómo sus padres pelean delante de él sobre los problemas de dinero mientras el doctor intenta suavizar las cosas y decirle que todo va a salir bien.

Al ritmo de “Daydreamin'” de Lupe Fiasco, el episodio nos traslada al presente donde vemos cómo se enfrenta Elliot a las consecuencias del Five/Nine Hack. En casa de su madre, con la que nunca se ha llevado bien, trata de llevar un régimen autoimpuesto en el que no tiene acceso a ningún aparato electrónico y su vida se reduce a una simple rutina: se levanta, desayuna y come con Leon, un amigo algo obsesionado con “Seinfeld” y ve partidos de baloncesto en el barrio mientras se pregunta por qué los deportes gustan tanto a la gente. También hace tareas domésticas y va a un grupo de la iglesia un par de veces por semana; la repetición de la rutina le ayuda y según él, pese a que admite sigue sin entender las reglas de socialización, es bueno hacer cosas “normales”.

Elliot intenta controlar su vida
Elliot intenta controlar su vida

Elliot sigue también visitando a Krista, que lo ha readmitido como paciente pese a lo que le hizo con la condición de que comparta más de su vida. Cosa que parece que por fin hace, pero nosotros como espectadores, no podemos presenciar pues Elliot nos habla directamente y nos echa en cara que no puede seguir confiando en nosotros. Un truco bastante ingenioso para tenernos a oscuras en lo que a los guionistas les venga bien y algo frustrante, la verdad.

Además, para evitar que Mr. Robot vuelva a tomar posesión de su vida sin darse cuenta, lleva un diario en el que registra todo lo que hace cada día. Mr. Robot no deja de aparecérsele, pero por lo menos, sin aparatos electrónicos no puede hacerse con el control. O eso es lo que piensa Elliot, que comienza a tener dudas cuando su padre imaginario le dice que el control no es más que una ilusión. Así empezamos a entrever el tema de la temporada, como ya nos anunciaban los pósters de la nueva temporada.

Los diálogos que mantienen Elliot y Mr. Robot son una parte esencial de esta serie y en este doble episodio, no decepcionan. Los vemos constantemente enfrentarse, uno queriendo retomar el control y seguir con la misión mientras que la otra parte se niega a ello. Entre disparos a la cabeza y notas en el diario (y peticiones por saber dónde está Tyrell, parece que Elliot no lo sabe pero cree que Mr. Robot sí), vemos cómo Elliot apenas puede mantener a raya a su alter ego y al final del segundo capítulo Elliot se da cuenta de que Mr. Robot ha vuelto a hacer de las suyas, pues pese a negarse a ayudar a Ray (Craig Robinson, uno de los nuevos personajes que introduce la serie esta temporada y que se acercó a él durante varios partidos de baloncesto para pedirle sus servicios), éste le habla como si se hubieran reunido y Elliot hubiera aceptado el trabajo. Oh oh Elliot, creo que lo de apuntar las cosas en el diario tampoco funciona.

Ray le pide ayuda a Elliot, pero Elliot pasa un poco de él
Ray le pide ayuda a Elliot, pero Elliot pasa un poco de él... ¿o no?

Ray no es el único que busca la ayuda de Elliot, pues Gideon Goddard, el director de AllSafe, la compañía donde trabajaba el protagonista, acude a casa de su madre para decirle que la AllSafe está acabada y que el FBI cree que él es el que está detrás del Five/Nine Hack. Además, no dejan de hackearle el correo y no sabe qué hacer, por lo que le pide que admita que fue él el culpable. Elliot se niega a ayudarlo, pese a que fue él el que lo incriminó y la escena se mueve entre Elliot, Gideon y por supuesto, Mr. Robot, que está allí para confundir aún más a Elliot y quien acaba cortándole la garganta a Gideon. Todo eso en la mente de Elliot claro, aunque… viendo cómo acaba Gideon abatido por una bala al final del segundo capítulo, da que pensar.

Mientras Elliot se sumerge en un bucle infinito de locura, sin saber lo que ha hecho y lo que no, el resto del mundo sigue adelante sin él, con más o menos fortuna. El doble episodio nos presenta de manera muy efectiva a varios de los nuevos personajes de esta temporada: la primera es Susan Jacobs (Sandrine Holt), miembro del consejo general de Evil Corp que vive en una “smart house” y que su debut en la serie parece un anuncio de por qué las “smart houses” son una mala idea.

Susan Jacobs es una de las víctimas de Darlene, que lidera un grupo de personas dispuestas a continuar con la labor de fsociety, aunque sin Trenton y Romero, que han desaparecido. Darlene logra expulsar a Susan de su casa al hackear todo el sistema, pues ésta no logra controlar los mandos (el control es una ilusión, ¿recordáis?). Darlene no se muestra muy contenta pese al éxito del hackeo, pues los resultados no son los esperados: todo va a peor en vez de mejorar. De hecho, vemos cómo un banco de Evil Corp no hace más que poner problemas a una mujer, pues no pueden verificar ningún dato después del hackeo.

Darlene no está del todo satisfecha con el Five/Nine Hack
Darlene no está del todo satisfecha con el Five/Nine Hack

El siguiente paso de fsociety será amenazar a Evil Corp y pedir un rescate de 5.9 millones de dólares (¿por qué 5.9 y no 6? Si alguien ha pillado la referencia que me lo diga…). Tras un breve debate entre los cabecillas de la compañía, al final acceden a pagar el rescate y será Scott Knowles el encargado de llevar el dinero al sitio acordado. Allí, Darlene (desde las sombras claro) le obliga a ponerse una de las máscaras de fsociety y a quemar el dinero a la vista de una multitud de personas.

También conocemos a Dom DiPierro (Grace Gummer), a la que vemos en una breve escena en un bazar (grande la portada de una revista de cotilleo con una foto de Joanna Wellick en la que invitan a comprar la revista para conocer su armario a fondo) y a la que vemos entrar en un edificio del FBI dispuesta a interrogar a Gideon.

Joanna Wellick no parece saber dónde está su marido, pero eso no le impide seguir disfrutando de sus pasiones con otro hombre. Seguimos sin saber muy bien de qué va esta mujer, pero intuimos que su marido intenta ponerse en contacto con ella, pues recibe una caja de música con un móvil escondido. Lo malo es que cuando por fin la llama alguien desde un número oculto, ella no coge el móvil pues se ha ido un momento a atender a su bebé. A lo mejor ni siquiera el teléfono provenía de Tyrell, sino de otra persona. Hay muchos interrogantes en torno a esta familia y parece que con quien sí logra contactar Tyrell es con Elliot, pues éste recibe una llamada a su casa en la que lo saludan con una risa y un “Bonsoir, Elliot” que nos recuerda a esto. No, en serio, ¿qué trama Wellick? ¿Es siquiera real?

Angela también quiere coger las riendas de su vida
Angela también quiere coger las riendas de su vida

La última en discordia es Angela, que ahora trabaja para Evil Corp, la compañía responsable de la muerte de su madre. Lo que empezó siendo un trabajo en el que podría acabar con la corporación desde dentro, ha terminado por gustarle, así que decide quedarse con ellos, pese a que muchas de sus compañeras la odian por haber llegado tan alto tan pronto. Los éxitos en el trabajo de Angela chocan con su vida privada, pues parece caerse a pedazos mientras tiene encuentros casuales con extraños y ve anuncios televisivos en los que intenta convencerse de que hace lo correcto y que tiene que tener confianza en sí misma. Veremos cómo le afecta el sabor del poder.

Un gran inicio de temporada, con grandes frases que se quedarán grabadas en nuestras mentes. ¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Cuál ha sido vuestro momento favorito? ¿Qué ha pasado con White Rose tras ese final de temporada en el que la veíamos jugando a dos bandas? Tendremos que esperar otra semana para conseguir alguna respuesta más.

The following two tabs change content below.

Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.

About Natalia Méndez

Tenía algo parecido a una vida hasta que arquitectura y las series me la arrebataron. Todo empezó con Xena. Y Urgencias. Y Mujeres Desesperadas. Fan incondicional de Nathan Fillion y Felicia Day.